UDN Investiga: La justicia no ha llegado para los Avispones

Han pasado cuatro años desde la tragedia que tocó al equipo de Chilpancingo; hasta el momento no se tiene indemnización a los familiares de los jóvenes fallecidos.
26 Sep 2018 – 11:42 AM EDT

POR IVAN PÉREZ | @ElMisterPerez

El infierno no es un lugar donde todo es color rojo, en llamas, no hay un sujeto de cuernos que ríe despiadadamente. No, el infierno puede ser un lugar oscuro, donde tus ojos apenas si alcanzan a ver lo que tienes enfrente. El infierno es escuchar como los vidrios caen a tu alrededor, es revolcarte en el piso, escuchar gritos, lamentos, es sentir como algo caliente entra en tu cuerpo y te estalla y después, como hierves, hay dolor, te llevas la mano ahí y sientes algo espeso, tu sangre. El infierno es saber -algunos minutos después- que con quien viviste tantas cosas ya no está más aquí. Muerte.

El infierno llega después de jugar futbol.

****


“A las víctimas las catalogan como si lo que hubiera ocurrido fuera un delito entre particulares, que uno llega y le dispara al otro… y no fue así. Está comprobado la intervención del ejército, de la policía local. Somos víctimas de violaciones de derechos humanos y no nos reconocen así”.


La declaración es de uno de los abogados del despacho Osorio & Infante Abogados S.C, quien charló con Univisión Deportes y pidió el anonimato para hablar en nombre de la defensa. Ellos llevan el caso de las 28 familias de los Avispones de Chilpancingo, quienes fueron atacados la noche del 26 de septiembre de 2014 a la salida de Iguala, la noche de los 43 desaparecidos de la Normal de Ayotzinapa.

Ese día -documenta la defensa- se realizaron 60 llamadas telefónicas de emergencia a las autoridades y ninguna fue respondida. Pasaron dos horas al menos para que empezara a llegar la ayuda. La muerte de David Josué García Evangelista ilustra el caso de la tragedia.

Hasta ahora, reclaman la defensa de los Avispones, no han sido indemnizados justamente.

****


-La PGR nos limitó el acceso a la investigación por mucho tiempo.

-¿Como defensa no tuvieron acceso a los archivos de lo que sucedió?, le cuestiono al abogado de Osorio & Infante Abogados S.C

-Para nada, tuvo que pasar mucho tiempo para que eso ocurriera, mucho… lo único fue que nos citó la PGR para recabar más declaraciones de nuestros defendidos pero nunca nos dejaron entablar una defensa, nunca supimos qué estaba pasando.

****


Hace tres años, el titular de la Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas (CEAV),Julio Hernández Barros charló con este periodista…

-Del 100% de apoyos o promesas que ofrecieron, ¿cuál es el porcentaje que se ha dado?

- Son cosas dadas, no promesas, hay una excepción que se fue a Michoacán y no lo localizamos, pero es un caso aislado.

En 2018, Osorio & Infante Abogados S.C asegura que la CEAV ha sido un obstáculo para que los Avispones reciban las indemnizaciones adecuadas por el caso.

“La Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas tiene un acercamiento con ellos (Avispones), para decirles que se les van a dar ciertas cantidades, pagar gastos hospitalarios, etc., etc. Desafortunadamente esta autoridad es un organismo creado de manera específica, más que para proteger a las víctimas, para proteger al Estado. Es un brazo con dinero de la Secretaría de Gobernación”, comenta el abogado.


Hasta ahora se les ha ofrecido a las víctimas del equipo cantidades entre los 66,000 hasta 566,000 pesos, nada comparado con otras tragedias internacionales similares donde la cifra otorgada es de casi 2 millones de pesos. Para la defensa de las familias, las autoridades mexicanas están tratando el caso como “víctimas de delito”, cuando lo que ocurrió a los jugadores y todos los que viajaban en ese camión es que fueron sujetos “a violaciones de derechos humanos”.

Las autoridades -relata Osorio & Infante Abogados S.C- buscan defenderse lo más que pueden. Las dependencias de gobierno aducen que las cantidades económicas ofrecidas se basaban en las que daba la Corte Interamericana de Derechos Humanos, pero que tomaban las más bajas y no casos similares, como el de la masacre de Rochela, en Colombia, donde los pagos fueron superiores a los 100,000 dólares por víctima.

El caso incluso fue a parar a la Suprema Corte de Justicia de la Nación, pero sus resoluciones “no son satisfactorias para nuestros clientes”.

*****


El despacho que lleva el caso no han sido el único que ha visto anomalías en el en el proceso de los Avispones. A continuación la conclusión a la que llegó el documento “Justicia para las víctimas del delito o para las víctimas de violaciones a los derechos humanos”, liderado por la senadora María Cristina Sánchez Ramírez en el 2017:

“Otro caso, que muestra las dificultades de las víctimas para acceder a la atención, reparación y recursos previstos en la LGV, es el del equipo de fútbol “Los Avispones de Chilpancingo”, pues algunos de sus integrantes también fueron víctimas de los hechos que ocurrieron el 26 de septiembre de 2014 y tanto familiares como afectados promovieron 26 amparos en contra de omisiones y negligencia de la CEAV. Como ejemplo es el hecho de que la reparación del daño realizada en octubre de 2016, a favor de 14 personas lesionadas y 5 no lesionadas, fue en cumplimiento a lo ordenado en la resolución de un juicio de amparo”

*****


-Y entonces si las autoridades mexicanas no han respondido, ¿qué les queda?

-Lo que nosotros estamos haciendo es atender a la valentía de algunos de los juzgadores… aunque a muchos funcionarios no les interesa mucho el caso.

En el mes de julio, la Segunda Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación ordenó a la CEAV la reparación del daño integral a cuatro jugadores y un integrante del equipo técnico. Ofreció una compensación parcial, basada en casos similares, sin apoyarse en dictámenes médicos ni en los gastos erogados por su atención.


“En realidad lo que ofreció no son las cantidades justas ni lo que se está pidiendo… nos pretenden dar 3,500 dólares por la memoria de David Josué”.

*****


El 28 de septiembre del 2014, en las canchas de futbol de la Liga los Ángeles de Chilpancingo, donde se desarrolló como jugador el Zurdo, David Josué García Evangelista, le rindieron un homenaje de cuerpo presente.

Muchas lágrimas y uno de los presentes -antes de que se le quebrara la voz- gritó con fuerza mientras la garganta se le cerraba.

¡Arriba el Zurdo, que muera el mal gobierno, que muera el mal gobierno! ¡Justicia, justicia! . Y los compañeros de David gimieron de dolor, algunos abrazaron el ataúd blanco y otros lanzaban agua bendita. Y todos se unieron al grito: ¡justicia, justicia!

¿A qué huele el dolor? A humedad, a tierra, a la sal del llanto.


RELACIONADOS:Fútbol

Más contenido de tu interés