México

¡Ya párale! Un regaño para la afición mexicana

Segunda fase de la compaña contra el grito que tiene parado de cabeza a la FMF.
5 Jun 2016 – 11:40 PM EDT


Cero y van dos. La preocupación es máxima, así que la presión y el lenguaje tienen que subir de tono. No hay más, o se hace algo que genere conciencia o el Tri se va a quedar sin muchos beneficios. Toca regañar a una afición que se merece un correctivo.

"Ya párale", una frase muy mexicana para contrarrestar un detalle muy mexicano. Dos palabras que por el tono y por el sentido, suenan a regaño. Si eso se busca, ponerle un correctivo a la afición, la Federación Mexicana de Futbol y sus seleccionados están en su completo derecho de intentar meter en cintura a los aficionados.


Al menos la frase es una exigencia, ya no solo una cuestión romántica. El 'Eh Pu...' no se borra abrazándose y predicando que nos amemos los unos con los otros. Con todo respeto, no va con la idiosincrasia de un país al que le encanta la burla y la ironía, y en el que el albur y el insulto no están mal vistos.

El discurso parece ser muy doble cara. A la Federación no le importó el 'Eh Pu...' cuando sus intereses no corrían riesgo. Pero ahora, con las dos sanciones de FIFA, está en juego no solamente aspectos deportivos, sino intereses económicos. Y ahí si, hay que pararle.

Los 'cachirules' y posterior eliminación para Italia 90 fue el último gran correctivo que la FIFA le dio a México. La temática es muy diferente al problema actual que se vive, pero es un conflicto que puede llevarnos al mismo lugar, y no somos conscientes de ello.


Tras el cumplimiento de aquella sanción, la afición regresó a los estadios, apoyó y se ilusionó hasta que llegó aquel tanto del 'Abuelo' Cruz frente a Canadá. Luego de eso, salvo aquel regreso de Javier Aguirre en las eliminatorias de 2002, el aficionado vive entre la comodidad de ser el 'Gigante de la CONCACAF' y el calificar "caminando" al Mundial. Los sobresaltos existen pero las exigencias nacen, crecen y mueren con la cabeza de un entrenador. Más allá de eso, le vale madre lo que pase.

La campaña que se inició con Guillermo Ochoa, Alfredo Talavera y José de Jesús Corona no debe acabar con el video donde piden que la afición pare. En el sentido estricto, tendría que ser solo el inicio para que con el paso de los días ésta se intensifique . Al mexicano se le debe mostrar el sufrimiento que tendrá si no calla el grito.


'Ya párale' es el primer paso que se debió dar hace meses. El reto está en ver qué tan dispuesta está la afición mexicana en cambiar algo que está mal. Si en México la afición no es capaz de organizarse y eliminar de tajo este grito, ¿cómo pretende modificar problemas que internamente como país, son mucho más graves?


RELACIONADOS:México

Más contenido de tu interés