publicidad
El tiempo del entrenador en jefe de los Buccaneers parece estar contado.

Dan Fridman: Un pirata muy pirata

Dan Fridman: Un pirata muy pirata

El año pasado Greg Schiano se convirtió en el noveno entrenador en jefe en la historia de los Buccaneers, desde entonces la polémica lo ha seguido.

El tiempo del entrenador en jefe de los Buccaneers parece estar contado.
El tiempo del entrenador en jefe de los Buccaneers parece estar contado.

Amigos de NFL.com/Español, el año pasado Greg Schiano se convirtió en el noveno entrenador en jefe en la historia de los Tampa Bay Buccaneers, desde entonces la polémica lo ha seguido en todo momento.

En tan solo su segundo juego como mandamás del barco bucanero, Schiano perdió su primer juego, 41-34 en casa de los New York Giants.

Cuando aquel partido estaba perdido y los neoyorquinos solo tenían que poner una rodilla en tierra, Schaino mandó a sus jugadores a ir a máximo intensidad intentando provocar algún balón suelto, cosa que no se estila en el fútbol americano profesional, según un código no escrito de comportamiento cuando un partido está perdido para evitar lesiones innecesarias.

publicidad

Los ‘Bucs’ no consiguieron provocar el balón suelto, pero sí lograron encender al entrenador en jefe rival, Tom Coughlin, quien enfurecido se dirigió hacia Schiano para reclamarle su decisión, la cual el ex estratega de la Universidad de Rutgers defendió a ultranza argumentando que él no exigiría menos del 100% a sus jugadores en la totalidad de las jugadas de cada encuentro.

Tras empezar la temporada del 2012 con marca de 6-4 y con una racha de cuatro victorias, Tampa Bay se veía como un candidato a los playoffs, sin embargo, a partir de ahí el equipo se le cayó, perdiendo cinco partidos al hilo y terminando la temporada con una triunfo con el cual su marca se quedó en 7-9 fuera de la postemporada.

El accionar del equipo y sobre todo la falta de esfuerzo defensivo preocupó a la gerencia, que en el receso de temporada hizo los trámites necesarios para adquirir al estelar esquinero procedente de los New York Jets, Darrelle Revis.

Además de Revis llegó el profundo, ex de los San Francisco 49ers, Dashon Goldson, así la defensiva secundaria se convirtió, tan si quiera en nombres, de una de las peores a una de las mejores en la NFL.

Pero la temporada no ha empezado bien en el centro-oeste de la Florida, perdiendo sus dos primeros partidos, ante los propios Jets y los New Orleans Saints, en la última jugada.

La constante en ambos partidos ha sido la falta de disciplina del equipo.

Contra los Jets un castigo de Lavonte David al golpear fuera del terreno de juego a Geno Smith, permitió que Nick Folk pudiera intentar y contactar un gol de campo de 48 yardas con el que los Jets ganaron 18-17.

Contra los Saints, Tampa Bay cometió diez castigos para 118 yardas incluyendo uno por formación ilegal que anuló un touchdown en pase de 73 yardas para touchdown de Josh Freeman a Vincent Jackson.

Además un golpe casco a casco de Dashon Goldson a Darren Sproles no solo les costó 15 yardas a los ‘corsarios’, además Goldson fue suspendido un juego, que tras una apelación se redujo la sanción a una multa de $100,000 dólares.

Cuando se le preguntó en la conferencia de prensa posterior a Schiano sobre sus acciones para evitar tanto castigo, el entrenador contestó que no haría nada y que quería que sus jugadores se comportaran con la misma intensidad.

Está claro con solo estos ejemplos que la disciplina no es una de las cualidades de los equipos de Schiano, sin embargo, no es esta la razón principal por la que ha perdido el control de su equipo.

Al principio de la actual campaña, Schiano promovió, como se hace en la mayoría de los equipos, una votación para elegir a los capitanes del equipo.

Todo indica que el quarterback Josh Freeman ganó esa votación, sin embargo, unilateralmente, Schiano decidió quitarle la capitanía al joven pasador.

publicidad

Varios reportes indican que esta actitud ha venido a ‘romper el vestidor’ de los Buccaneers, los jugadores ya no creen en su entrenador incluyendo al propio Revis, quien apenas lleva dos juegos en el equipo.

Revis ha negado estos reportes, pero todo indica que el tiempo de Greg Schiano en Tampa Bay está contado y, por todo lo expuesto anteriormente, me parece que de forma merecida.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad