publicidad
Alberto Guamerú García

Alberto 'Guamerucito' García se olvida de Chivas y América

Alberto 'Guamerucito' García se olvida de Chivas y América

Alberto 'Guamerucito' García comenzará en el 2016 picando piedra en Liga de Ascenso, con los Leones Negros de la Universidad de Guadalajara.

Alberto Guamerú García
Alberto Guamerú García

El 2015 es un año que dejará marcado al joven atacante Alberto "Guamerucito" García. A sus 22 años, el muchacho ya portó las dos camisetas más importantes del fútbol mexicano, Chivas y América, y con ninguna de ellas trascendió. Pudo tocar el cielo con las manos, y ahora comenzará en el 2016 picando piedra en Liga de Ascenso, con los Leones Negros de la Universidad de Guadalajara.

En el verano del 2014, García Carpizo, hijo del ídolo de la Súper Chivas de los noventa, Alberto "Guamerú" García, llegó al Rebaño como una gran promesa, pero salió por la puerta de atrás a mediados de 2015, llegando sorpresivamente a las Águilas del América, pero en el mes de julio sufrió una severa lesión de cartílago en la rodilla izquierda y no volvió a ver actividad en todo el año, por lo que nunca pudo defender los colores azulcremas.

publicidad

"Es demasiado duro la situación, la lesión que tengo es la lesión más difícil que puede tener un futbolista, me vino a una edad corta, hay que sobreponerse a las cosas, es algo duro venir a jugar al Ascenso, lo tomé como un reto, entiendo que las cosas pasan por algo, quiero salir adelante aquí, empezar de nuevo".

- De los objetivos que te propusiste al iniciar 2015, ¿cuáles cumpliste?

"Ningún objetivo se cumplió, está claro, el último medio año en Chivas fue una cosa bastante fea, una mala experiencia. Estar en América, un club que me trató bien, la verdad le tengo mucho agradecimiento a "Nacho" (Ambriz), a (Ricardo) Peláez por la forma en que me recibieron y se hicieron responsables de la lesión sin tener ellos alguna culpa o algo así, fue un año desafortunado para mí, pero me llevé mucha experiencia, lecciones que pienso agarrar para no cometer el mismo error".

- ¿El 2015 fue un año de fracaso?

"En parte tuve desilusión, fue difícil, tomo las cosas buenas de haber llegado a Chivas y América, significa que las cosas que venía haciendo estaban bien, me hacían sentir un jugador importante, es tiempo de retomar las cosas, volver a hacer lo que venía haciendo".

-¿Pensabas quedarte mucho tiempo en el Guadalajara?

La gente del Guadalajara me trató muy bien, la gente siempre se portó muy buena conmigo, por lo que era mi papá y por lo que venía haciendo en el primer semestre, fueron pocos momentos pero buenos.

"El segundo semestre las cosas fueron muy distintas, son cosas de las que no quiero hablar, tal vez no quedaban en situaciones mías, fue un golpe duro, queda sobreponerse a las cosas.

-¿Estar en dos grandes ahora te abre la perspectiva a valorar ahora dónde estás?

"Ya había estado en equipos que carecían de muchas cosas, Querétaro y Atlante, nada me sorprende, el trato aquí y los recursos es de Primera División, esperamos regresarlos".

-Se hablaban muchas cosas de ti, el entorno, que a lo mejor no ayudaba, ¿sientes que te juzgaron mal?

"Siento que me juzgaron mal, nadie sabe las situaciones que se viven en el fútbol, nadie sabe la razón por la que llegué a América. Lo agradezco, es un tremendo equipo, le tengo mucho agradecimiento, nadie sabe las razones, le sigo teniendo el mismo respeto a la gente. Me recibieron bien en Chivas, le tengo mucho cariño por la tradición para mi familia, solo le tengo mucho respeto, nada más.

"La gente muchas veces habla por hablar cuando ve que un jugador no está pasando por un buen momento, no saben las situaciones dentro de la cancha, del equipo, pasan situaciones como la de (Ángel) Reyna en este momento o en muchos momentos se hablan muchas cosas de él y nadie sabe lo que pasa, son cosas a las que me tengo que acostumbrar y me iré acostumbrando, de mí tienen respeto".

publicidad


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad