publicidad
Mónica Puig

Monica Puig: "Luchar por mi país me da una fuerza especial"

Monica Puig: "Luchar por mi país me da una fuerza especial"

La tenista boricua recapitula un gran año en las canchas y lo que significa la Isla para ella.                      

Mónica Puig
Mónica Puig

Ganadora de los dos últimos Juegos Centroamericanos y del Caribe, en Mayaguez (Puerto Rico 2010) y Veracruz (México en este), la tenista puertorriqueña Monica Puig asegura que jugar con la camiseta de su país le proporciona "una fuerza especial, algo único" que pocos pueden comprender.

La jugadora de San Juan ha acabado la temporada en el puesto 59 del mundo, ha ganado su primer título profesional en Estraburgo (Francia), y se ha coronado ganadora de la prueba 'Rising Star' durante el Masters WTA disputado en Singapur.

Entrenada por el español Ricardo 'Richy' Sánchez, asegura en una entrevista con EFE que su meta es ser la número uno del mundo, que se ve llegando a rondas finales en los Grand Slams y que quiere regresar al Masters para competir ya entre las ocho mejores. Añade que el tenis no se acaba a los 30 años, y pone como ejemplo a la estadounidense Serena Williams, y se declara forofa seguidora del español Rafael Nadal, de quien no duda en afirmar que es ejemplo a seguir.

publicidad

P. ¿Cómo se define como jugadora y como persona, y siendo una persona tan extrovertida como parece, se pueden tener amigas en el circuito?

R. Soy muy agresiva en temas de actitud y como juego en la cancha, pero como persona soy más sociable y me gusta estar con la familia, ser también una chica diferente de como soy en la pista. Y si, se pueden tener amigos en el circuito, pero también hay mucho respeto, aunque a la hora de entrar en la cancha todas estamos concentradas en una meta y es llegar a la próxima ronda o ganar el torneo. Pero si, se pueden tener amigas.

El asunto es que una quiere hacerlo mejor que la otra, nos empujamos las unas a las otras, especialmente las que estamos en la misma franja de edad, para llegar a lo más arriba.

P. ¿Cuál es su opinión personal de lo que ha hecho este año que acaba?

R. Ha sido un año de transición porque he cambiado de entrenador dos veces y por fin me siento cómoda con 'Richy'. He ganado mi primer título y estoy más cómoda y más centrada, aprendiendo cosas diferentes. No lo veo como un mal año, porque además de ganar ese primer título, he ganado en Singapur y la medalla de oro en los Centroamericanos para mi país. Estoy muy contenta, pero el año que viene tiene que ser mejor.

P. ¿Por qué cambió de entrenador dos veces, y que le aporta ahora Ricardo Sánchez?

R. Con el primer entrenador (el belga Alain de Vos) llevaba seis años y me llevó hasta un cierto punto en mi carrera, pero necesitaba un poco más. Luego estuve con el portugués Antonio van Grichen, pero él me dijo en Miami que no quería viajar todo el año, y en esta etapa de mi carrera necesito a alguien a tiempo completo y por eso contacté con 'Richy', y tuve suerte porque él estaba libre entonces. Fue una muy buena decisión.

'Richy' me aporta mucha disciplina, muchos valores. Me enseña como hay que comportarse en una pista y fuera de ella. Es muy profesional, con mucha experiencia. Ha llevado a gente al número uno (Jelena Jankovic) y ha trabajado muy bien con Fernando (Verdasco). Me trata como si fuera su hija, y me enseña cosas que con mi edad no entiendo muy bien, pero siempre intenta llevarme lo más arriba.

Técnicamente es muy sabio y ve cosas claves que yo no veo en la cancha. En el 2015 tenemos ya un plan mucho mejor trazado.

P. Este año ha ganado a jugadoras como la española Carla Suárez, la alemana Adrea Petkovic o la eslovaca Daniela Hantuchova, sus mejores triunfos. ¿Qué ha aprendido de esas victorias?.

R. Se que puedo competir a ese nivel, lo único que necesito es estar en esas situaciones mucho más a menudo. Por ejemplo jugué contra Sharapova en Roma (este año) y lo tenía para ganar, pero obviamente me falta experiencia en esas fases del torneo y contra esas contrincantes. Estando más a menudo en esas fases me ayudará a ganar más cómodamente a las más fáciles, y a llegar más lejos en los Grand Slams.

publicidad

He aprendido que a cada jugadora hay que tenerle un tipo de respeto, pero se que puedo competir con ellas. Siempre he sabido que quiero ser número uno del tenis y creo que muy pronto puede estar por ahí, por eso mi meta en el 2015 es poder sobresalir.

P. Serena Williams es la número uno del mundo con 33 años. ¿Eso es positivo para el tenis femenino?

R. Tu ves su cuerpo y no parece una mujer de 33 años. Se la ve muy fuerte, muy dominante en el juego, con mucha fuerza. Creo que ahora se puede jugar hasta esa edad y mantenerse muy bien. El tenis no se para después de los 30 años, puedes seguir jugando y ser número uno.

Es bonito ver que el tenis continúa y se pueden seguir logrando cosas. Hay mucho respeto por ella, porque todo lo que ha ganado se lo ha trabajado. Es positivo porque nos sigue ganando a todas nosotras, pero hay que encontrar la manera de ganarla. Por el momento es una gran campeona.

P. ¿Qué siente cuando compite en un Grand Slam?

R. En un torneo así, una siente un poco más de nervios porque es un torneo enorme, va mucha gente a verlo, y se vive una sensación especial que no se siente en otros torneos. Cuando hice tercera ronda de Roland Garros y cuarta de Wimbledon (2013) sabía que podía estar en la segunda semana de uno de ellos, incluso llegar a cuartos en Wimbledon. Lo tenía ahí en las manos.

Me encanta jugar en esos torneos porque ahí es donde te mides. este año me tocaron dos chicas bastante buenas en Roland Garros y Wimbledon y en el US Open se me fue el partido contra Petkovic por nada. Se que puedo hacer grandes cosas en los Grands Slams. Solo tengo que encontrarme a mi misma y trabajar mi juego con 'Richy'. Me llevará un tiempo y los resultados no llegará mañana, pero a largo plazo voy a estar ahí.

publicidad

P. ¿Qué aprendió de su experiencia en el Masters de Singapur, participando en la prueba 'Rising Star' que al final acabó ganando?

R. Fue muy interesante observar cómo se comportan las ocho primeras del mundo y ver cómo se dan las cosas en ese tipo de torneos, como se sienten. Cuando jugué la final en la pista central fue increíble porque viví esas sensaciones y me dije, yo quiero regresar ahí el año próximo y jugar entre las ocho mejores. Para eso se que tengo que ganar mucho y trabajar muy fuerte, pero quiero verme ahí en un par de años.

Quiero ser número uno del mundo, y siéndolo iré al Masters. Este año fue un sueño cumplido y ganar esa prueba, increíble.

P. ¿Qué destacaría del circuito ATP y con qué se quedaría?

R La actitud de los jugadores, su profesionalidad, su trabajo dentro y fuera de la pista. Me encanta como lo hace Nadal, siempre luchando, siempre dando algo más de si mismo. Para mi es un ejemplo de gran profesional, de constancia, y espero que siga mucho tiempo así y todavía gane muchos más títulos del Grand Slam.

P. Ha ganado los dos últimos Centroamericanos y del Caribe. ¿Se ha quedado pequeño ese torneo para usted?.

R. No, no exactamente. Porque cada vez que me pongo la camiseta y defiendo los colores de mi país, siento una fuerza especial, algo único, algo muy dentro de mí que me hace luchar a tope por el título, por mi país, por mi gente. Es un sentimiento que quizás mucha gente no pueda comprenderlo.

publicidad

Pero los que somos de la isla lo entendemos mucho mejor. Sabemos lo difícil que es llegar y la alegría tan grande que proporcionamos a nuestros amigos, y a todo el mundo de allí cuando ganamos algo. Eso me motiva y me da más energía, por eso me gusta tanto competir por mi pueblo. 

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad