Juegos Olímpicos

La imponente Oksana Chusovitina y su longevidad en la gimnasia olímpica

La uzbeka disputará sus séptimos Juegos Olímpicos a los 41 años de edad.
7 Ago 2016 – 5:06 PM EDT

“Hay que estar un poco loca para hacer cosas tan impresionantes, me quito el sombrero, es impresionante”, lanzaba con cara de alegría y sorpresa mezclada la rumana Nadia Comaneci cuando se le cuestionó sobre el nivel de competencia de Oksana Chusovitina.

La historia de la gimnasta más longeva en la historia cuenta increíbles anécdotas dignas de un guión de película en la que Chusovitina sería la protagonista y Tom Cruise el coprotagonista,

Con su participación en Río de Janeiro 2016, la uzbeka disputará en la categoría de salto sus séptimos juegos olímpicos. Con 41 años y una hija de 16, Chusovitina se enfrentará a rivales a las que casi les triplica la edad.

Anunciar el retiro es una de las decisiones más difíciles para un atleta, muchos de ellos esperan a ‘envejecer’ deportivamente para aceptar su realidad, sin embargo, hay casos contados que como los buenos vinos, mientras más añejos, son mucho mejores. En esa cata entra una deportista que en Barcelona 1992 representando al Equipo Unificado de la ex Unión Soviética conquistó su primer gran triunfo olímpico.

Chusovitina decidió que a partir de Atlanta 1996 hasta Atenas 2004 lo mejor era representar a Uzbekistán. Después, en Beijing consideró participar en los Juegos Olímpicos con Alemania, edición en la que se colgó una medalla de plata. Continuó en Río 2012 participando como atleta teutona asumiendo que si no ganaba una presea, se retiraría.

Pero no fue así. Chusovitina volvió del más allá, y lo hizo para ser una deportista que representara a Uzbekistán. “Es difícil de creer que alguien de la edad de Oksana siga compitiendo en los Juegos”, recalcó Comaneci cuando se le cuestionó sobre la previa en la competencia de la uzbeka.

Con un físico descomunal, poderoso y atlético, Oksana muestra una fortaleza física y mental que podría espantar a cualquiera de las noveles deportistas que se encararán con ella en la competencia de salto.

En tono de broma, Chusovitina aceptó que su trabajo físico y su buena forma lo hace para que el día que esté enfrente de Tom Cruise no parezca demasiado vieja. Como en un salto de Misión Imposible, la uzbeka quiere enseñar que aún tiene un alto nivel de competencia y que puede volar por los aires sin temor a caer en un precipicio.

“Cómo puede alguien de su edad conseguir eso con su cuerpo”, fue uno de los últimos cuestionamientos de Comaneci cuando se le preguntó por Chusovitina. La respuesta de la rumana llegará en unos días cuando la uzbeka tome impulso y vuele por los aires del gimnasio olímpico de Río de Janeiro.


RELACIONADOS:Juegos Olímpicos

Más contenido de tu interés