Houston Texans

32 equipos en 32 días: Houston Texans inician la Era Brock Osweiler - J.J. Watt

Los veremos en el Estadio Azteca contra Raiders en Lunes en la noche.
19 Ago 2016 – 11:11 PM EDT

Por: Jorge Pinzón Anaya

Los Houston Texans fueron el equipo que se benefició del mal momento por el que pasaron Indianapolis Colts. Inesperadamente el equipo texano se llevó el título de la División Sur en la Conferencia Americana con marca de 9 – 7, registro menor al que tuvieron los comodines Pittsburgh Steelers y Kansas City Chiefs, incluso debajo de los New York Jets que ni siquiera avanzaron a playoffs.

Lo peculiar del asunto es que en 2014 también terminaron 9 – 7 pero en esa ocasión terminaron eliminados. Ahora esa marca los llevó a los playoffs. Viene la tercera campaña para el coach principal Bill O’Brien con retos semejantes a los que encontró hace 2 años cuando se hizo cargo del puesto.

La ofensiva fue una interrogante toda la temporada pasada. El asunto del quarterback se convirtió en un carrusel donde estuvieron involucrados hasta 4 jugadores. Para solucionar el problema los Texans fueron con toda la cartera abierta para Brock Osweiler quien parecía destinado a ser el sucesor de Peyton Manning en Denver, pero los billetes en Houston lo convencieron para cambiar de equipo.

La marca ganadora y el título divisional de 2015 se lo deben a la defensiva, la tercera mejor en la NFL, solo detrás de Seattle y Denver. La figura de J.J. Watt es imponente y afecta en forma positiva a todo el equipo. Por lo tanto, carecen de balance, situación que de mantenerse no los ayudará a dar el salto a los grandes triunfos.

¿QUÉ LES FALTA?

Brian Hoyer, T.J. Yates, Brandon Weeden, B.J. Daniels fueron parte del carrusel en el quarterback durante 2015. Pretenden que la llegada de Osweiler termine con tal movimiento de elementos.

Con la salida del corredor Arian Foster, máximo ganador de yardas terrestres en la historia de la franquicia, necesitan definir al nuevo titular. Se supone que para eso llegó Lamar Miller quien jugó con Miami Dolphins. Alfred Blue o Chris Polk pueden luchar por la titularidad.

DeAndre Hopkins y Nate Washington cargan con el peso en las recepciones pero les urge un ala cerrada de primer nivel. Desde que Owen Daniels se fue a Denver, los Texans no han encontrado quién tome el lugar en forma constante.

ADICIONES NOTABLES

Brock Osweiler / Quarterback / Llegó del campeón Denver Broncos
Lamar Miller / Corredor / Jugó 4 años con Miami Dolphins

¿QUIÉNES SE FUERON?

Brian Hoyer / Quarterback / Se fue a Chicago, su sexto equipo en la NFL
B.J. Daniels / Quarterback / Cuarto quarterback el año pasado
Arian Foster / Corredor / Líder corredor en la historia de los Texans, firmó con Miami


¿QUÉ DEBEN MANTENER?

La defensiva es la carta fuerte. J.J. Watt no necesita presentación, es el jugador clave con sus 17.5 capturas de quarterback y constante presencia protagonista como líder. Whitney Mercilus se apoderó del puesto linebacker exterior para alcanzar 12 capturas. Si acaso tienen que mejorar la defensiva por tierra que terminó en 2015 como la décima mejor en la NFL, para conseguirlo necesitan linebackers nivel de Brian Cushing y que Jadeveon Clowney se mantenga sano.


COACH PRINCIPAL

Bill O’Brien entra en su tercera temporada como entrenador en jefe NFL, puede presumir que lleva 2 años ganadores, pero necesita el estirón para ser uno de los grandes contendientes. Para eso necesita una mejor ofensiva, que por ahora no tiene, algo raro debido a que su especialidad como asistente siempre fue el ataque. El coordinador George Godsey tendrá mucho trabajo, sobre todo para adaptar a Brock Osweiler a las nuevas circunstancias del plan de juego.

A la defensiva O’Brien cuenta con el apoyo del experimentado Romeo Crennel quien llegó a los Texans al mismo tiempo que el entrenador en jefe y ya ven resultados positivos.



LA ÚLTIMA VEZ

La última vez que los Texans tuvieron a un quarterback que superara las 3,000 yardas por pase y un corredor de 1,000 yardas fue en 2012 cuando Matt Schaub alcanzó las 4,008 yardas y Arian Foster las 1,424 por tierra. Houston estaba en ruta de una temporada de 12 victorias y 4 derrotas donde también alcanzaron un triunfo en Ronda de Comodines.

EL MOMENTO QUE MARCÓ

El domingo 8 de septiembre del año 2002 marcó el regreso de la NFL a la ciudad de Houston con una nueva franquicia llamada los Texans.

Houston tuvo a los Oilers de 1960 hasta 1996, pero luego se transformaron en Tennessee Titans a partir de 1997.

Pasaron 5 años para que la NFL le otorgara a la ciudad texana un equipo de expansión, los Texans que debutaron en 2002 y lo hicieron con una victoria en su partido debut.

Aquel 8 de septiembre los Texans recibieron a los Dallas Cowboys en su flamante y nuevo Reliant Stadium. No había mejor manera de un debut en la Liga que enfrentando a los Cowboys que, por aquel entonces, pasaban por una época de derrotas.

El partido también marcó el debut del quarterback David Carr, egresado de Fresno State, primera selección global en el Draft de ese año, quien ante Dallas tuvo uno de los mejores partidos de su carrera completando 10 de 22 pases para 145 yardas con 2 touchdowns y una intercepción. Houston le ganó 19 – 10 a Dallas, apenas la segunda vez en la historia que una franquicia de expansión debuta con victoria. La primera vez fueron los Minnesota Vikings de 1961 que vencieron 37 – 13 a Chicago Bears.

Desafortunadamente para David Carr sus días de gloria no fueron muchos. Esa misma temporada 2002 tuvo muchos problemas detrás de la línea ofensiva, fue capturado 76 veces y además, estableció récord de balones sueltos recuperados con 12 en una campaña regular. Carr se mantuvo con los Texans durante 5 duras y perdedoras temporadas hasta que fue cambiado en 2007 a Carolina. Luego pasó por los Giants (campeón como suplente en el Super Bowl XLVI), San Francisco y regresó a los Giants para retirarse en 2012.




RELACIONADOS:Houston Texans

Más contenido de tu interés