Juegos Olímpicos

Róbert Fazekas, el hombre de los dos penes cuya trampa hizo historia en los Olímpicos

Se trata de un atleta húngaro, quien había logrado una medalla de oro en lanzamiento de disco en los Juegos de Atenas 2004.
14 Ago 2016 – 2:26 PM EDT

Por Luciano Wernicke:

El húngaro Róbert Fazekas fue fantástico. El disco recorrió 70.93 metros por el cielo de Atenas y clavó un nuevo récord olímpico. Fazekas, con una enorme sonrisa, recibió su oro y disfrutó cómo la melodía del himno magiar colmó el grandioso estadio atlético de los Juegos de 2004, rebautizado Spiridon Louis en honor al célebre maratonista campeón en 1896.

Pocos minutos después de la premiación, el grandote de 1,93 metros de altura y 114 kilos de peso fue convocado a la oficina destinada a los controles antidoping. El discóbolo no opuso reparos e ingresó en un gabinete para depositar una muestra de orina dentro del frasco oficial que le habían entregado.

Sin embargo, el médico a cargo del procedimiento notó algo anormal en el gigante. Al acercarse, advirtió que Fazekas sostenía con una mano el pene, que asomaba por una de las mangas del pantaloncito, para llenar de pis el recipiente que sujetaba con la otra. Pero, extrañamente, en su entrepierna persistía un bulto sospechoso. El doctor le exigió al húngaro que se desnudara por completo, como ordenaba el reglamento oficial, lo que puso al descubierto una original trampa: el atleta tenía dos miembros, el natural y otro de goma, cargado con orina "limpia" de otra persona para que en el control no saltaran las sustancias prohibidas que Fazekas había consumido para ganar la prueba.

El discóbolo magiar fue denunciado y descalificado. El COI lo obligó a devolver la medalla de oro y borró la marca de sus registros. El triunfo correspondió, entonces, al lituano Virgilijus Alekna, quien de esta forma repitió su título de Sydney 2000.

Una más...

* El primer atleta olímpico que utilizó sustancias estimulantes fue el maratonista inglés Thomas Hicks.
* Durante el maratón de Saint Louis 1904, Hicks recibió dos inyecciones de estricnina de parte de un asistente.
* El corredor –que se había inscripto como estadounidense- ganó la prueba al borde de la muerte.
* Apenas cruzó la meta, se desmayó y comenzó a sufrir alucinaciones.
* Hicks no pudo mantenerse de pie durante la entrega de premios.
* Finalmente, se desvaneció cuando regresaba a su casa en tranvía: un empleado lo despertó en la terminal.

RELACIONADOS:Juegos Olímpicos

Más contenido de tu interés