MLS

Sergio Rivas, de Chihuahua a la MLS tras brillar en el fútbol universitario de Estados Unidos

El enganche nacido en Parral, fue seleccionado en el SuperDraft de la MLS 2019 por San José Earthquakes y sigue los pasos de Tony Alfaro, mexicano que hoy está en Chivas.
11 Ene 2019 – 4:40 PM EST

Por: Niko Moreno

México, Seattle y el SuperDraft de la MLS tienen una historia que contar en común en las más recientes ediciones de esta selección de futbolistas universitarios con aspiraciones para llegar a la MLS.

En 2016, Tony Alfaro, fue seleccionado por Seattle Sounders. El viernes, le tocó el turno a Sergio Rivas, también nacido en tierras Aztecas y hecho futbolista en la Universidad de Seattle.


Lo de Alfaro ya es una carrera que lo llevo este año de MLS a Liga MX con Guadalajara. Lo de Rivas es un sueño que apenas comienza, a pesar de que lleva un duro camino recorrido desde su cuna en la “Capital del Mundo”, Parral, Chihuahua.

“Mi familia lo es todo para mí y la influencia que han tenido en mi éxito es bastante”, le dijo Rivas a FutbolMLS.com. “Las familias mexicanas se enfocan mucho en enseñar modales, ser respetuoso, agradecido y cosas de ese estilo que a lo mejor algunas personas piensan no son tan importantes, pero terminan siendo gran parte de la personalidad”, aseguró el mediocampista ofensivo seleccionado por San José Earthquakes.

La pasión por el fútbol es natural, aunque su padre Armando fue jugador profesional de boliche y Olivia Torres, su señora madre, llego a jugar de forma semi-profesional baloncesto. La familia la componen además tres hermanos.


Para los Rivas todo comenzó al mudarse de Chihuahua a Albuquerque, Nuevo México, cuando Sergio tenía 7 años. “Trabajaban más de 50 horas a la semana en un restaurante”, recuerda el mediocampista de aquellos inicios y el esfuerzo de sus padres. Una rutina que no solo trajo el dinero necesario a casa sino cualidades como la lucha continua, la entrega total y el aprovechamiento de las oportunidades.

Como aquella que le llegó al ser invitado por la Universidad de Seattle. “Número uno, inmediatamente lo relacioné con Seattle Sounders; número dos, era una institución privada/católica, algo que es bueno para mis aspiraciones escolares; número tres, me dieron una beca entera y eso significaba que tenían mucho interés en reclutarme. Eso me inspiraba a jugar para ellos por la confianza que mostraban en mi”, contó explicando como fue que llegó de Parral a Albuquerque, y luego a Seattle.

Ahí, inicio el primer sueño. Jugando cuatro años como enganche para la Universidad de Seattle, Sergio sumó 19 goles y 27 asistencias, y ayudo a clasificarlos a los octavos de final del torneo de la NCAA, peldaño más alto que ha conseguido esa Universidad en la competencia.


Los visores tanto en la Universidad como en el reciente ‘Combine’ o prueba para jugadores de universidad, identifican a Rivas como sobresaliente por su visión y habilidad para profundizar el juego entre líneas. Otra habilidad que pone en práctica incluso en el día a día. Como le tocó hacerlo para poder aceptar la invitación de MLS a la prueba.

“Tengo que admitir que yo no tenía planeado venir a este SuperDraft porque era muy costoso, contemple el no venir. Fue Justin Sells, mi técnico del club Rush New México quien me convenció, pagó por mi vuelo a Chicago y hasta me dejo quedar en su habitación”, confesó Sergio.

Ahora, un sueño más se cumple pero se abre otra ventana para la lucha. Al ser seleccionado por los Earthquakes, Rivas irá a la pretemporada con el equipo y deberá convencer a cuerpo técnico y directivos para conseguir que le ofrezcan un contrato de mínimo dos años antes de que comience la competencia en marzo de este año.


“Tengo mucha confianza en mí habilidad para adaptarme a la MLS. Yo soy una persona que siempre cumplo las expectativas que me pongo como individuo y si alguien me da la oportunidad, yo me encargaré de llenar esas expectativas.

“Cuando alguien me da una oportunidad y creen en mí, yo prometo alcanzar todas las metas del equipo como lo hice en la Universidad de Seattle”.

De México a Albuquerque, a Seattle y ahora a San José. Un camino de dedicación, familia, y metas por cumplir que aunque hoy celebra, apenas comienza, como lo fuera en 2016 para Tony Alfaro.

RELACIONADOS:MLSSan Jose Earthquakes
Publicidad