publicidad
Brad Evans, molesto con la actitud de sus compañeros en Seattle.

Seattle Sounders y un futuro gris y poco prometedor

Seattle Sounders y un futuro gris y poco prometedor

La temporada de los Esmeraldas hasta ahora es para el olvido, y lo peor es que podrían no haber tocado fondo aún, con indicios de un vestidor roto.

Brad Evans, molesto con la actitud de sus compañeros en Seattle.
Brad Evans, molesto con la actitud de sus compañeros en Seattle.

Seattle Sounders con Sigi Schmid como director técnico, han sido un sinónimo de contendiente al título y constantes clasificaciones a los Playoffs. Parecía solo cuestión de tiempo para que los Esmeraldas se consagraran como campeones de la MLS.

Pero no ha sucedido, a los cuatro trofeos de la Copa Abierta de los Estados Unidos que lucen en sus vitrinas le sigue faltando esa esquiva copa a su lado. Y para colmo de males, el año pasado Portland Timbers se alzó como campeón de la MLS, convirtiéndose en el primer club de Cascadia en lograrlo.

La temporada actual tuvo un pésimo inicio para los Sounders tanto dentro como fuera de la cancha. Obafemi Matins se marchó y tres derrotas en las primeras tres fechas no auguraban un buen año.

Recuperaron algo de terreno en sus siguientes seis encuentros, donde consiguieron cuatro triunfos, un empate y apenas una derrota. El novato Jordan Morris comenzó a robar reflectores, ya que emparejo el record de goles en partidos consecutivos para un debutante.

Pareciera que han pasado años desde entonces, hoy esos resultados tienen tintes de espejismo.

En sus últimos seis partidos de liga en menos de dos meses, Seattle perdió en cinco de sus seis presentaciones. En cuatro de esos partidos ni siquiera pudieran anotar un gol.

Los números de Seattle son los de un desahuciado, necesitan un milagro casi de resurrección para aspirar a meterse a los Playoffs:

publicidad

Tras 15 partidos disputados, son el equipo con más derrotas de toda la liga, con nueve; son la peor ofensiva, con apenas 13 goles anotados (promedio de menos de un gol por encuentro); de visitante son un desastre con cinco reveses en 7 visitas; en casa – que solía ser su fortaleza – tienen el mismo número de victorias que de derrotas; y además son antepenúltimos de la tabla general solo por encima de los coleros de cada conferencia (Chicago Fire, Houston Dynamo).

Lo único que los mantiene a flote es su defensa, que aún se mantiene en el Top 5 en cuanto a menos goles recibidos.

La situación está llegando a tales niveles de presión, frustración y enfado que están haciendo ruido en el vestidor. Los mensajes de sus jugadores en entrevistas y en redes sociales son una clara muestra, y claro que no ayuda cuando hasta uno de los capitanes del equipo y un respetado ex futbolista del club hacen fuertes declaraciones.

Brad Evans cuestionó el esfuerzo y la actitud de algunos de sus compañeros sin mencionar nombres, poniendo en entre dicho que el grupo no jala parejo.

Relacionado
Brad Evans, molesto con la actitud de sus compañeros en Seattle.
El capitán de Seattle Sounders expresó su molestia con la actitud de sus compañeros
Brad Evans tildó a varios de sus compañeros de conformistas y de estar poco comprometidos con el equipo.


El alguna vez goleador de los Sounders y de la selección de los Estados Unidos, Eddie Johnson, no se guardó nada en redes sociales. Asegurando que ha jugadores actuales como el paraguayo Nelson Haedo Valdez, no se le exige lo que se debería exigirle a un Jugador Franquicia de su categoría con la cantidad de dinero que gana y su poca productividad. Incluso, asegurando que en su tiempo, si pasaba dos partidos sin anotar gol lo mataban y eso que el ganaba mucho menos dinero que el guaraní.


Hérculez Gómez publicó una serie de tweets que apuntaban hacia las críticas de la prensa, e incluso para desmentir a Eddie Johnson e indirectamente al mismo Evans.


La situación en Seattle internamente, parece estar a una gota de que el vaso se derrame, es de esos puntos de quiebra en los cuales la línea es muy delgada y solo hay dos opciones: el grupo se une y encaran la adversidad para emerger de entre las cenizas o se hunden con un vestidor roto y en equipo sin rumbo.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad