null: nullpx

Sin 'Nico' Castillo ni rasguñan ni muerden: Veracruz 1-0 Pumas

Triunfo vital para los Tiburones Rojos que salen del fondo de la tabla de cociente y ceden ese puesto al Atlas de Guadalajara.
28 Ago 2017 – 9:11 PM EDT

Los Pumas siguen sin encontrar el camino, aun sin Palencia

Loading
Cargando galería

Sabiendo de la derrota del Atlas ante Necaxa, el Veracruz saltó al césped del Luis de la Fuente con la motivación de poder salir del fondo del océano del cociente.

Por su parte, la escuadra auriazul de Sergio Egea formó con una línea de tres zagueros centrales con Marcelo Díaz frente a ellos y sin Nicolás Castillo comandando los ataques. La primera media hora del juego fue de estudio mutuo, por no decir de escasas emociones.

Los escualos se acercaban al área rival mediante balones parados pésimamente cobrados por el uruguayo Adrián Luna, mientras el Club Universidad hacía lo propio a través de contragolpes. Pumas tuvo la primera en los botines de ‘Toño’ García, salvada por Melitón Hernández.


Luis Enrique Santander, árbitro del encuentro, tuvo una situación de controversia cuando Luna cayó en área de Pumas luego de un contacto con Alfredo Saldívar. No se pitó nada y los jarochos clamaban penal a favor.


En el segundo tiempo Juan Antonio Luna mandó a sus chicos adelante para meter más presión. Egea debutó al zaguero Rodrigo González, de 22 años, y los escualos buscaron aprovechar un posible nerviosismo. Pero no fue González quien falló en el 1-0 del Veracruz.

Falló Quintana, quien pedía fuera de juego de Daniel Villalva cuando precisamente él mismo lo habilitó. ‘Keko’ mide poco más de metro y medio y un testarazo suyo batió a Saldívar, quien se hallaba amarrado por una soga imaginaria a su propia portería.


Los Pumas pudieron empatar cuando Marcelo Díaz habilitó a Jesús Gallardo ante Melitón. No obstante, el seleccionado nacional quiso recortar hacia su pierna más hábil, perdiendo tiempo y desperdiciando la ocasión. El ‘Chelo’ se lo comió con la mirada.

Redondeando una noche para olvidar, Gallardo se fue expulsado con cartón rojo directo. Le ‘echó el laminazo’ a Richard Ruiz y Santander no dudó en llevarse la mano al bolsillo trasero de su short.

El partido acabó: son tres puntos que resucitan a un equipo que varios daban por muerto. Los Tiburones Rojos de Veracruz salen del fondo de la tabla de cociente y ceden ese puesto a los rojinegros del Atlas. Pumas, por su parte, a seguir sufriendo de verdad.

Publicidad