¿Por qué en Serbia llamaron “idiota” a Novak Djokovic tras apoyar a Croacia en el Mundial?

El tenista se tomó una fotografía con los futbolistas croatas, a los que espera ver campeones de la Copa del Mundo de Rusia 2018

De poco le sirve a Novak Djokovic ser el deportista más importante en la historia de Serbia. El tenista, que en innumerables ocasiones ha estado como número uno en el ranking de la ATP, ha causado resquemor en su país natal luego de que en las semanas previas al Mundial se tomara una foto con algunos seleccionados de fútbol de Croacia, como Luka Modric, Iván Rakitic, Mateo Kovacic e Iván Perisic. La gota que derramó el vaso es que dijera que es su selección favorita para ganar el Mundial, por lo que fue denominado como “idiota” por un político.


“Apoyo a Croacia. Me gustaría verlos levantar el trofeo”, indicó Djokovic previo a las semifinales entre croatas e ingleses, por ello el diputado por el Partido Progresista Serbio, Vladimir Djukanovic, le respondió de inmediato: “Sólo los idiotas pueden apoyar a Croacia. Novak, ¿no te da vergüenza?”, señaló en Twitter, aunque a través de un video fue más incisivo: “Los que dicen que Djokovic ha pedido que se apoye a Croacia me enfadan mucho. No tengo que hacer lo que él diga, precisamente, creo que por eso es un idiota”.


“Djokovic es un héroe nacional y le doy las gracias. Pero apoyar a Croacia, ¿cómo no le da vergüenza? Muchos serbios de Krajina (región de Croacia donde los serbios eran mayoritarios) lo han apoyado, y él apoya al país que les ha perseguido”, agregó el Djukanovic.

La gran problemática se cierne en la disolución de la antigua exYugoslavia a principios de la década de los noventa en la que el ejército croata buscaba consolidar su independencia, mientras que los serbios buscaban adueñarse de su territorio. La guerra duró cerca de cinco años y cuando Croacia se consolidó como República en 1995, expulsó a miles de serbios con dirección a Bosnia y Herzegovina. De ahí que exista resquemor en ambas naciones, debido a la gran cantidad de caídos que arrojó la guerra.


Los más conservadores son los que le reprochan a Djokovic su actitud relajada ante la historia; sin embargo, el tenista representa a una nueva generación que quiere olvidarse de los conflictos armados y ver a los vecinos sin encono, simpatizándose, ya que a final de cuentas el deporte debe estar alejado de los intereses políticos y de los conflictos bélicos. Y así lo demuestra la foto de Novak con los futbolistas croatas.

RELACIONADOS:Croacia