MLS

Toronto venció 1-0 a Vancouver Whitecaps y amarró medio boleto a la Liga de Campeones CONCACAF

El MVP de la MLS Sebastián Giovinco marcó el único tanto de la victoria escarlata ante los Whitecaps.
22 Jun 2016 – 11:37 PM EDT

Con la complicidad del defensa central Kendal Watson, Sebastián Giovinco anotó el único gol con el que Toronto FC dio un paso al frente en busca del título canadiense de fútbol, al dar cuenta de Vancouver Whitecaps, en el partido de ida de la final del corto torneo que da la representatividad canadiense para la Liga de Campeones de la Concacaf.

Fue un triunfo hasta cierto punto sin muchos contratiempos para los torontianos, ante un cuadro de la costa pacífica que llegó sin una propuesta ofensiva clara.

Salvo dos llegadas directas en los primeros minutos del cotejo a la portería de Clint Irwin, por el uruguayo Octavio Rivero, los visitantes fueron incapaces de acercarse con balón dominado hasta el área local.

Toronto, en cambio, presentaba un esquema ordenado desde la zaga hasta los punteros, Giovinco y Mo Babouli, siendo el italiano quien más opciones tuvo de abrir la cuenta con tiros de larga distancia; el habilidoso delantero árabe lo intentó a los 31 minutos, pero su tiro fue bien tapado por Paolo Tonaghi.

Y fue precisamente en uno de esos tiros cómo se produjo la anotación, a los 43 minutos, cuando Giovinco disparó hacia la portería de Tonaghi, el balón pegó en la pierna de Watson y fue a tocar el fondo de la red.

En el segundo tiempo continuó el dominio escarlata y a los 53 el paral izquierdo le negó el segundo gol a Giovinco; Vancouver intentaba armarse desde la media cancha con el chileno Pedro Morales, tratando de repartir balones.

La única oportunidad clara del cuadro albo llegó hasta el minuto 71 con un cabezazo del central Watson, pero el cancerbero local mandó al tiro de esquina.

En las postrimerías del partido Toronto estuvo a punto de aumentar la cuenta en más de una oportunidad, pero el exceso de confianza a la hora de rematar no permitió el gol de la tranquilidad.

Vancouver terminó encerrado en su propia cancha, sólo esperando el pitazo final, confiando que en el partido de vuelta, el próximo 29 de junio, en su propia casa puedan revertir el resultado.


RELACIONADOS:MLS

Más contenido de tu interés