MLS

Toronto FC y Chivas jugarán bajo condiciones climáticas extremas en primera final de Liga de Campeones

El pronóstico meteorológico para el partido de esta noche en BMO Field habla de un frío persistente, fuerte viento y la posibilidad de alguna nevada.
17 Abr 2018 – 4:11 PM EDT

Si bien de manera oficial ya estamos desde hace casi un mes dentro de la primavera, el clima invernal se resiste a abandonar América del Norte. Tanto es así que el partido de ida de la serie final de la Liga de Campeones de la Concacaf entre Toronto FC y Chivas de Guadalajara que se jugará esta noche en el BMO Field (8:15 p.m. ET, Univision Deportes Network) podría jugarse bajo condiciones meteorológicas bastante extremas.


El personal de mantenimiento del equipo canadiense despejó horas atrás la nieve acumulada sobre el terreno de juego.


De acuerdo con el servicio meteorológico del gobierno de Canadá, la temperatura a la hora del partido estará apenas por encima del punto de congelamiento, con vientos de entre 30 y 60 kilómetros por hora. Además, existe la posibilidad de que vuelva a caer nieve antes o durante del encuentro entre 'escarlatas' y 'el Rebaño Sagrado'.

Toronto FC ya ha jugado varios encuentros en las últimas temporadas en medio de situaciones similares. El entrenador de Chivas cree que, pese a la inclemencia de la temperatura, su equipo estará preparado.

"No es fácil adaptarse a este clima cuando estás acostumbrado a otra cosa", explicó Matías Almeyda en la más reciente conferencia de prensa de su equipo. "En Guadalajara tenemos un clima perfecta. El frío se va a sentir. Pero sabemos que nuestros jugadores son de sangre caliente. Así que no nos preocupamos por el clima. Lo que sí me preocupa es el juego del equipo. Toronto FC está acostumbrado a esto, pero este es un partido de once contra once. Esta es una final".

La temperatura para el partido de ida en la semifinal entre Toronto FC y el Club América del 3 de abril fue similar, como así también lo fue en la serie de cuartos de final ante Tigres. En los octavos de final de la Liga de Campeones entre TFC y Colorado Rapids se disputó con una sensación térmica de 26 grados Celsius bajo cero.