Juegos Olímpicos

En tenis, el español fue el idioma que predominó en Río 2016

Mónica Puig, Marc López y Rafael Nadal ganaron sendas medallas de oro, mientras Juan Martín Del Potro sumó una de plata.
15 Ago 2016 – 8:05 PM EDT

Por Jaime Bernal:

Mónica Puig, Marc López, Rafael Nadal y Juan Martín Del Potro hicieron que el español fuera el idioma que predominara en el tenis durante los Juegos Olímpicos de 2016, deporte que llegó a su fin este domingo con la final masculina que ganó el británico Andy Murray por 7-5, 4-6, 6-2, 7-5.

Realmente, hasta hace muy pocos días, nadie pensaba que esto fuera a suceder. Al llegar a Brasil, el serbio Novak Djokovic y la estadounidense Venus Williams llegaban como principales favoritos a quedarse con el oro, pero ambos salieron en las primeras de cambio y demostraron que la historia podía cambiar.

Y fue justamente un latinoamericano quien sacó a Djokovic. El sorteo deparó que el serbio, indiscutible número uno de mundo, enfrentara a Del Potro, 141 del mundo, en la primera ronda. Y el argentino, que hace pocas semanas regresó al circuito tras dos años en los que casi no jugó debido a diversas operaciones en las muñecas, hizo lo impensado al vencer al europeo con un doble 7-6.

Pero ahí no paró el sudamericano. El portugués Joao Sousa, el japonés Taro Daniel, el español Robert Bautista Agut y el también ibérico Rafael Nadal cayeron ante Del Potro, vencedor del US Open 2009 y otros 17 títulos en la ATP, un tenista que demostró que él y sus potentes saques y derechas están de regreso. Aunque terminó cayendo en la final frente a Murray, número dos del mundo, lo del argentino fue una de las grandes historias de esos Juegos.

Puig le dio la gloria Puerto Rico

Pero si de historia épicas se trata, lo de boricua Mónica Puig fue memorable. La puertorriqueña, que con 22 años edad apenas sumaba un título de WTA en su carrera y que llegaba ubicada en el puesto 34 del planeta, no estaba en las cuentas de nadie para llegar si quiera a la instancia de cuartos de final.

Pero ella le demostró al mundo que tenía otros planes. Puig, que al vencer en semifinales se convirtió en la primera mujer de Puerto Rico en ganar una medalla en unos Juegos, sometió una por una a cada una de sus rivales. Entre ellas a las mejores del circuito, como la española Garbiñe Muguruza, cuarta del ránking y ganadora de Roland Garros, la exvencedora de Wimbledon, la checa Petra Kvitova, la eslovena Polona Hercog o la rusa Anastasia Pavlyuchenkova.

Por si fuera poco, en la final, su rival fue la número dos del mundo, la alemana Angelique Kerber, a quien también superó para ser la primera medallista de oro para un país como Puerto Rico que necesitaba de esa alegría, ya que en estos momentos sufre una fuerte crisis sanitaria y económica.

Sin lugar a duda, el triunfo de Mónica es el éxito de la fe, del trabajo, del compromiso por los colores de su país y la demostración más claro que nada como el deporte puede unir a un país, más en los momentos difíciles.

Dos amigos que hicieron vibrar a España

Hace ocho años, Rafael Nadal conquistó en Pekín el oro olímpico. Lo hizo en sencillos, cuando atravesaba uno de los mejores años de su carrera y en un momento en el que su nivel era prácticamente superior al de sus rivales. Esta vez, en Río 2016, el de Mallorca llegaba como número cinco del mundo, en medio de dudas y problemas físico, los mismos que hicieron que tuviera que retirase de Roland Garros y que no jugara en Wimbledon. Los mismos hasta pocos días antes del inicio de las justas hicieran dudar que pudiera estar en Río.

Pero dicen que en los momentos difíciles aparecen los verdaderos amigos y justo eso le pasó a Rafa. Marc López y Nadal se conocieron desde que eran un par de chicos en Pedralbes, concretamente en las pistas del RCT Barcelona. Allí, donde se disputa el Trofeo Godó, se forjó una amistad de jóvenes que soñaban con llenar alegría a España. Nadal y López (34 años), para muchos de sus colegas una de las mejores personas que se pueden encontrar en el mundo del tenis,j siempre han jugado al dobles juntos cuando pueden, y esta vez lo hacían por cumplir un sueño.


Los españoles chocaron ante los rumanos Florin Mergea y Horia Tecau, a quienes vencieron por 6-2, 3-6, 6-4 en 2 horas y 26 minutos, logrando ser la primera dupla española sube a lo más alto del podio en uno Juegos. En un partido vibrante, ante unos jugadores expertos en dobles, los dos cayeron al suelo para celebrar el título. Una victoria para España, pero más que nada, para la amistad y que definitivamente comprobó que el español fuel idioma que dominó el tenis en Río 2016.

@bertnorman

RELACIONADOS:Juegos OlímpicosTenis

Más contenido de tu interés