Opinión | La MLS, la Concacaf Champions League y el necesario golpe al ego de los clubes mexicanos

La soberbia mexicana en la llamada Concachampions está cerca de recibir un duro golpe por parte de los clubes de la MLS.

El dominio de México en la Concacaf Champions League está muy cerca de romperse. Si Estados Unidos y Canadá, como selecciones, están eliminados de la Copa del Mundo, la MLS como liga puede sellar en este año su histórica calificación al Mundial de Clubes.

La Concacaf Liga de Campeones se ha convertido en un torneo completamente previsible en el que las semifinales del campeonato internacional son lo más cercano a unas semifinales de la Liga MX.

Nunca antes la MLS había eliminado a dos equipos mexicanos en estas instancias y en el mismo día. La supremacía que ha tenido la Liga MX en este torneo está muy cerca de terminar tras 15 años de constante e ininterrumpida asistencia al Mundial de clubes.

NY Red Bulls y Toronto FC mostraron el camino a seguir para el resto de equipos de la Concacaf. Seattle Sounders tiene contra las cuerdas a una de las versiones más raquíticas de Chivas en los últimos años, quienes, además, no tendrán a su goleador Alan Pulido esta noche. Si hay una posibilidad latente de ver a tres clubes de la MLS en semifinales, es en esta temporada.

América tiene la última palabra. No es cualquier cosa. Estas Águilas tienen etiqueta de campeonas y pintan como favoritas a asistir al Mundial de Clubes; pero eso sí, para vencer primero al Toronto FC y después al ganador del NY Red Bulls vs. Seattle/Chivas tendrán que sudar sangre y sacar su mejor fútbol. Nunca antes lo han hecho en esta competición.

Quitarle a la Liga MX el Mundial de Clubes es pegarle un KO directo a la mandíbula al ego del fútbol mexicano. Ese monstruo que ha creído que la Concacaf Liga de Campeones se gana sin jugarse, con la camiseta y con futbolistas suplentes puede encontrarse con una realidad diferente.

En México se sufre planeando la liguilla en el mes de diciembre creyendo que siempre habrá Mundial de Clubes para la Liga MX; incluso, desde ya se manejan opciones para modificar el calendario en caso de que el campeón de la Concacaf Liga de Campeones se meta a la Fiesta Grande.

Vaya soberbia.

El golpe, en caso de que la MLS gane la antiguamente llamada 'Concachampions', augurará un necesario golpe en la mesa de la Liga MX. La competencia servirá para todos, y un cambio de representante no será del todo malo; todos mejorarían, incluso los equipos mexicanos que tendrían que bajarle un par de rayas a su ego y recomenzar a tomarse con todo el hambre y seriedad el torneo.

Red Bulls, Toronto y muy probablemente hoy Seattle dictarán una tendencia a su favor en la Concacaf; Chivas, y sobre todo América, tienen la última palabra. Que ruede el balón.