El NYCFC de 'Dome' Torrent: los objetivos de siempre, nuevas formas para conseguirlos

El flamante entrenador del conjunto celeste impone de a poco su estilo, que varía en la ejecución del modelo impuesto por Patrick Vieira.

Domènec Torrent debutó como entrenador de New York City FC el sábado 24 de marzo, apenas horas después de haber llegado a territorio estadounidense. Una primera prueba con bastante riesgo, pero que finalizó con remontada y victoria por 2-1 ante Toronto FC, el campeón vigente de la MLS.

El técnico catalán -veterano de mil batallas en las principales ligas del fútbol europeo- ofrendó ese triunfo a su predecesor, Patrick Vieira. Pocos días antes el francés había dejado al equipo celeste encaramado a las primeras posiciones de la Conferencia Oeste para hacerse cargo del OGC Nice, de la primera división del fútbol galo. Torrent prometió una transición sin fisuras, y reconoció el trabajo del mítico exvolante.

"Patrick tiene la misma idea de fútbol que el City Football Group [el grupo inversor que controla a Manchester City y NYCFC]", dijo Torrent en ese momento. "El 90% de la idea de Patrick es la que yo comparto. Haremos algunos pequeños cambios, pero en general el equipo seguirá más o menos igual".

Y 'Dome' -en términos absolutos- cumple con su palabra. NYCFC sigue siendo un equipo con una evidente vocación ofensiva, al que le gusta tratar bien a la pelota, jugar con velocidad y buscar el resultado. Pero la escuadra celeste, partido tras partido, muestra de manera más fiel el sello de su nuevo cuerpo técnico. De innegable corte 'guardiolista'.

Antes de llegar a la MLS, Domènec Torrent fue el asistente principal de Pep Guardiola en el FC Barcelona, el Bayern Munich y Manchester City. Más de una década de trabajo en conjunto -en el marco de una sólida relación de amistad- que se vio coronada por varias conquistas al máximo nivel. Todo el pensamiento futbolístico de Torrent está imbuido por lo que Guardiola pone en práctica. Y, quienes lo conocen bien, aseguran que Pep ha tomado mucho de la visión del juego que Domènec imprimió en los equipos en los que han trabajado juntos. Torrent -en propias palabras de Guardiola- fue mucho más que un técnico asistente.

En gran medida, cuando Torrent habla del estilo de Guardiola, habla de sí mismo y de su forma de entender el fútbol. "Es un gran error pensar que Guardiola solo quiere tener la posesión de la pelota", comentó tras el mencionado 2-1 ante Toronto FC. "Con él, si puedes ser rápido, ser directo... tienes que serlo". Los futbolistas de New York City FC lo saben de primera mano.

Tras el triunfo ante el cuadro escarlata llegó una derrota como visitante en la visita a Chicago Fire. Y pocos días después, el tercer clásico del año ante Red Bulls, un equipo que hasta ese entonces había causado enormes dificultades a NYCFC, traducidas en goleadas recientes. Torrent predispuso a su plantel para un partido duro, de roce, en el que era vital cortar la racha de victorias taurinas. Y lo logró con un agónico 1-0 el domingo por la noche.

"Mi mensaje fue que si querían ganar el partido tenían que pelear cada pelota, cada segundo del partido", explicó el catalán. "Lo más importante fue no perder ningún duelo ni entregar el control del partido". Fue una victoria 'fea' (nadie alabó la calidad del juego), pero que sirvió en varios frentes para New York City FC. Fueron tres puntos que, además, se consiguieron sin los dos delanteros más definidos del equipo: David Villa y Jo Inge Berget.

Balones largos, espacio para la carrera, volantes veloces. Con apenas un par de semanas de diferencia, NYCFC no fue del todo reconocible al de la ya finalizada gestión de Vieira. "Me gusta jugar con pases y la posesión de la pelota, pero tuvimos que hacerlo así ante Red Bulls", definió el entrenador. La idea se ajusta a la necesidad, al estudio profundo del rival y a la potencialidad del plantel propio. El final de cada partido implica el estudio inmediato del siguiente contrincante en el programa.

El siguiente eslabón fue el duelo del miércoles por la noche, ante Montréal Impact. Tras una primera mitad bastante anodina, la escuadra neoyorquina soltó su potencial en el segundo tiempo. A las ausencias de Villa y Berget, se sumó en esta ocasión la de Ismael Tajouri-Shradi, otras de las grandes cartas anotadoras del equipo.

Haciendo gala de una profunda posesión de la pelota, el balón circuló a toda velocidad por la cancha. "Con la pelota en tu poder, puedes jugar simple. Pasas la bola rápido y la sigues manteniendo". Un circuito dinámico, con un dibujo táctico quizás más dinámico aún. ¿Defiende con 4 o con 3 hombres NYCFC? ¿Con cuántos ataca? Fue difícil encasillar la idea, dar con el dibujo correcto. Pero quizás lo que más se pareció a lo que se vio en la cancha durante buena parte del partido fue un 3-3-3-1.

Ben Sweat y Anton Tinnerholm, en turnos, se fueron al ataque. Para unirse al doble pivote del centro del campo, integrado por Alexander Ring y Ebenezer Ofori. Maxi Moralez y Tommy McNamara ('falsos' 10 y 'falsos' 9), entraron y salieron de posiciones de ataque todo el tiempo. Jesús Medina y Rodney Wallace abrieron espacios por las bandas para que los volantes entraran con libertad. Los jugadores que se sumaron desde el banco -Ronald Matarrita y Jonathan Lewis- se insertaron en el sistema y anotaron sendos goles.

En poco tiempo, NYCFC aprendió a hacer cosas diferentes (quizás cosas similares, pero hechas de manera diferente). Mérito del cuerpo técnico o de un plantel abierto al cambio. ¿Lo sabremos alguna vez? "La intención era crear espacio detrás de los centrocampistas de Montréal", manifestó Torrent. "Fuimos capaces de crear ese espacio, y gracias a eso pudimos hacer 10 o 12 pases. Eso es muy importante para nosotros. Esa es la manera en la que prefiero jugar. Con dos futbolistas especiales para mí en este momento, como Jesús Medina y Maxi Moralez. Es muy difícil que ellos pierdan el balón. Ellos retuvieron la pelota y nuestros extremos entraron a sus espaldas".

NYCFC no olvida a Patrick Vieira y los grandes momentos de fútbol que entregó a la afición como director del equipo. Pero hoy la camiseta celeste propone algo nuevo. ¿'Guardiolismo' en alta concentración? Tal vez. En todo caso, 'torrentismo' sería un término más justo con la realidad.

RELACIONADOS:New York City FC