"No hemos mostrado todavía todo lo que podemos dar", lamentan en un golpeado Toronto FC

El vigente campeón de la MLS -que por momentos recuerda a los buenos momentos de la pasada campaña- dejó ir una cómoda victoria por 0-3 para finalizar el partido ante Columbus con un empate 3-3.

Fue un partido de locos, literalmente. Hasta el minuto 67 del encuentro disputado el sábado en el MAPFRE Stadium, Toronto FC derrotaba con cierta comodidad al local, Columbus Crew, gracias a los goles de Víctor Vázquez, Tosaint Ricketts y Sebastian Giovinco. Pero en algo más de media hora el castillo de naipes que el conjunto canadiense había conseguido armar se desmontó de manera súbita. El club del estado de Ohio igualó el marcador sobre el final, merced a las anotaciones de Gyasi Zardes, Alex Crognale y Federico Higuaín.

Por momentos -y de manera bastante consistente- Toronto FC recordó al equipo que lo ganó absolutamente todo en 2017. Pero, ante la carga del Crew, la solidez escarlata se deshizo. El vigente monarca de la MLS sigue anclado en la anteúltima posición de la Conferencia Este, con tan solo 11 puntos en 12 partidos.

"Hicimos cosas muy buenas, muchas de las cosas que queríamos hacer", señaló Michael Bradley tras el decepcionante resultado. "Nos pusimos arriba 3-0, y teníamos que encontrar la manera de que el partido terminara de ese modo y regresar a casa con 3 puntos. Pero por un montón de razones diferentes no hemos tenido la consistencia y la habilidad para poner todos los elementos juntos a lo largo de 90 minutos. Más que nada, es que no hemos podido mostrar todo lo que podemos dar".

"No pudimos controlar algunas de sus jugadas en los últimos minutos del partido, y no es lo que debería pasar", continuó el capitán. "No fuimos capaces de manejar lo que estaba ocurriendo sobre el final del partido. No nos aseguramos que todas las cosas que habíamos hecho bien durante el transcurso del partido valieran al final del partido. Las cosas no han sido fáciles, pero la mentalidad tiene que ser la misma. Tenemos que intentar seguir avanzando. Es la única forma de salir de una situación como esta".

"Esto es lo que es", culminó Bradley, con cierta resignación. "Sabemos que hemos hecho alguna cosas bien. Sabemos que otras cosas tienen que mejorar. Tenemos que asegurarnos de sumar más puntos en los próximos partidos. Todavía quedan por jugarse dos tercios de la temporada. Hay una razón por la que no se entregan trofeos después de 11, 12 o 13 partidos. Por supuesto, esto no tiene para nada que ver con el inicio de temporada que habíamos imaginado. Pero todavía queda todo por jugarse".


La preocupación estuvo presente en el análisis del entrenador Greg Vanney. "Ellos comenzaron a desesperarse y a acumular gente arriba. Pasaron a un sistema de 3-4-3 y se comprometieron a volver a meterse en el partido. Para mí lo que ocurre es que nosotros no sabemos ajustar nuestra mentalidad cuando ese tupo de cosas ocurren".

"Cuando eso pasa tenemos que seguir atacando y jugando entre líneas. Por alguna razón seguimos poniéndonos presión, nos seguimos poniendo en problemas. Los tres goles de Columbus llegaron de la misma manera. No es la primera vez que pasa. Como grupo tenemos que entender que hay que respetar el partido, y entender lo que el partido está determinando y no está explicando. Y no lo hicimos hoy. Nos quedamos de la misma manera, pero el partido había cambiado completamente. Necesitábamos cambiar la mentalidad y ganar el partido. Necesitábamos adaptarnos al partido, pero no nos adaptamos a él".


El signo positivo es que mientras el marcador estaba 3-0 Toronto FC logró parecerse a la mejor imagen brindada en 2017. "Seguro", replicó Vanney. "Pero la diferencia entre el partido de hoy [por el sábado] y lo que hacíamos hace un año es que hoy hubiéramos ganado el partido. A veces el partido no puede ser hermoso, pero sí puede ser efectivo. Eso es lo que tenemos que revisar. No es la primera vez que perdemos dos puntos en una manera similar".


RELACIONADOS:Toronto FC