México

La federación mexicana dejó de explotar las virtudes y complicaciones del Azteca

México dejó de jugar al medio día, factor que anteriormente, combinado con la contaminación y altura de la Cd. de México complicaba a los visitantes.
9 Sep 2016 – 9:27 AM EDT

El Estadio Azteca ha sido un mito en Concacaf. Un inmueble poderoso que atemorizaba al rival y que al pisar su césped, psicológicamente ya iba perdiendo.

La altura de la Ciudad de México, combinada con la contaminación que impera en dicha urbe más el calor que se siente entre el medio día y las 15:00 horas fundían a los rivales que salían normalmente con derrotas en la espalda de un Coloso que encima, es uno de los que más capacidad de aforo tienen en el mundo con casi 100 mil butacas.

Pero de un tiempo para acá, esa leyenda se ha convertido en un cuento rutinario donde cualquier selección que se mete al Azteca sale con puntos. La pesadilla que era para ellos, se ha volteado y es hoy el equipo mexicano el que lo sufre.

Por diversos temas, México dejó de jugar al medio día y pasó su horario a la noche. El Tri perdió el factor calor, uno de los más inclementes rivales de quien visita el Azteca. Pero además, al tener horarios nocturnos, difícilmente el inmueble tiene llenos.

Fue el 13 de noviembre de 2013 cuando el Tri jugó por última vez en horario de la tarde. En aquella ocasión, Nueva Zelanda visitaba la Ciudad de México para jugar frente al Tri el juego de ida por el repechaje que daba un acceso al Mundial de Brasil. El cuadro azteca ganó 5-1.

En cambio, en todo el hexagonal anterior, los partidos nocturnos del Tri arrojaron una pobrísima suma de un triunfo, tres empates y una derrota, la cifra más baja en la historia de eliminatorias con partidos en el Azteca.

Durante un encuentro de eliminatoria, la última ocasión que México fundió a un equipo jugando al medio día, fue en el hexagonal rumbo a Sudáfrica cuando el Tri recibió a las 15:00 horas a los Estados Unidos. Nuevamente, el triunfo fue para el elenco azteca con marcador de 2-1.

A diferencia del resto de selecciones de Concacaf que adaptan los horarios de acuerdo a los rivales que enfrenta, México ha dejado de utilizar las armas que el Azteca le brinda y que tan buenos resultados le había dado anteriormente.

No sería mala idea que con un hexagonal tan difícil como el que se viene, con un panorama que no luce claro, la Federación Mexicana regrese a un horario de tarde, el cual combinado con el gran aforo del Azteca, la contaminación que se produce en las horas pico de tráfico y la altura, ayuden a un equipo que por si solo, no le infunde miedo a nadie.


RELACIONADOS:México

Más contenido de tu interés