Pachuca

La Copa del Pachuca es de Óscar 'Conejo' Pérez

Víctor Guzmán tenía cuatro años en aquella final que el 'Conejo' perdió contra Pachuca.
30 May 2016 – 12:57 AM EDT

El frío del invierno mexicano lo recuerda. Sobre la red del arco, descansaba aquel joven, con la mirada perdida y los guantes sobre el poco cabello que le quedaba. Unos segundos antes, Alejandro Glaría se había metido a su madriguera para meter un balón al arco con la entrepierna.

Ahí estaba Óscar Pérez, enredado en la tristeza de la primera gran final pérdida como futbolista. Apenas habían pasado dos años en que levantó el primer título que tenía en su brillante carrera tras aquella salida kamikaze de Ángel David Comizzo y posterior penal de Carlos Hermosillo que le dio al Cruz Azul el último campeonato de su historia.

Esa noche en el Estadio Azul, el 'Conejo' perdió su suerte frente al Pachuca; hoy el destino le dio un regalo a sus 43 años de edad, precisamente con los Tuzos.

El arco del cuadro hidalguense está lleno de historia. La sombra de Miguel Calero no la va a llenar nadie, pero vaya que hay jugadores que le pueden hacer un gran honor; el 'Conejo' lo tuvo todo como futbolista: atajadas, experiencias, partidos en Liga, en Libertadores y en Mundiales, vamos, tuvo hasta goles marcados por él mismo.

Aquel 'Conejo' que estaba derrumbado entre lágrimas sobre la red de la que fue su cuna y donde tejió el gran amor de su vida, se levantó con el profesionalismo que nadie le podrá criticar. Su regularidad y el cuidado que ha tenido dignificando la carrera de futbolista profesional le retribuyó grandes experiencias.

El portero perdió finales. Se acostumbró a hacerlo. Vivió dando grandes encuentros y regalando tremendas actuaciones. Mientras sus rivales se reían de su corta estatura, él acababa cerrándoles la boca con sus impecables saltos. Pero los años avanzaban y la edad no perdonaba, al 'Conejo' nunca le faltaban novias, le faltaban campeonatos.

Y así, en la recta final de su carrera, cuando la pregunta obligada es ¿cuándo te retiras? y no la afirmación de lo bien que sigue haciendo las cosas pese a que el fantasma de los 50's se acerca, Óscar Pérez se encontró un premio a su esfuerzo y a su calidad.

Ante Monterrey, en el cierre de su carrera, el 'Conejo' volvió a ser final. Lo hizo con los Tuzos, y al igual que en aquella final de 1999, pero del otro lado, lo hizo en los últimos minutos del encuentro. Óscar Pérez se llevó las manos a la cabeza, ahí ya no hay pelo, ya no hay miradas vacías ni temperaturas bajas, todo se condiciona por la mirada de un viejo que sigue siendo joven, en alma, en espíritu y en calidad.

Óscar Pérez es el jugador más veterano en ser campeón dentro del futbol mexicano. No levantó el título siendo banca, ni integrante de una institución como homenaje, si el Pachuca hoy tiene seis estrellas es gracias a las constantes atajadas que el veterano arquero regaló semana a semana.

El 'Conejo' tiene más de 23 años de carrera. Cuando estaba debutando, Hirving Lozano aún no había nacido. Cuando Óscar Pérez perdía aquella final contra Pachuca, Víctor Guzmán, el héroe de la final ante Rayados, apenas tenía cuatro años de edad.

Y no, para los buenos vinos no hay edad. Así que quienes quieran ver al gran e histórico Óscar Pérez retirado, se tendrán que esperar un año más. Cuando la suerte le regresa a los conejos, quiere decir que aún hay mucho por observar.

Más contenido de tu interés