Juegos Olímpicos

El nadador estadounidense Ryan Lochte se disculpa por su comportamiento en Río

"Me quiero disculpar por mi conducta el pasado fin de semana por no haber sido más cuidadoso y cándido en la forma en que describí los eventos en esa mañana y por apartar la atención de muchos atletas que están logrando sus sueños de participar en los Olímpicos", dice el comunicado.
19 Ago 2016 – 10:48 AM EDT

El nadador olímpico estadounidense Ryan Lochte ofreció este viernes disculpas por su comportamiento en Río de Janeiro luego de que la policía de esa ciudad diera a conocer que el supuesto robo a punta de pistola del que había sido víctima junto a otros tres atletas fue en realidad una historia inventada.

" Me quiero disculpar por mi conducta el pasado fin de semana por no haber sido más cuidadoso y cándido en la forma en que describí los eventos en esa mañana y por apartar la atención de muchos atletas que están logrando sus sueños de participar en los Olímpicos".

El domingo pasado en la madrugada tanto Lochte como otros tres nadadores denunciaron haber sido asaltados cuando en realidad intentaron ocultar un incidente donde vandalizaron una estación de gasolina, aparentemente luego de salir de una fiesta y en estado de ebriedad.


Lo que Lochte describió como un asalto resultó ser parte de la reacción de un guardia de seguridad de la estación que intentó detenerlos con una pistola para que respondieran por el daño que habían ocasionado a una puerta de las instalaciones.

En efecto, según la versión policial, Jack Conger, Gunnar Bentz, Ryan Lochte y James Feigen fueron abordados por guardias de seguridad que les pidieron que pagaran los daños.

"Es traumático estar fuera bien tarde con unos amigos en un país extranjero con la barrera del idioma y tener a un extraño apuntándote con una pistola y pedirte dinero para dejarte ir, pero más allá de la conducta de otros esa noche, he debido ser más responsable sobre cómo manejarme y por eso me disculpo con mis compañeros de equipo", dice el comunicado escrito de Lochte.

Las inconsistencias de los testimonios de los nadadores con lo que registraron cámaras de seguridad llevó a una jueza a ordenarles la prohibición de salida del país y retener sus pasaportes con el fin de que rindieran declaración.

Por ello, Conger y Bentz fueron obligados a bajar de un avión cuando se disponían a viajar de regreso a EEUU. Lochte ya había volado y Feigen todavía se encontraba en algún lugar de Río de Janeiro.

"Estoy muy orgulloso de representar a mi país en los Olímpicos y esta fue una situación que pudo y debió ser evitada. Acepto la responsabilidad por mi papel en lo que pasó y de ello he aprendido algunas lecciones", agrega el comunicado del laureado atleta olímpico.

Lea también:

Más contenido de tu interés