publicidad
En Cleveland no llegan a la postemporada desde el 2002 (AP-NFL).

Dan Fridman: Ojalá que NO lloviera café en el campo

Dan Fridman: Ojalá que NO lloviera café en el campo

Entre tantos de nosotros comunes y corrientes individuos hay una organización de la NFL que actúa de la misma manera, la de los Cleveland Browns.

En Cleveland no llegan a la postemporada desde el 2002 (AP-NFL).
En Cleveland no llegan a la postemporada desde el 2002 (AP-NFL).

Amigos de NFL.com/Español, acaba el 2013 e inicia el 2014 y la mayoría renovamos nuestros objetivos y estamos llenos de deseos de superación cuando los ciclos se cumplen y empiezan otros.

A muchos de nosotros, de la misma manera, nos es muy difícil armar proyectos duraderos y siendo sinceros, hacer que algo que emprendamos dure más de un año resulta muy poco común.

Bueno, pues entre tantos de nosotros comunes y corrientes individuos hay una organización de la NFL que actúa de la misma manera, la de los Cleveland Browns.

Si yo tuviera que escoger una característica que diferencia a la NFL de la inmensa mayoría de las otras ligas deportivas alrededor del mundo es el entendimiento de la importancia de los planes, las filosofías y los procesos, no solo a corto, sino también a mediano y largo plazo.

publicidad

Los Browns decidieron despedir a su entrenador en jefe Rob Chudzinski tras solo año al mando y tras una temporada con una nada encomiable marca de 4-12.

Jimmy Haslam, dueño del equipo desde el 2012, contrató como su primer entrenador en jefe a Chudzinski y la paciencia le duró menos de 365 días.

¿Cómo esperar que una franquicia vuelva a la postemporada tras 11 años de ausencia con una paciencia al estilo fútbol soccer mexicano?

En 2002 fue la última ocasión que los Browns clasificaron a los playoffs, un año después despidieron Butch Davis y tras un interinato de Terry Robiskie, llegó Romeo Crennel quien duró cuatro temporadas, incluyendo una de 10 victorias en 2007, primera campaña con doble dígito de triunfos para el equipo desde 1994 (tomando en cuenta que desaparecieron en la temporadas de 1996, 1997 y 1998).

Tras el mencionado aparente repunte de los Browns, el equipo despidió a Crennel tras una temporada de 4-12 en 2008.

Desde entonces, Cleveland ha tenido tres entrenadores en jefe, ninguno ha durado más de dos temporadas, Eric Mangini y Pat Shurmur duraron dos años y ahora Chudzinski solo estuvo una campaña.

Un equipo que en 2013 encontró en Brian Hoyer a un quarterback competente, pero que se lesionó y que no encontró ni en Brandon Weeden, ni en Jason Campbell la respuesta a pesar de tener a Josh Gordon como uno de los mejores receptores jóvenes en toda la NFL.

El mismo equipo que decidió cambiar a su supuesto jugador franquicia, el corredor Trent Richardson, a media temporada a los Indianapolis Colts, esa franquicia de completos bandazos es la que ahora decide no seguir con su estratega.

Una organización modelo desde su fundación en 1946 y potencia del fútbol americano profesional en esa década y también la próxima, se ha convertido más de medio siglo después en probablemente la organización hazmerreir de la NFL y correr a su primer entrenador en jefe no interino tras solo una temporada no ayuda en lo absoluto a argumentar que no solo el ejemplo claro de lo que no se debe hacer.

Jimmy Haslam y los administradores de los Cleveland Browns argumentan que se equivocaron al contratar hace un año a Rob Chidzinski, sin embargo, hasta que entiendan que su verdadero error, más allá de cambios de jugadores, entrenadores y hasta dueños, que es no tenerle paciencia a sus propios proyectos, desgraciadamente para ellos no volverá a llover café en el campo de Cleveland.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad