publicidad
Los Ravens cerraron con marca de 1-4 de camino a ganar el Super Bowl en 2012 (AP-NFL).

Brian Billick: Un buen diciembre no es tan importante como parece

Brian Billick: Un buen diciembre no es tan importante como parece

Brian Billick echa un vistazo al concepto de entrar con impulso a la postemporada revisando a los últimos cinco campeones.

Los Ravens cerraron con marca de 1-4 de camino a ganar el Super Bowl en...
Los Ravens cerraron con marca de 1-4 de camino a ganar el Super Bowl en 2012 (AP-NFL).

Por Brian Billick

En las semanas por venir escucharán mucho sobre el concepto del impulso y lo crucial que es para los equipos que irán a playoffs.

El impulso es una de esas cosas intangibles e imposibles de probar de la que los especialistas aman hablar; los equipos parecen tenerlo siempre que están ganando y no tenerlo cuando están perdiendo. Entonces, ¿es el impulso de final de temporada de vital importancia para pelear por el campeonato o en realidad no es tan importante?

Uno puede empezar a buscar respuestas echando un vistazo a los últimos cinco campeones del Super Bowl:

Pittsburgh Steelers de 2008

Marca final: 12-4

En la recta final: 6-1

En este caso el impulso fue un factor. Luego de un inicio de 6-3, Pittsburgh ganó seis de sus últimos siete partidos antes ganar todo el camino en los playoffs. Para el momento en el que los Steelers llegaron a enero, el equipo avanzaba a todo vapor. ¿Ven lo crucial que es el impulso?

publicidad

New Orleans Saints de 2009

Marca final: 13-3

En la recta final: 0-3

O no tanto. Los Saints comenzaron 13-0 pero luego de que Dallas detuviera su camino a la perfección en la semana 15, el equipo dio descanso a muchos jugadores en el último par de semanas de la temporada regular y entró a los playoffs con una racha perdedora. El consenso en aquel entonces era que los Saints no lograrían nada porque habían perdido tres seguidos y hacía mucho tiempo que no habían jugado un partido importante. El consenso estaba equivocado. El equipo descansó por otra semana, luego pasó por encima de los Cardinals, superó apenas a los Vikings en un partido épico por el Campeonato de la NFC y derrotó a los Colts de Peyton Manning en el Super Bowl. El impulso no es tan importante.

Green Bay Packers de 2010

Marca final: 10-6

En la recta final: 3-3

Luego de comenzar 7-3, los Packers perdieron tres de los últimos cuatro juegos… antes de ganar los últimos dos y luego darse gusto en los playoffs.

New York Giants de 2011

Marca final: 9-7

En la recta final: 3-1

A mitad de la temporada los Giants tenían marca de 6-2 pero perdieron el impulso con una marca de 3-5 en la segunda mitad, perdiendo cinco de seis partidos en un punto. Desde luego, New York ganó sus últimos dos juegos de temporada regular para meterse a los playoffs y el resto es historia.

Baltimore Ravens de 2012

Marca final: 10-6

En la recta final: 1-4

Los Ravens pintaban bien con marca de 9-2 pero entonces sufrieron una racha de tres derrotas consecutivas (dos muy cerradas y una paliza de los Broncos). Baltimore molió a los Giants en la semana 16, consiguiendo así su boleto a playoffs, antes de caer ante Cincinnati en el último juego de la temporada regular. Todos los creyentes en el impulso dirán que perder cuatro de los últimos cinco no es manera de prepararse para los playoffs. Los Ravens procedieron a ganar cuatro consecutivos para llevarse a casa el Trofeo Lombardi.

En resumen, los cinco últimos campeones del Super Bowl han tenido marcas de 2-1, 0-3, 2-1, 2-1 y 1-2 en las últimas tres semanas de temporada regular para una marca acumulada de 7-8 en la recta final.

Mi conclusión, basándome en los datos y en mucho tiempo pasado en el futbol americano, es que el impuslo es un mito. Los equipos de playoffs ganan muchos partidos y punto. En ocasiones las victorias llegan a puñados al final de la temporada regular. Cuando lo hacen, los entrenadores, jugadores y fans se sienten de maravilla y hablan de cómo eso los llevará a la postemporada. Pero si le preguntan a cualquier entrenador si preferiría tener impulso o un equipo saludable de cara a los playoffs, prácticamente todos tomarían la segunda opción.

A veces los equipos que clasifican temprano tienen que decidir qué tanta prioridad quieren darle al impulso. Será interesante ver si Denver y Seattle entran suavemente a los playoffs. No sé si Peyton Manning haya querido descansar alguna vez en su vida. Y es difícil imaginarse, considerando la personalidad de Pete Carroll, que los Seahawks hagan cualquier cosa que no sea dar su mejor esfuerzo al final de la temporada regular y hacia los playoffs.

publicidad

Con marca de 10-3, Kansas City podría encontrarse en el predicamento más interesante. Sin importar si ganan o pierden los últimos tres partidos, los Chiefs probablemente serán el quinto sembrado de la AFC. Si este fuera un equipo veterano haciendo su sexta aparición en playoffs en igual número de años, Andy Reid podría dar descanso a algunos jugadores para el empujón final. Pero los Chiefs aún están aprendiendo a ganar y ese es un buen hábito para tener. Podemos esperar ver a los titulares jugar hasta la semana 17, cuando Reid podría dar una semana extra de descanso a jugadores lesionados como Jamaal Charles si los Chiefs ya han sido eliminados de la carrera por la AFC Oeste.

Desde luego, todos quieren cerrar bien. Incluso los equipos que están muy lejos de pelear por playoffs querrán pensar que un buen diciembre puede comunicarse a la siguiente temporada. No estoy seguro de qué tan válido es eso, pero ciertamente se siente mejor terminar con tres o cuatro victorias que tres o cuatro derrotas. Probablemente también es más importante para los entrenadores nuevos. Luego de un inicio de 0-8, Gus Bradley se aseguró de que los Jaguars no perdieran la fe ni la concentración y ahora Jacksonville ha ganado tres seguidos. Más importante aún, él mantuvo al equipo unido y se aseguró de que todos siguieran creyendo en el programa. La historia ve favorablemente a los entrenadores que han mantenido a sus equipos concentrados durante primeras temporadas horribles: pensemos en el debut de Jimmy Johnson de 1-15 con los Cowboys en 1989 o la marca de Chuck Noll de 1-13 con los Steelers en 1969. Ambos equipos procedieron a ganar múltiples Super Bowls bajo estos jefes.

publicidad

Una cosa más, en una nota relacionada: en las siguientes semanas escucharán que equipos “se dejaran perder” para mejorar su posición en el Draft. Esta idea, que está enraizada en el basquetbol, siempre tendrá más atención en el futbol americano cuando hay un mariscal franquicia disponible (¿recuerdan los cantos de “Suck for Luck” o “apesten por Luck” hace un par de años?) pero la realidad es que la noción de que alguien haría un esfuerzo consciente de perder partidos es prácticamente impensable en la NFL donde los contratos no están garantizados y el trabajo de todos está en riesgo.

Nunca he sido parte de, ni he escuchado, un equipo de la NFL que esté intentando fracasar, ni he escuchado que un dueño o un gerente general siquiera lo sugieran. Entiendo que algunos fans podrían desearlo, pero no creo que haya pasado ni que lo hará.

Como lo dijo memorablemente Herm Edwards, “uno juega para ganar el partido”. Eso es cierto es para todos los equipos en diciembre, tanto como lo es el resto de la temporada.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad