Juegos Olímpicos

Las grandes vergüenzas y sus disculpas en el deporte

Ryan Lochte se une al grupo de deportistas que han tenido que 'enmendar' con disculpas un 'acto bochornoso'.
19 Ago 2016 – 12:36 PM EDT

La esencia del deporte corresponde a desarrollar el espíritu, la responsabilidad y el esfuerzo personal, sin embargo, varios atletas se han olvidado de ello protagonizando actos vergonzosos que derivaron a la postre en bochornosas disculpas.


Ryan Lochte es el caso más reciente al salir de fiesta y mentir respecto a un supuesto robo a punta de pistola, en realidad el nadador y tres de sus compañeros inventaron el asalto en Río de Janeiro para justificar los excesos de una noche de juerga; la verdad salió a la luz y a Lochte no le quedó más que ofrecer disculpas en su cuenta de Instagram. “Debí haber sido más responsable en cómo me manejé y por eso lo siento con mis compañeros, mis fanáticos, mis competidores, mis patrocinadores, y los anfitriones de ese gran evento”, publicó el estadounidense en su red social.


Marion Jones, fue la estrella del atletismo estadounidense, ganó tres medallas de oro y dos de bronce en los Juegos Olímpicos de Sídney 2000, pero su carrera se desvaneció en el 2007 cuando se comprobó su dopaje. La atleta no tuvo más opción que ofrecer disculpas en una rueda de prensa. "Me presento ante ustedes con una enorme vergüenza y admito que he traicionado su confianza", dijo entre lágrimas.


Lance Armstrong pasó de ser ídolo a uno de los mentirosos más grandes en la historia del deporte; durante años había negado acusaciones de dopaje. En el año 2013, en entrevista para Oprah Winfrey, confesó que el uso de sustancias prohibidas para mejorar su desempeño. "Pasaré el resto de mi vida tratando de enmendar mi error”, fueron las disculpas del ex ciclista.


En la Copa América de Chile 2015, el jugador del país anfitrión, Arturo Vidal, abandonó la concentración para ir a ‘festejar’ a un casino. Cuando regresaba, sufrió un accidente vehicular y dio positivo en el alcoholímetro. "Estoy avergonzado, les fallé a todos", fueron las disculpas del que a la postre se consagraría campeón del continente americano.


Mike Tyson siempre fue noticia dentro y fuera del ring, particularmente se le recuerda por la mordida que lanzó a Evander Holyfield en 1997 arrancándole un pedazo de oreja… dos días después el campeón más joven de peso completo en la historia dijo: “Pido perdón al mundo, a mi familia. Evander, lo siento, eres un capeón”.

Kobe Bryant fue la gran figura de la NBA por años pero no se salvó de un ‘incidente incómodo’. El 1 de julio de 2003 en Colorado, una empleada de hotel denunció haber sido violada por el basquetbolista, el entonces jugador de los Lakers se mantuvo firme en señalar que se trató de sexo consentido. La chica retiró los cargos pero Kobe declaró: “Siento haber involucrado en este incidente a la joven".


‘El Tigre del golf’, así fue como se le renombró a Tiger Woods luego de que se conocieran sus múltiples infidelidades, al deportista no le quedó más que admitir su comportamiento y aceptar las consecuencias, apartándose por varios meses de la competencia.


RELACIONADOS:Juegos OlímpicosFútbol

Más contenido de tu interés