MLS

Mike Grella, el jugador más maradoniano de la MLS en la actualidad

El atacante neoyorquino fue considerado como uno de los tres mejores fichajes de la MLS en 2015, junto a Sebastian Giovinco y Didier Drogba.
22 Jun 2016 – 5:37 PM EDT

NUEVA YORK - Con 28 años -una edad de futbolista experimentado- finalizó la temporada 2015 como una de las grandes revelaciones de la MLS.

¿Extraño, no? No es el único detalle peculiar en la carrera profesional de Mike Grella, héroe silencioso y, cada vez más, un jugador de culto para los aficionados de New York Red Bulls y del resto de la liga.

Hasta su arribo al club de Nueva Jersey el atacante de Glen Cove, Nueva York, nunca había podido mostrar su fútbol en la Major League Soccer, pese a que contaba con todos los boletos para destacar en el máximo circuito del fútbol profesional de su país. En el SuperDraft 2009, Grella fue elegido por Toronto FC, pero el entonces joven talento decidió empacar sus cosas para ir al Leeds United de Inglaterra e iniciar un periplo de seis años en equipos del Reino Unido y Dinamarca.

Fue en 2014 cuando regresó a Estados Unidos. Carolina RailHawks de la NASL (considerada como la segunda división norteamericana) fue el equipo que lo recibió, y en el que completó una temporada bastante satisfactoria. Al finalizar ese año la vida de Michele Grella estaba dando un vuelco definitivo. Con 27 años el atacante de raíces italianas -confeso hincha de la Juventus, además- estaba preparado para abandonar el fútbol.



“Estuve a una semana de dejarlo”, comentó Grella meses atrás a FutbolMLS.com. “Mi esposa estaba embarazada. La vida en New York no es barata. Tenía que conseguir un trabajo estable, y si eso implicaba tener que dejar el fútbol, estaba preparado para hacerlo”, recordó el futbolista.

Las perspectivas de un temprano retiro se hicieron más concretas cuando en enero del año pasado se presentó en New York City FC (donde llegó a entrenar junto a David Villa y RJ Allen) pero, tras una breve prueba, fue rechazado.



La insistencia de su familia y su renovada fe -Grella es un devoto cristiano- lo empujaron a hacer un último intento. El delantero viajó a Orlando, donde fue admitido a prueba por Jesse Marsch, el técnico recién llegado a unos Red Bulls que se preparaban para una transformación trascendente.

“Esa oportunidad me llegó cuando verdaderamente estaba en la última parte de mi búsqueda”, admitió el futbolista.

El club taurino comenzaba una nueva vida. Dejaba de lado la política de fichajes estelares como los de Thierry Henry, Rafa Márquez y Tim Cahill para convertirse en una franquicia más austera e -los resultados lo demostrarían- igualmente exitosa. Grella estuvo en el lugar justo y en el momento exacto. El neoyorquino había jugado la mayoría de su carrera como delantero centro, pero bajo el sistema de Marsch se estrenó como extremo por izquierda, una posición en la que marca enormes diferencias en la MLS.



Con 9 goles en 33 partidos en 2015 (entre ellos el tanto más rápido en la historia de la liga), Grella fue una de las piezas fundamentales del RBNY que llegó a la serie final de la Conferencia Este y ganó el Supporters’ Shield. El atacante -un desconocido pocos meses antes- finalizó el año votado como uno de los tres mejores fichajes del año pasado, junto a Sebastian Giovinco y Didier Drogba.

Tras un comienzo de la temporada 2016 bastante irregular, hoy los Red Bulls vuelven a ser uno de los mejores equipos de la liga. Con un puñado de partidos como invicto y cinco encuentros (sumando su participación en la MLS con la U.S. Open Cup) sin recibir goles los hombres de Jesse Marsch vuelven a conformar un plantel temible para cualquier rival dentro de la liga.



Y Mike Grella -elegido horas atrás como el futbolista de la Semana 15 de la temporada regular- sigue siendo extremadamente importante. El pasado fin de semana, en un encuentro que se había complicado enormemente para el conjunto taurino, el rubio delantero fue determinante y con sus dos goles le dio la victoria a su equipo. Seis goles en 15 partidos, que ya proyectan una temporada con un rendimiento visiblemente superior a la del año pasado.

El rubio delantero dice que aprendió todo lo que sabe de fútbol mirando juegos de la Serie A italiana en su casa, cuando era pequeño. ¿Habrá visto viejos partidos de Diego Maradona? El neoyorquino sorprende con la cantidad de recursos técnicos que tiene a su disposición. Como señaló recientemente su entrenador Grella 'juega fácil', sin complicaciones, cuando la situación lo amerita. Cuando las cosas se complican 'Magic Mike' saca conejos de su galera, en forma de caños, sombreros, rabonas y ruletas.

Los hinchas de RBNY gustan identificarlo con el apodo de 'Grelladinha', y buscan identificarlo con el icónico talento brasileño. Desde aquí proponemos en cambio comenzar a usar como nickname 'Grelladona'. Su impronta, sus arranques con su pie zurdo (aunque para nada es un negado con la derecha, como pasaba con Diego), y su imaginación para resolver en fracciones de segundo más de una vez consiguen que Grella nos recuerde más al 'Pibe de Oro' que a cualquier otro astro del fútbol internacional.

Los Red Bulls cambiaron la vida de Grella cuando todo indicaba que su carrera como futbolista estaba terminada. Y Mike se convirtió en un héroe inesperado, una figura a la que nadie tenía en su presupuesto. Uno de los diez mejores futbolistas de la MLS en 2015 en momentos en los que era acreedor de uno de los sueldos más bajos de todo el circuito profesional.



La vida de Grella sigue cambiando. Menos de un día atrás fue padre de Liliana, que será la hermana menor de Mike Grella III, su primogénito. De un oscuro paso por escalones menores del fútbol europeo a ser un futbolista respetado y apreciado en la MLS. El 13 de RBNY, un hombre de palabras sinceras, se define como un hombre feliz. Sus goles y su capacidad de influir en el resultado final de cualquier partido son testimonio de su buen momento personal.


RELACIONADOS:MLSNew York Red Bulls

Más contenido de tu interés