Mujeres Olímpicas

Todo empezó porque sus padres no querían que se ahogara en los paseos

Los padres de Mónica Arango temían que las vacaciones terminaran en tragedia y decidieron enseñarle a nadar. Allí se enamoró del nado sincronizado y ahora, junto a Estefanía Álvarez, representará a Colombia en Río.
4 Ago 2016 – 8:09 PM EDT

“Es mostrar lo que hace una bailarina de ballet, pero con un plus que es hacerlo en el agua”. Así describe Mónica Arango el nado sincronizado, una disciplina que requiere fuerza, flexibilidad, coordinación, arte y belleza. Y en la que logró, con su compañera y amiga Estefanía Álvarez, un cupo a los Juegos Olímpicos en este deporte, por primera vez en la historia de Colombia.

Hace dos años, los expertos en esta disciplina les decían que tenían todo para quedarse con el oro en los Juegos Sudamericanos. Sin embargo, un error en un ejercicio –en el que terminaron chocándose– hizo que se esfumara la ilusión de una presea dorada y tuvieron que conformarse con la medalla de bronce.

Pero Mónica, que lleva 17 de sus 23 años de edad (5 de junio de 1993) dentro de una piscina, y Estefanía, que ha dedicado a este deporte 13 de sus 21 años (25 de agosto de 1994), no se desalentaron. Aprendieron de sus errores y le dedicaron más tiempo y esfuerzo a sus entrenamientos.

El año pasado, justo en Brasil y con un gran ejercicio basado en una combinación musical de dos ritmos típicos de su país, la cumbia y el mapalé, lograron el puntaje necesario para su histórica clasificación a los Olímpicos. “Conocernos mucho, hablar, comunicarnos. Eso fue lo que logró que seamos un equipo tan unido y que nadie pueda destruirnos”, dice Estefanía. Con esa fe, aspiran a una medalla en Río.

  • Fecha de competencia: Del 14 al 16 agosto
  • Mayores logros: Tercer puesto en parejas y equipos en Campeonato Sudamericano de Deportes Acuáticos 2014 y segundo puesto en parejas, en los Juegos Bolivarianos 2013
  • Aspiración: Una medalla


RELACIONADOS:Mujeres Olímpicas

Más contenido de tu interés