MLS

"Cuando me hablan de NYCFC lo primero que siento es odio", asegura delantero de Red Bulls

Sin pelos en la lengua, Bradley Wright-Phillips 'calentó' el clásico del próximo sábado frente al conjunto celeste.
21 Jun 2017 – 3:30 AM EDT

NUEVA YORK, N.Y. -- A pocos días de la primera Jornada de Clásicos de la temporada 2017 de la MLS los protagonistas del derbi de 'la Gran Manzana' -los Red Bulls y New York City FC- hablaron de sus sensaciones de cara al trascendental encuentro del próximo sábado. El primer turno fue para el conjunto afincado en Nueva Jersey.

El encargado de abrir el fuego en la escuadra taurina fue el delantero Bradley Wright-Phillips, quien optó por la frontalidad. “¿Honestamente? Cuando me hablan de New York City FC lo primero que siento es odio”, expresó el atacante a los periodistas que el martes se congregaron en las oficinas de la Major League Soccer.


Jornada de Clásicos con estrellas; éstos son los futbolistas a seguir el fin de semana

Loading
Cargando galería

“Realmente, es un equipo que no me gusta”, continuó el delantero inglés, ganador del Botín de Oro en la temporada 2016 de la liga. “Se supone que nuestros equipos se tienen que odiar entre sí. NYCFC no me cae bien desde el primer partido que tuvimos contra ellos”, agregó. “Cada enfrentamiento se vive dentro de una atmósfera bastante hostil”.

Bastante más diplomático se mostró el capitán Sacha Kljestan. “New York City FC es hoy un mejor equipo que en temporadas anteriores”, dijo el volante. “Tienen mayor movilidad en el centro de la cancha, presionan mejor cuando recuperan la pelota y cuentan con una alta condición atlética”.


Los Red Bulls -acostumbrados a ser un equipo dominante en la Conferencia Este en las últimas temporadas- no comenzaron el curso 2017 de la mejor manera, pero sí han dado señales de recuperación en sus últimos dos partidos: la victoria como visitante por 2-0 ante Philadelphia Union -con goles de BWP sobre el final del encuentro- y el triunfo por 1-0 contra NYCFC en la cuarta ronda de la Copa Abierta de Estados Unidos.


El club de Nueva Jersey llegará al clásico del próximo sábado (1:30 pm ET, FOX Deportes) con 23 puntos en 16 encuentros de la temporada regular disputados, cuatro unidades menos que las que hasta el momento cosechó el conjunto celeste.


NYCFC, el mayor rival

El ‘Derbi del Río Hudson’ o el ‘Clásico Neoyorquino’ nació en 2015, con el ingreso de New York City FC a la liga. La rivalidad se propagó de inmediato, y para los futbolistas de los Red Bulls ya es la más importante del club, dejando en un segundo lugar al histórico enfrentamiento con D.C. United, vigente desde el nacimiento de la liga.


“Con D.C. tenemos un montón de historia en común”, dijo el arquero Luis Robles. “La Atlantic Cup es una parte importante de nuestra temporada”, validó. “Pero lo que New York City FC ha conseguido es que esta ciudad preste más atención al fútbol”, remarcó. “Tenemos que estar agradecidos con ellos por eso. El clásico está creciendo y podría llegar a ser una de las mayores rivalidades en el deporte de Estados Unidos”.

“En este momento New York City FC es el principal rival de los Red Bulls”, coincidió Wright-Phillips. “Se que D.C. United siempre ha sido un adversario importante para nosotros, pero al estar tan cerca de NYCFC … Se activan las redes sociales, hay idas y vueltas entre los aficionados de ambos equipos”, comentó el número 99. “Para mí este partido se siente mejor que cualquier otra rivalidad”, ratificó. “Hay un par de otros clubes que sienten que tienen una rivalidad con nosotros, pero si no se trata de D.C. United o de New York City FC para mí no existe ninguna rivalidad”.


Una cuestión de ‘paternidad’

Desde 2015 en adelante se han disputado seis partidos de temporada regular y uno por la U.S. Open Cup entre los dos clubes del ‘área triestatal’. Hasta el presente el dominio de ‘los Toros’ ha sido abrumador, tras ganar seis de esos siete encuentros.


“Creo que hasta ahora hemos sido el mejor de los dos equipos”, sintetizó Robles. “El historial de esta rivalidad está muy a favor nuestro, pero se que esto no va a ser así para siempre”.

“En los últimos dos años fuimos uno de los mejores conjuntos de la liga”, argumentó Kljestan. “Pero eso no explica completamente lo que ha pasado”, manifestó el californiano. “Hay que dar crédito a nuestros jugadores”, concluyó Chris Armas, segundo entrenador de los Red Bulls. “Cada vez que hemos jugado frente a New York City FC nuestros muchachos han estado a la altura del desafío. Y, salvo en un par de ocasiones, los partidos fueron muy equilibrados”.


Uno de esos momentos fue la victoria por 7-0 que el conjunto albirrojo le endosó a los de la camiseta azul cielo en el Yankee Stadium el 21 de mayo de 2016. Un marcador histórico, que resulta imposible de olvidar para los jugadores y aficionados de ambas franquicias.


‘El Guaje’, el rival más temido

Pese a la superioridad que habitualmente muestran en sus partidos frente a NYCFC, los jugadores de los Red Bulls temen al potencial de David Villa, el jugador más peligroso del rival, quien ya lleva anotados 51 goles para el club celeste. “Siempre tenemos que estar muy atentos a lo que él haga”, expuso Robles. “En el partido por la Copa Abierta creo que él no estuvo demasiado afortunado. Envió un pelotazo al palo y siempre estuvo bien ubicado para crear peligro”.


“Seríamos tontos si no dijéramos que Villa es el rival con el que más cuidado tenemos que tener”, argumentó Kljestan. “Ha tenido un impacto fenomenal en su equipo y en la MLS. Apenas un puñado de jugadores consiguieron eso en esta liga. Sabemos que es importante”.


“Villa merece todo el crédito que recibe”, expuso Bradley Wright-Phillips. “Es un delantero de clase mundial, que ha ganado la Liga de Campeones … Lo voy a decir ahora. No quiero que se me incluya en la misma categoría que David”, reclamó. “Es otro tipo de jugador. Es un gran privilegio poder jugar contra él. Pero que se me compare con Villa es un poco demasiado para mí”, finalizó el goleador que el año pasado luchó con el español hasta la última jornada (y se impuso) para quedarse con el registro de mayor artillero de la temporada 2016.


Choque de estilos en el Red Bull Arena

Desde la llegada de Patrick Vieira al banquillo de NYCFC quedó patente que los dos equipos del mercado neoyorquino expondrían concepciones de juego bien diferenciadas. Mientras el conjunto del Bronx hace gala de un fútbol con control y posesión del balón como argumento principal, al otro lado del río Hudson los Red Bulls apuestan por la presión alta y la verticalidad en sus acciones ofensivas.


“Las diferencias están claras”, valoró Luis Robles. “En algunos de nuestros partidos contra ellos fuimos capaces de quitarles la posesión muy arriba en la cancha y eso nos brindó opciones de gol que se concretaron de manera muy rápida”, añadió el sólido portero. “Pero no puedes descartar la importancia de las jugadas a balón parado. Los dos equipos hemos hecho goles de esa manera. Esos dos factores serán importantes en el partido del sábado”.

“Somos un equipo muy obstinado en la aplicación de nuestro sistema”, intervino Bradley Wright-Phillips. “Ellos tienen buenos jugadores y siempre tratan de plantear los partidos a su modo. En definitiva, es una batalla de tácticas y sistemas”.


Entrenar sin el entrenador

Parece un juego de palabras, pero no lo es. Durante toda la semana previa al clásico ante New York City FC los Red Bulls preparan el partido sin la presencia física de Jesse Marsch, su técnico en jefe. El entrenador se encuentra en Polonia, completando un curso para obtener una licencia oficial expedida por la UEFA. Si todo sale de acuerdo con lo planeado Marsch estará de regreso en Estados Unidos pocas horas antes del derbi.


“Jesse está haciendo algo importante para su carrera”, expuso Robles. “Él nos ha dado recursos en estos dos años y medio para poder manejarnos bien por un par de días si él no está en el entrenamiento”, agregó. Desde el lunes, el plantel trabaja bajo las órdenes de Armas. “Nuestros jugadores casi pueden entrenarse a sí mismos”, expresó el exfutbolista. “Jesse es nuestro líder”, dijo Sacha Kljestan. “Pero si él no está, trabajamos bien con Chris Armas”.

“Desde que Jesse se fue hemos hablado varias veces por día”, manifestó el entrenador alterno. “Venimos de una semana muy emotiva y con mucho trabajo, tratamos de hacer un trabajo equilibrado de cara al partido del sábado”.


RELACIONADOS:MLSNew York Red BullsNew York City FC

Más contenido de tu interés