MLS

Hermanos Dos Santos se concentran en un mejor Galaxy después de un año para el olvido

Con la peor temporada de su historia en las manos, el equipo de Gio y Jonathan dos Santos piensa ya en 2018. "Hay que aceptarlo como una transición", dice Gio
29 Sep 2017 – 5:48 PM EDT

El LA Galaxy empieza esta semana el cierre de la peor temporada de su historia en términos de estadísticas, y con su eliminación de la posibilidad de acceder a la postemporada de MLS. Analizamos el momento con los hermanos Giovani y Jonathan dos Santos.

“Ha sido una temporada bastante complicada, pero tenemos que seguir trabajando y sumar desde ahora las cosas que servirán para el año que viene”, dijo Giovani, no solo el mayor sino el que más tiempo tiene en el equipo de Los Ángeles.

Jonathan, recién llegado al LA Galaxy este verano, dice estar viviendo una experiencia nueva. “Nunca había estado en esta situación”, dijo el menor de los dos Santos. Y explicó las sensaciones. “Te sientes frustrado, el hecho de no ganar ningún partido, estar sufriendo muchas faces del partido es difícil”.


Sin embargo, los dos esperan que las cosas cambien para bien y aceptan que en este 2017, el equipo tocó fondo.“Ahora todo lo que venga va a ser positivo. Ha sido un año complicado para todo el mundo y de aquí solo nos queda mejorar como equipo”, apuntó Gio.

Concepto en el que Jonathan está de acuerdo, “cuando tocas fondo lo único que te queda es revolcarte o salir adelante”.

Estar juntos les ayuda a manejar la frustración. “Lo hemos hablado con mi hermano y tratamos de ser positivos y pensar que no hay que bajar los brazos”, dijo el menor de los dos Santos.

Gio por su parte acude a la experiencia, “es complicado ver a un club como el LA Galaxy en esta situación. Pero a todos los clubes del mundo les ha pasado este tipo de situaciones”.

De cara al futuro, el delantero cree que lo importante es determinar lo que ha pasado este 2017. “Hay que tomarlo como lo que es, un año de transición en el que han cambiado muchas cosas y sabemos que el que viene será totalmente diferente”.


Jonathan no reniega de su decisión de venir a Los Ángeles, y entiende que el camino que traía el equipo era difícilmente revertible.“Yo sabía que el equipo estaba mal y que mucho no iba a cambiar con mi llegada”.

“Al final, para ganar algo se necesita un conjunto de al menos 16 o 17 jugadores metidos en lo mismo y por más que se intentó, no se pudo”, explicó Jona.

Los recientes dos encuentros y los pocos que quedan deben ser base para lo que el LA Galaxy pretenda trabajar en 2018 y los dos Santos lo saben.

“Como profesionales tenemos que dar nuestro 100 por 100, y físicamente tenemos que darlo todo dentro del campo”, indicó Giovani.

Incluso aceptó que lo darán todo a pesar de que corran riesgo de cara a sus compromisos de selección. “Sabemos que corremos el riesgo de que pueda pasar cualquier cosa en un partido, pero cuando la pelota rueda no pensamos en eso”.


Para Jona la experiencia sigue teniendo rasgos importantes, a pesar de que insiste en que nunca había vivido una racha tan negativa de resultados. “De estas cosas se aprende, te ayuda a ser más fuerte”.

Y de cara a lo que queda tiene un solo plan, “seguiremos intentando acabar de la mejor manera porque al fin y al cabo estamos defendiendo un gran club que es el LA Galaxy, que tiene mucha historia. Pero es cierto que se sufre en esta situación”.

En el terreno de juego, la complicada situación ha hecho que los dos Santos intenten aportar en varias posiciones, la más reciente, con Gio de referencia en el ataque y Jonathan por el centro del mediocampo justo detrás de su hermano.


“Mis cualidades son más ofensivas que defensivas, y me he adaptado a lo que se necesite. Creo que poco a poco vamos a ir encontrando esa química entre todos de cara al año entrante”, explicó Giovani.

El menor de los dos Santos tiene claro su papel aún en los cambios de postura. “Yo disfruto las tres posiciones del mediocampo, cualquiera es natural para mí”.

Pero a renglón seguido casi que aceptó que se quiere ver en el futuro como lo ha estado usando el entrenador Sigo Schmid recientemente, “es cierto que me gusta ser más ofensivo, llegador, tener la sensación de estar cerca del área y a lo mejor dar el último pase”.

2017 quedará en los libros como una temporada para el olvido en el LA Galaxy, el 2018 deberá ser el año en el que los Dos Santos sean la manija del equipo camino a su resurrección.


RELACIONADOS:MLSLA Galaxy

Más contenido de tu interés