publicidad
Durante la Copa Ryder Tiger Woods mostró una figura solitaria tras su proceso de divorcio.

Pese a derrota de EU en la Copa Ryder, la imagen de Tiger Woods sale reforzada

Pese a derrota de EU en la Copa Ryder, la imagen de Tiger Woods sale reforzada

Tras la derrota de EU en la Copa Ryder, la imagen de Tiger Woods ha salido reforzada del Celtic Manor, el escenario de la ajustada victoria europea.

Durante la Copa Ryder Tiger Woods mostró una figura solitaria tras su pr...
Durante la Copa Ryder Tiger Woods mostró una figura solitaria tras su proceso de divorcio.

MADRID - Pese a la reciente derrota del equipo de los Estados Unidos en la Copa Ryder disputada en Gales, la imagen de Tiger Woods ha salido, en cambio, reforzada del Celtic Manor, el escenario de la ajustada victoria europea.

Poco antes del desenlace negativo para el equipo estadounidense, Tiger Woods, el vigente número uno del mundo, cumplió mejor que nunca su papel y derrotó por un contundente 4 y 3 al italiano Francesco Molinari, en la jornada decisiva de individuales.

El cómputo de Tiger después de los cuatro días de competición ha sido el mejor de cuantas Copa Ryder ha disputado (seis). El número uno mundial, que debutó en Valderrama '97, nunca había aportado al equipo estadounidense tres puntos, después de cuatro partidos que tuvo que disputar.

publicidad

Estados Unidos perdió por un solo punto (13,5 a 14,5), pero el hombre de los 14 'majors' y 71 títulos del PGA Tour fue uno de los golfistas que más aportaron a las cuentas de Corey Pavin, el capitán.

El californiano ganó el citado encuentro de individuales, así como dos en parejas: el de "fourball" y uno de los dos "foursome", en ambos formando dúo con Steve Stricker.

Woods cedió, eso sí, uno de los "foursome" (golpes alternos) frente a Donald y Westwood por 6 y 5, su derrota más abultada dentro del torneo.

El mejor golfista del planeta acudía a Gales sin clasificación directa, por vez primera invitado por el capitán, en uno de los peores momentos de juego de su carrera, con una imagen publicitaria devaluada y envuelto en un proceso de divorcio, tras destaparse sus devaneos sexuales.

De los días felices y las imágenes extrañables en Copa Ryder precedentes, con Tiger arropado por su sonriente mujer, la sueca Elin Nordegren, se pasó en Newport a una figura solitaria del hombre que dominó con inusitada solvencia el golf mundial desde el año 1997.

Pero si su imagen personal ha ganado enteros tras la derrota, y algunos expertos vaticinan que Tiger puede reverdecer tras esta justa, la realidad más cercana es que su reinado mundial se ve seriamente acosado, este vez por el inglés Lee Westwood, el nuevo número dos del escalafón.

Una victoria de Westwood o un segundo puesto serían suficientes argumentos para desbancar a Tiger del número uno mundial, después de 278 semanas consecutivas en el puesto más alto de la clasificación mundial. Entre ambos, tan sólo 0,31 décimas.

La peor noticia para Tiger y su posibilidad de conservar el liderazgo mundial es que tan sólo disputará en lo que queda de temporada tres torneos puntuables para el ránking: El Campeonato Mundial HSBC en Shanghai (noviembre), el Masters en Australia, la semana siguiente, y el Chevron World Challenge, en diciembre.

Tiger jugó a los 34 años la mejor Copa Ryder de su vida y mejoró su imagen defendiendo los colores de la bandera estadounidense. Sin embargo, peligra su reinado mundial. El último trimestre de 2010 será clave para la "megaestrella" del golf mundial.

publicidad
Contenidos Relacionados
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad