MLS

La Conferencia del Oeste tradicionalmente es más fuerte, pero la del Este parece estar mejor este 2016

Los cinco máximos goleadores de la MLS juegan en equipos de la Conferencia del Este, que crece con la trascendencia del New York Derby.
5 Ago 2016 – 5:25 PM EDT

Habitualmente se suele comentar que en la Conferencia Oeste están los mejores equipos de la MLS y que -por ende- esa es la mejor zona de la liga. Y el análisis histórico de las últimas diez temporadas de la liga da bastante la razón a esa forma de pensar.

Solamente un equipo del Este -Columbus Crew- se quedó con el título de liga desde 2006 en adelante. Los otros campeones en la última década (Houston Dynamo, Real Salt Lake, Colorado Rapids, Los Angeles Galaxy, Sporting Kansas City y Portland Timbers) son franquicias que actualmente compiten en el Oeste.

Pero -en un proceso que puede haberse iniciado un par de temporadas atrás- la Conferencia Este muestra en la actualidad una paridad de fuerzas y una lucha intestina que no existe en este momento en la región occidental de la Major League Soccer, donde FC Dallas domina la escena casi a su antojo.


Por supuesto, el Oeste cuenta con grandes equipos en 2016. Además del cuadro de Óscar Pareja está Colorado Rapids, la primera gran sorpresa de la MLS este año, que hasta hace una semana acumulaba un invicto de 15 jornadas. También está el que siempre está; como es costumbre LA Galaxy calienta motores en la segunda mitad del año para preparar una entrada por todo lo alto a la postemporada.

Y -después de eso- encontramos en el Oeste a una serie de equipos que por puntaje y performance perfectamente podrían estar metidos en la Conferencia Este. Sporting Kansas City, Real Salt Lake, Vancouver Whitecaps y Portland Timbers alternan buenas y malas. Y la gran sorpresa y decepción es el presente de Seattle Sounders, un equipo grande que busca de manera desesperada una recuperación que le permita ilusionarse con un octavo año consecutivo de lucha en los Playoffs.

En el Oeste desde el primero (FC Dallas) al quinto clasificado (Real Salt Lake) hay un salto de diez puntos. En el Este la diferencia entre New York City FC y Montréal Impact es de apenas seis unidades, y la competición entre los equipos líderes es mucho más encarnizada.
El líder NYCFC encontró en 2016 una solidez desconocida en 2015, su temporada de debut. Pero -aún así- se volvió en un equipo totalmente vulnerable en dos de los tres clásicos locales frente a los Red Bulls, el tercero en la tabla de la Conferencia. Philadelphia Union -la otra gran sorpresa de la primera mitad del año- ha sido verdugo de varios de sus vecinos y rivales dentro de la región.


De hecho, el buen desempeño del equipo de Jim Curtin avivó como nunca antes los enfrentamientos del Union ante los dos equipos neoyorquinos y D.C. United. La explosión de rendimiento del club de ‘la Ciudad del Amor Fraternal’ puede haber sido la chispa que inició el fuego en la batalla casi caníbal que semana a semana se desata a la vera de la carretera Interestatal 95, donde buena parte de los protagonistas de la Conferencia Este están radicados.

“En la Conferencia Este cada partido es una batalla”, dijo recientemente Jesse Marsch, entrenador de los Red Bulls, que reconoce que este año la competencia en la región está en aumento. Otro factor determinante para conseguir el estado actual de las cosas es el buen momento que exhiben los equipos canadienses de la región, Montréal Impact y Toronto FC. De la mano de sus jugadores franquicia -Sebastian Giovinco en el cuadro escarlata, Didier Drogba e Ignacio Piatti en el equipo de la Flor de Lis- los canadienses están más fuertes que nunca en su historia dentro de la MLS.

¿Más pruebas de la que Conferencia Este tiene este año más que ofrecer que su par del Oeste? Los cinco máximos goleadores de la liga -David Villa, Giovinco, Piatti, Bradley Wright-Phillips y Cyle Larin- juegan en equipos del Este. Y en la ventana de transferencias que acaba de cerrar los equipos del circuito oriental fueron los más activos de la MLS.


Philadelphia Union sumó al seleccionado estadounidense Alejandro Bedoya y a Charlie Davies. Los Red Bulls incorporaron a Daniel Royer y Omer Damari, llegados desde el fútbol de Europa. Y D.C. United movió cielo y tierra para fortalecer a su plantel con algunos jugadores llegados desde sus rivales más cercanos.

La Conferencia Este vive una época de competitividad y fortaleza a la que no estamos acostumbrados. La normativa de la liga, que obliga a los equipos a enfrentar de manera más frecuente a sus rivales más cercanos, no ha hecho más que hacer más aguerrida la batalla.

El Este intenta aprovechar la aparente debilidad que muestran en este momento varias de las franquicias del Oeste. Los choques entre equipos de la Costa Este -empujados por el New York Derby- son cada vez más impactantes. También cada vez más entretenidos y relevantes dentro de la liga.

¿Llegó la hora de que la Copa MLS se quede -después de mucho tiempo- en manos de un club de la Conferencia Este?


RELACIONADOS:MLS

Más contenido de tu interés