MLS

Comienza la 'era Kaku' en New York Red Bulls: Alejandro Romero Gamarra, listo para debutar en MLS

El jugador franquicia de 23 años -que podría debutar el sábado en la MLS- suma más de 100 partidos en Huracán y la selección Sub-20 de Argentina.
16 Feb 2018 – 12:59 PM EST

La prolongada novela invernal que finalmente lo depositó en la MLS concluyó hace unas semanas. Alejandro 'Kaku' Romero Gamarra es parte del plantel de New York Red Bulls (ya disputó algunos minutos en la Liga de Campeones de la CONCACAF con el cuadro 'taurino') y se prepara para debutar el sábado en la liga estadounidense frente a Portland Timbers.

'Kaku' es dueño de un notable talento y visión de juego, motivos por los cuales el Cruz Azul de la Liga MX se interesó en sus servicios. Un zurdo por naturaleza que juega por cualquiera de las dos bandas e incluso puede aportar como número diez, detrás de dos delanteros. Las expectativas de los Red Bulls con respecto a su nueva figura son máximas, y es uno de los jóvenes sudamericanos que apuntan a ser protagonistas en la MLS 2018. Esta es su historia.

Alejandro cumplió 23 años el pasado 11 de enero. Nació en Ciudadela (al Oeste del Gran Buenos Aires) en la zona vecina a Fuerte Apache, sector reconocido por ser el lugar de nacimiento de Carlos Tévez y varios otros importantes futbolistas argentinos.


‘Kaku’ tiene 11 hermanos. De los mayores ninguno logró jugar fútbol de manera profesional, mientras que los dos menores intentan el sueño, al igual que una de las mujeres de la casa. Franco ‘Tata’ Romero es un volante de creación que crece en la academia de Huracán; mientras que el menor de todos se forma en las divisiones inferiores de River Plate.

Y fue precisamente el club de la banda cruzada al primero que intentó llegar ‘Kaku’ como un chico con sueños de triunfar.Tenía cerca de 10 años cuando se probó en River Plate y luego en Vélez Sarsfield. Romero no logró tener mucha oportunidad de demostrar que podía quedarse y terminó por no ser llamado en ninguno de los dos equipos.

Para esa época, ‘Kaku’ jugaba en un club local denominado Jorge Nuvelín y el entrenador, tras ver los resultados de las pruebas, decidió llevarlo a Huracán, en donde no solo se quedó y vivió en la pensión del equipo, sino que 'el Globo' se convirtió en la institución donde debutó como profesional en agosto de 2013.

Ese entrenador juvenil fue el creador del apodo ‘Kaku’ cuando intentaba llamar a Alejandro comparándolo con el brasileño ‘Kaká’. El talento que le generó ese apodo le llevó rápidamente a la primera división del futbol Argentino.


Antonio Mohamed (hoy entrenador de Rayados - Liga MX), fue quien lo llevó al primer equipo cuando Alejandro apenas jugaba en Sexta División. Así, ‘Kaku’ se saltó el proceso que normalmente pasa a los jugadores de Sexta a Quinta, Cuarta y Reserva, antes de llegar al equipo profesional.

Alejandro ha dicho que la familia Mohamed fue muy importante en su carrera, tanto que la esposa de Antonio (Patricia) le ayudaba con dinero cuando él vivía en la pensión de Huracán y la plata no le alcanzaba para lo básico.

‘Kaku’ debutó como titular en Huracán nada más y nada menos que en Copa Libertadores, ante Alianza Lima (Perú). Su equipo venció 4-0 y Alejandro anotó uno de los goles. Ese juego sin embargo, ya no fue bajo la dirección de Mohamed sino de Néstor Apuzzo, otro gran influenciador en la carrera del zurdo amante de los túneles para evadir rivales. Alejandro ha contado que estando en la academia de Huracán sufrió una lesión que le hizo pensar en dejar el fútbol. Pero la insistencia y el cuidado de Apuzzo (director de las inferiores para entonces) y el apoyo de su madre le hicieron desistir de la idea y trabajar más duro para recuperarse.

El tiempo le dio la razón a sus motivadores, ‘Kaku’ no solo llegó a primera sino que representó a Argentina en el Mundial Sub-20. Alejandro tiene enmarcadas las dos camisetas: el debut con Huracán y la primera que usó con Argentina Sub 20).

Durante los más recientes dos años, Alejandro fue pieza fundamental de las grandes actuaciones de Huracán y el regreso del reconocimiento internacional al club.

Las tristes que no lo doblaron

El 10 de febrero de 2016 los logros estuvieron a punto de desplomarse. Huracán jugaba la ronda preliminar de Copa Libertadores en Venezuela ante Caracas FC. El equipo ganó la llave y clasificó a la zona de grupos del torneo. Pero cuando regresaban del hotel al aeropuerto en Caracas, el bus se volteó en la carretera a 120 kilómetros por hora. Afortunadamente, ‘Kaku’ salió ileso. Sin embargo dos compañeros salieron seriamente heridos (Patricio Toranzo y Diego Mendoza), así como un miembro del cuerpo técnico.

El 2017 no estuvo libre de dolores para Alejandro. Gladys, su mamá, falleció en septiembre luego de una larga enfermedad. Para los Romero Gamarra la madre era pieza clave en el núcleo familiar. Ella estaba en la tribuna en prácticamente todos los partidos de ‘Kaku’ con Huracán como local.


El 28 de octubre, tras sufrir el duelo, ‘Kaku’ pudo cerrar el ciclo de dolor con un gol (victoria 4-0 ante Lanús). Alejandro marcó y
corrió a llorar y señalar al cielo para ofrecer el tanto a su madre, marcando así una celebración casi continua de ahí en más.

Dejar Huracán no fue una decisión difícil para el atacante. Jugó más de 100 partidos para el equipo tanto en torneo local, Copa Libertadores, Copa Sudamericana y Copa Argentina. ‘Kaku’ se coronó en Copa Argentina (2013-2014) y Super Copa Argentina (2014). Con 1 metro 71 centímetros de estatura, 147 libras de peso, ‘Kaku’ está casado con Karen y es padre de un niño y una niña llamada Catalina, quien nació un mes después de la muerte de la mamá de Alejandro.

Un virtuoso con la pelota, que ha luchado para llegar donde está, que es el faro de una larga familia y que a pesar de las dificultades es descrito por compañeros y ex entrenadores como un hombre de gran espíritu, que le gusta estar de buen ánimo y hacer disfrutar a sus compañeros en el camerino. Ese es el ‘Kaku’ que espera darle alas al New York Red Bulls.


RELACIONADOS:New York Red BullsHuracán
Publicidad