Hasta las lágrimas: el viacrucis de un futbolista mexicano por el pasaporte de su bebé

El hijo de Alfonso Nieto nació en el país vinotinto, la familia vivió un suplicio de dos meses y medio por el trámite y poder volver a México.
28 Sep 2018 – 3:38 PM EDT

Parecía que el suplicio de Alfonso Nieto había finalizado a finales de mayo cuando había acordado con el Carabobo de Venezuela su desvinculación. Aunque en la realidad resultó todo lo contrario.

" No puedo decir que mi esposa y yo nos humillamos, pero sí tuvimos que estar pidiendo muchos favores", a tal grado fue la situación que Alfonso Nieto, exjugador mexicano de los Pumas, vivió en Venezuela al intentar volver a México.

El hijo del futbolista mexicano nació el 14 de mayo, una semana después terminó el torneo y tenía casi todo listo para volver a México, salvo un pequeño detalle: debía tramitar el pasaporte de su bebé para regresar a México.

“Lo viví como un venezolano más. Me desvinculé del equipo (Carabobo), rescindimos contrato, me dieron mi finiquito, mi esposa y yo volvimos a estar solos, terminamos relación en mayo y queríamos regresarnos a México.

Ahí se nos complicó porque mi hijo nació allá, necesitábamos el pasaporte, ese es otro tema difícil. Lo pasado que cuento no fue tan complicado, lo supimos sobrellevar, pero de mayo a mediados de agosto sí lo vivimos muy difícil, días de incertidumbre”, relató.

Nieto, su esposa y su bebé estaban en la ciudad de Valencia, en el estado de Carabobo, perdieron dos meses intentando arreglar desde su hotel el trámite del pasaporte, pero no avanzaban, no pasaba nada. Así que en los últimos 15 días de su estancia se trasladaron a Caracas, donde está la sede central de Migración y Extranjería.

“Nos fuimos para allá, era todo o nada, hasta que no tuviéramos el pasaporte no nos íbamos de ahí”, añadió. Fue en ese momento que empezaron las jornadas maratónicas sin comer, yendo todos los días desde las cuatro de la madrugada hasta las cuatro de la tarde, la mayoría de las veces sin nada resuelto.

“Fueron días muy difíciles, ni lo quisiera hablar porque me pongo nervioso, recuerdo lo que pasamos… No puedo decir que mi esposa y yo nos humillamos, pero sí tuvimos que estar pidiendo muchos favores, rogándole, pidiéndole mucho a Dios que nos ayudara porque pensábamos que iba a ser más tardado”, relató.

Los policías y trabajadores de Migración y Extranjería ya los conocían, su jornada normal era llegar en la madrugada sin saber a qué hora terminaría todo. El día que les entregaron el pasaporte estuvieron en esas oficinas desde las ocho de la mañana hasta las 10 de la noche.

“No desayunamos ni comimos, al bebé lo traíamos ahí, nos alcanzó su fórmula y sus pañales, fue difícil esperar tanto tiempo, pero ya lo habíamos hecho dos meses y medio, qué más daba un día", recordó.

Y después de tanto suplicio, espera, ruegos, petición de favores, largas jornadas, andar trayendo al niño entre brazos, Alfonso se sincera y cuenta, desde lo más profundo de su ser, lo que sintió al recibir el pasaporte.

“Siento alegría, ganas de llorar, se me hace un nudo en la garganta porque fue difícil para mi esposa y para mí, vivir una situación que no sé por qué este pasando", dijo entre sollozos.

Lo cierto es que Alfonso Nieto perdió tiempo valioso para poder seguir con su carrera y contratarse en otro lado: “Sí perdí porque en México ya había acabado el torneo, estaba el Draft y no me pude colocar".

Y pese al trago amargo, le pone buena cara al mal tiempo y acuña todas las experiencias vividas que le han ayudado a crecer.

“Allá valoraba una pasta dental, un jabón, muchas cosas que aquí ni te das cuenta. A la gente, el trabajo, la salud, vivir el día a día, disfrutar, gracias a Dios me dio un hijo venezolano, con orgullo lo digo, algún día voy a regresar, volver a donde él nació",


No se pierda la tercera entrega de esta serie en la que Luz Rodríguez nos recuerda su paso por el Estudiantes de Mérida de Venezuela y las vicisitudes que debió atravesar durante su estadía.

RELACIONADOS:FútbolCarabobo FC

Más contenido de tu interés