Última llamada para el campeón Toronto FC y los Leones de Orlando City

Las expectativas de ambos clubes eran mucho más elevadas que la realidad en la que viven actualmente, ahogados en el Este.

Cuando estaba por comenzar la temporada 2018, ni el campeón Toronto FC ni el renovado Orlando City pensaron encontrarse en los nada privilegiados puestos del fondo de la Conferencia Este con menos de media temporada por jugarse.

La realidad les ha pegado muy duro, y lo peor es que aún no encuentran salida. Lo curioso, es que son dos modelos muy distintos, pero ambos están fracasando.

Toronto tuvo un 2017 de ensueño, considerado por muchos como el mejor año en la historia para un equipo de la MLS. Al cual todavía le sumaron el subcampeonato de la Liga de Campeones Concacaf en abril de este año.


Pero la defensa del título emelesero desde el arranque de campaña en marzo, no pintaba nada bien. Se especulaba que una vez que terminaran su participación en la Concachampions, volverían a ‘la normalidad’ en la liga. Sin embargo, ya estamos a mediados de julio, y todavía no pueden repuntar.

El cuadro Escarlata es penúltimo de la Conferencia Este, con apenas 16 puntos en 18 juegos jugados. De locales ya no son tan fuertes, y de visita son una lágrima. Y sus estelares que habían puesto a la MLS a sus pies en los últimos tres años, como Sebastián Giovinco, Michael Bradley, Jozy Altidore y hasta Víctor Vázquez (quien llego en 2017), no son ni la sombra de esos años.

Orlando, inicio la era post-Kaká, gastando dinero en gente comprobada en la MLS. Tipos como Sacha Kljestan, Orioll Rosell y Justin Meram, que saben poner pases para gol como si se tratara de quitarle el dulce a un niño, pero que también saben definir. Además de contar con jugadores sólidos y con trayectorias importantes como Dom Dwyer y Yoshimar Yotún.

Por si fuera poco, un técnico muy respetado en la MLS como Jason Kreis en el banquillo.


El inicio fue complicado, pero recuperaron terreno con hasta cinco triunfos al hilo. Solo para que todo se derrumbara en pocas semanas.

Los que ya estaban no rinden, los refuerzos se apagaron, a Kreis lo corrieron, y el equipo se enfila a una temporada más sin saber que es jugar los Playoffs. Todo producto de una racha de nueve descalabros consecutivos – desangrado que aún no han logrado contener.

Lo increíble, es que Orlando con lo pésimo que anda, tenga aún así tres puntos más que el multicampeón Toronto.

Los Escarlatas están diluidos en agua, y los Leones son más mansos que un gatito recién nacido.

Si todavía aspiran a algo, aunque sea por orgullo propio, ya no habrá más “la próxima semana levantan”, el momento es ahora, cuando Orlando City reciba el sábado por la noche a Toronto. No para ver quién es más malo, pero para ver quien se aferra a la esperanza que siempre trae consigo una victoria.


RELACIONADOS:MLSToronto FCOrlando City SC