Una batalla campal dejó cinco expulsados en triunfo de Rockies sobre Padres

La rivalidad entre ambos equipos se encendió y un montón de puñetazos mancharon una hermosa tarde en Coors Field.

Los San Diego Padres y Colorado Rockies protagonizaron este miércoles la pelea más feroz en lo que va de la temporada regular, la cual dejó un saldo de cinco expulsados.

Ambas franquicias de la División Oeste de la Liga Nacional conllevan una explosiva rivalidad que data a 1993, así que no fue la primera ni será la última pelea entre los dos equipos.

El piqué empezó el día de ayer cuando un lanzamiento del pitcher Scott Oberg le pegó en las costillas al jardinero de los Padres, Manuel Margot, quien a raíz de eso fue enviado a la lista de lesionados de 10 días.


En forma de venganza, o quizás un simple accidente, los Padres respondieron este miércoles. Durante la baja de la segunda entrada, el lanzador Luis Perdomo (SD) lanzó la pelota a centímetros de la espalda Nolan Arenado (COL), lo que dio paso la pelea.

El tercera base de los Rockies no lo tomó nada bien y de inmediato e ncaró a Perdomo, quien le aventó su guante, pero Arenado alcanzó a lanzar varios puñetazos, además de recibir uno que otro.

Eso originó que ambos “dugouts” se vaciaran, ingresarán al diamante y formaran parte de una autentica batalla campal.

El pleito duró alrededor de dos minutos y fueron cinco los peloteros castigados.


Gerrardo Parra (jardinero), Germán Márquez (abridor) y Nolan Arenado (3B) de los Rockies, y A.J. Ellis (cátcher) y Luis Perdomo (abridor) de los Padres fueron expulsados tras la trifulca.

Colorado terminó ganando el partido por marcador de 6-4, evitando así ser barridos por San Diego.