La afición de Atlanta está para un récord: el equipo de 'Tata' Martino congregó a más de 72.000 hinchas

La nueva marca histórica del equipo rojinegro y de toda la MLS se estableció el último fin de semana, durante la victoria por 3-1 sobre D.C. United.

La noticia no contó con la trascendencia que merece. Y eso muy probablemente se debe a que desde su entrada a la MLS Atlanta United ha acostumbrado a todo el ambiente de la liga a este tipo de marcas trascendentes. Lo cierto es que el pasado domingo el equipo del estado de Georgia congregó a 72.035 aficionados para su primer partido como local de la temporada 2018 en el Mercedes-Benz Stadium.

La franquicia de Atlanta cuenta con un estadio gigantesco, es verdad. Pero tener esa capacidad disponible no asegura que la respuesta del público sea masiva, como habitualmente lo es cada vez que allí actúa el cuadro de 'las Cinco Bandas'. No solo el equipo estableció un nuevo récord histórico dentro de la Major League Soccer, sino que rompió la marca establecida en octubre de 2017 (71.874 espectadores), cuando Atlanta United recibió allí a Toronto FC.

Las cifras que amasa el club estadounidense son la envidia de sus pares de liga, y causan impacto fuera de las fronteras de la liga norteamericana. La entrada del último fin de semana estuvo apenas por debajo de la multitud que se congregó horas atrás en Inglaterra para presenciar un clásico histórico como es un partido entre Manchester United y Liverpool (con 74.855 aficionados en Old Trafford).

Desde su primer partido oficial en la MLS -inicialmente en el Bobby Dodd Stadium, que fuera su hogar antes de la apertura del Mercedes-Benz Stadium- Atlanta United ha sido un innegable fenómeno deportivo y un todavía mayor fenómeno social. El equipo cuenta en Gerardo Martino a un entrenador reconocible y apreciado por gran parte del público internacional. Pero una parte importante de la devoción que manifiesta la afición local por el club se deba en la visión revolucionaria que el equipo aplicó en sus políticas de fichajes. Sus jugadores franquicia son jóvenes, sudamericanos, talentosos y carismáticos. En muy poco tiempo, Miguel Almirón y Josef Martínez se convirtieron en símbolos, no solo para su equipo, sino para la liga al completo.

Por coincidencia o imitación, el 'efecto Atlanta' en 2018 se siente en toda la MLS. Salvo contadas excepciones, casi todos los equipos de la competición estadounidense se volcaron hacia esta nueva clase de figuras. Atlanta abrió el camino que hoy muchos siguen sin chistar. El camino hacia una MLS más atractiva y moderna en términos futbolísticos.


¿Explica eso el frenesí de la fiel afición de Atlanta United? En una gran parte, sí. Pero siempre queda ese intangible, ese 'factor X' que hace que este tipo de fenómenos tengan un componente algo irracional. La pasión no es explica, no entra dentro de la lógica ni de las explicaciones bien justificadas. El propietario Arthur Blank, el presidente Darren Eales y el secretario técnico pulsaron los botones adecuados para desatar el fenómeno, seguramente sin tener conciencia cabal de todo lo que les esperaba cuando un año atrás pusieron sobre la cancha a su primer once.

De manera automática, la afición de Atlanta United rivaliza con algunas de las hinchadas más establecidas y apasionadas en la MLS, como las de Seattle Sounders o Portland Timbers, o con situaciones más modernas pero de alto empuje, como la que se vive en Toronto. Sobre el terreno de juego, el equipo rojinegro genera muchas cosas; desde las tribunas, la afición está a la par de sus jugadores.


RELACIONADOS:Atlanta United FC