null: nullpx
NFL Draft

El Draft de la NFL: ¿un volado o realmente sí se puede predecir el futuro?

Mientras todos los equipos de la NFL dejaron pasar varias veces a leyendas como Joe Montana y Tom Brady, otras apuestas tempranas como John Elway y Peyton Manning rindieron frutos.
25 Abr 2019 – 1:29 AM EDT

Predecir el futuro: de eso se trata el Draft de la NFL en su esencia pura. A través de un riguroso proceso de selección, los 32 equipos buscan a sus nuevos talentos y darle forma a lo que vendrá en las siguientes temporadas.

¿Un volado? Quizás. Podemos estar seguros de que ni Robert Kraft ni Bill Belichick pensaron que gracias a la selección global 199 de 2001 ganarían seis Super Bowls. Probablemente ese día Tom Brady ni siquiera sabía si llegaría a debutar en un equipo que tenía un quarterback consolidado en la posición, Drew Bledsoe.

En 2007, en Oakland, los aficionados de los Raiders vieron en JaMarcus Russell un futuro brillante de una franquicia que era la sombra del poderío que tuvieron en los años 70 y 80. Tres años después, Russell fue liberado por bajo rendimiento y sobrepeso, con solo su temporada de novato a la altura de la expectativa.

En 1998, Indianapolis apostó por un tal Peyton Manning. Un campeonato y varias Finales de Conferencia, además de récords individuales de la NFL después, demostraron que la elección fue correcta. Manning solo está esperando a que pase el tiempo necesario para llegar al Salón de la Fama.

Todos, absolutamente todos los equipos de la NFL dejaron pasar al menos tres veces a Joe Montana en el Draft de 1979. San Francisco tuvo la última selección de la tercera ronda y ahí se llevó al hombre que los guió a ganar cuatro Super Bowls con actuaciones cercanas a la perfección y a quien solo una severa lesión en la Final de la NFC en 1991 pudo detener.

Paradojicamente, en ese Draft San Francisco tuvo la primera selección, pero se la vendió a Buffalo a cambio de O.J. Simpson. Los Bills no pudieron convencer al linebacker Tom Cousineau, proveniente de Ohio State, quien prefirió firmar para un equipo de la Liga de Canadá.

En Denver, la primera selección de 1983 aún tiene réditos: John Elway tardó un poco tal vez, pero llevó a la franquicia a sus dos primeros títulos como quarterback y al tercero como gerente general, posición en la que llevó al equipo precisamente a Manning.

Pero lo de Elway en realidad fue toda una novela. Fue elegido por los Baltimore Colts, para los que no quiso jugar. Amenazó con irse a los New York Yankees -sí, en las Grandes Ligas de béisbol- si no era transferido. Varios equipos de la NFL entraron a la negociación, incluso los 49ers, que pusieron en la mesa a Joe Montana tras una mala temporada -Montana ya había ganado un Super Bowl con San Francisco-. Los Colts lograron cambiarlo a Denver por un quarterback suplente y su selección de primera ronda del Draft de 1984.

El Draft se ha especializado cada vez más. Los equipos monitorean el fútbol colegial, la NFL pone a prueba a los talentos que serán elegidos en el Draft a través del Scouting Combine y el proceso final de selección es uno de los espectáculos más vistos en la televisión de Estados Unidos.

Queda claro que gente como Brady y Montana no impresionaron a muchos en su etapa colegial, pero sí lo hicieron Russell y a Cousineau.

Pero también hay estrategia. En 1985, los Dallas Cowboys le pusieron el ojo a un receptor de la modesta universidad de Mississippi Valley, quien parecía una elección segura, pese a que tenían la posición 17. Pero Bill Walsh, el coach de San Francisco, el campeón y por tanto último en escoger, lo quería también, así que negoció el sitio 16 con los Patriots.

¿Se imaginan qué habría sido de la carrera de Jerry Rice en Dallas y sin Montana y Steve Young como socios?

Eso sí, en Dallas nunca dejarán de reconocer el olfato que tuvieron Jerry Jones y Jimmy Johnson al elegir a Troy Aikman como primero en el Draft de 1989, mientras que al año siguiente, los New York Jets, segundos en la lista, eligieron al corredor Blair Thomas cuando Emmitt Smith estaba disponible.

Los resultados siempre llevan tiempo. En Los Angeles y Cleveland parecen, por ahora, estar satisfechos con Jared Goff y Baker Mayfield, pero eventualmente se les exigirá más.

Lo mismo ocurrirá con el primer elegido de esta noche en Nashville.

RELACIONADOS:NFL Draft

Más contenido de tu interés