publicidad
Tom Brady sigue encontrando la manera de ganar partidos, a pesar de no contar con mucho talento a su alrededor (AP-NFL).

Tom Brady volvió a hacer milagros para los New England Patriots

Tom Brady volvió a hacer milagros para los New England Patriots

Judy Battista echa un vistazo a como, luego de otro regreso brillante, Tom Brady es todo lo que los Patriots necesitan para competir.

Tom Brady sigue encontrando la manera de ganar partidos, a pesar de no c...
Tom Brady sigue encontrando la manera de ganar partidos, a pesar de no contar con mucho talento a su alrededor (AP-NFL).

Por Judy Battista

FOXOBRO, Massachusetts " El estado de los New England Patriots podría haberse resumido por una escena tras el partido de la semana seis. Las docenas de reporteros que esperaban a Kenbrell Thompkins en medio de un victorioso vestidor de Patriots se desbordaban al vestidor de otro jugador. En ese vestidor vacío al que los reporteros le daban la espalda yacía una caja de correo, a la espera del regreso de un jugador.

Los Patriots están esperando por su regreso también. Pero mientras Rob Gronkowski se mantiene curiosamente ausente de la lineación de los Patriots semana tras semana, su ausencia sigue estrangulando las opciones en la zona roja para el equipo, los Patriots están, en palabras de Tom Brady, batallando, durando más que sus rivales en la misma medida en la que los están superando, sacando victorias del equivalente en el futbol americano de algunas partes de repuesto amarradas con cinta de aislar.

publicidad

Ha habido una sensación viendo a los Patriots al inicio de la temporada de que están aferrándose con las uñas, sobreviviendo y avanzando a través de una serie de juegos de mala calidad, esperando que los huecos en su roster y ataque sean zurcidos y regrese la continuidad. Tal vez nunca llegará, ni siquiera cuando Gronkowski, comprometido físicamente, por fin regrese. Pero en la semana seis los Patriots sorprendieron a los New Orleans Saints 30 a 27 no con talento increíble sino con recursos infinitos. El equipo corrió para dos touchdowns. Jugaron a la defensiva. El brillo de Brady se apoderó de los últimos segundos. El resultado, extrañamente, pareció más emocionante para los Patriots que algunos de los esfuerzos mecánicos de la antigüedad.

“Perdón si tuvieron que reescribir algunas notas al final”, comentó Belichick. “Qué partido. Siento que se robó cinco años de mi vida”.

Ese mismo partido ciertamente no hizo maravillas para el gerente general de los Saints Mickey Loomis, que silenciosamente volteó hacia el suelo y movió la cabeza ligeramente durante un largo viaje en el elevador al final del partido. Lo más molesto para los Saints es que, luego de recuperarse de un déficit de 17-7 al medio, no pudieron conseguir ni un primero y diez en ninguna de las dos series que pudieron haber terminado el partido luego de que los Patriots no lograran convertir una cuarta oportunidad profundo en su propio territorio y luego de una intercepción de Brady, ambas situaciones con menos de tres minutos por jugar.

Brady puede agradecer a su defensiva por soportar en esas dos ocasiones y particularmente al esquinero Aqib Talib por dejar en ceros al ala cerrada de los Saints Jimmy Graham, que entró al partido como el líder de la liga en recepciones. Pero cuando los Patriots recibieron el ovoide de vuelta con solo 1:13 por jugar, Brady construyó una serie ofensiva para el triunfo con nada más que desesperación para impulsarlo. El mariscal se vio obligado a volver con receptores que dejaron caer pases, muchos pases, en la primera parte del partido.

Las opciones de seguridad de Brady han sido arrancadas: Wes Welker viajó a los brazos de Peyton Manning en Denver, Gronkowski y Danny Amendola (que no regresó tras el golpe a la cabeza) por lesiones, Aaron Hernández a una celda en prisión, y la inoperante ofensiva de Patriots es un recordatorio constante de todo lo que hace falta. Pero Belichick mencionó que en el futbol americano uno tiene que tener una memoria corta para que una mala jugada no impacte la siguiente.

Así que ahí estuvo el novato Aaron Dobson, que dejó caer el primer pase del partido y uno de cuarta oportunidad que pareció condenar a los Patriots minutos antes de la serie del triunfo, atrapando un pase para seis yardas. Luego Austin Collie, que firmó con los Patriots menos de dos semanas antes luego de buscar trabajo por meses, atrapó un pase de nueve yardas en cuarta oportunidad que mantuvo a los Patriots con vida. Cuando Thompkins " un novato que podría ser completamente olvidado si Gronkowski y Amendola estuvieran saludables y juntos en el campo " se deslizó detrás de un defensivo de Saints y a la esquina izquierda de la zona de anotación, Brady puso el balón justo en las yemas de sus dedos.

publicidad

“Tengo confianza en esos tipos”, dijo Brady. “Solo estamos trabajando duro todos los días intentando ser mejores. Ciertamente no seremos perfectos allá afuera. Definitivamente solo estamos saliendo adelante. Estamos intentando ser mejores en todos los entrenamientos y en todos los partidos. Estas situaciones surgen y estamos aprendiendo de ellas”.

Aún está requiriendo que todos hagan un esfuerzo extra por acostumbrarse. Al menos la mitad de los fans que llenaron el Gillette Stadium se dirigieron a las salidas luego de que Belichick curiosamente intentó convertir una cuarta y seis en su propia yarda 24 cuando los Saints iban adelante por solo un punto.

Es difícil culparlos. En años recientes, no han estado acostumbrados a tener una defensiva que puede detener a una ofensiva de élite en tres jugadas consecutivas. Belichick habla en muchas ocasiones de jugar un futbol americano que se complemente y Brady recordó esa necesidad esta semana. Luego de todos esos años dependiendo de Brady, en ocasiones excluyendo a todos los demás, los Patriots están dependiendo mucho del resto del equipo ahora al tiempo que el juego aéreo que ha definido su era de Super Bowls es reconstruida sobre la marcha. Los jugadores defensivos no estarían de acuerdo, pero este fue un momento importante para ellos, al detener a una ofensiva del mejor nivel mientras su propia ofensiva tenía problemas. La unidad detuvo a Brees en solo 17 completos, el peor total de su temporada por nueve de diferencia.

publicidad

Puede ser extraño ver a los Patriots ganar partidos como este, particularmente si se siguen acumulando las lesiones, incluyendo las de Talib, Amendola y Jerod Mayo en este partido. Dado que llegan a los playoffs casi todos los años, es tentador juzgar a los Patriots relativo a los mejores equipos de la liga todas las semanas. Sin Gronkowski ni Amendola, esta ofensiva batallaría para mantener el paso a los Broncos en estos momentos. Pero los Patriots no los necesita, no necesita a su ofensiva operando al mismo nivel justo ahora. Los necesitarán en diciembre y enero. Luego de ver a Brady recuperarse de uno de sus peores partidos en la derrota contra los Cincinnati Bengals y sacando una victoria más, ¿hay dudas de que los Patriots serán un factor en enero?

“Es Brady” dijo Kyle Arrington de los Patriots. “Es Brady”.

Así es. Y él es suficiente por ahora.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad