Guadalajara

Chivas y su maldición con los campeones Sub 17

Once jugadores que levantaron el título en 2005 y 2011 han pertenecido a la institución. Marco Bueno sería el 12.
26 May 2016 – 1:48 PM EDT

Chivas ha hecho apuestas que en el papel parecen exitosas aunque en el campo no se han reflejado. La apuesta que el Rebaño Sagrado tiene por generar futbolistas en fuerzas básicas sirvió para nutrir las selecciones juveniles que ganaron los títulos mundiales Sub 17 en 2005 y 2011.

Si se pudiera, el Guadalajara podría armar un 'XI' con jugadores campeones del mundo que pertenecieron a la institución. Son cuatro los futbolistas del Rebaño Sagrado que ganaron el torneo de Perú; cinco que lo hicieron en el Mundial de México y dos más de la misma generación que pertenecieron al club mediante cesiones. Un total de 11 jugadores que hoy, ya no pertenecen al menos, al primer equipo.

Sergio Arias, Patricio Araujo, Omar Esparza y Carlos Vela son los cuatro integrantes de la generación de 2005 que representaron a México perteneciendo a las Chivas Rayadas. En el caso del 'Bombardero', nunca logró debutar con el primer equipo pues fue vendido al Arsenal de Inglaterra; en el caso del arquero Sergio Arias, jugó en equipos con límite de edad del Rebaño pero indisciplinas le impidieron debutar con Guadalajara teniendo una carrera gris en el Ascenso MX.

Omar Esparza y Patricio Araujo son de los jugadores campeones Sub 17 que más actividad tuvieron en la institución. En el caso del lateral, vivió dos etapas llenas de altibajos con el club alternando titularidad con suplencia. Fue cedido a San Luis, regresó a Chivas y finalmente fue a Pachuca donde rara vez tiene actividad. Mientras el 'Pato' fue de lo más regular del equipo, titular en muchos torneos en el Rebaño Sagrado hasta que perdió su lugar en el 'XI' y salió del club para defender la casaca del Puebla. La realidad del capitán del equipo Sub 17 de Perú es que jamás cumplió con las altas expectativas que se tenían de un jugador que en algún momento se pensó tenía la capacidad para jugar en Europa.

La situación no cambió mucho con los campeones Sub 17 del Mundial de México. El caso más grave es el de José Pablo Tostado quien salió de la institución por supuestas indisciplinas y la negativa de integrar los proyectos educativos del club, fue enviado a Tigres donde no trascendió jamás hasta continuar su carrera en el Ascenso MX. Otro caso decepcionante es el de Giovanni Casillas, aquel que metió el 2-0 en la gran final ante Uruguay y que tenía grandes condiciones por la banda izquierda, también sumó varios capitulos de indisciplinas y oportunidades desperdiciadas en el primer equipo; jugó en la MLS con Chivas USA, posteriormente fue transferido a Chiapas donde apenas sumó 51 minutos de actividad en Primera. Las chances acabarían luego que fuera enviado a Coras de Tepic.

Un tercer futbolista que integró a Chivas fue Luis Solorio que al igual que José Pablo Tostado, nunca debutó con el primer equipo en Primera. Hoy defiende la casaca de Coras de Tepic esperando ser contemplado en algún momento por algún entrenador que le devuelva la esperanza de estar con Chivas.

Finalmente, está el caso de Carlos Fierro. El 'Güero' fue una de las grandes figuras de México en la Copa del Mundo de 2011 donde incluso ganó el Balón de Bronce como el tercer mejor futbolista del campeonato. Con Guadalajara abandonó la posición de delantero centro para hacer funciones de extremo e incluso volante. Con 21 años de edad, es uno de los jugadores que más experiencia tienen en Primera y que mejores números tuvo en el Rebaño Sagrado con 115 partidos disputados en Liga donde marcó siete goles. Pese a todo, la esperanza de ser la nueva perla del club se fue diluyendo poco a poco entre suplencia y críticas públicas a su rendimiento; dejó de ser considerado por selecciones juveniles mientras integró a Chivas y se dice que fue él quien pidió a su directiva ser transferido a otro club, en este caso, a Gallos Blancos del Querétaro donde pertenece actualmente.

Chivas optó por contratar dos jugadores campeones del mundo Sub 17 de México. A Julio Gómez, Balón de Oro del aquella copa y a Francisco Flores, lateral derecho que nació de las fuerzas básicas de Cruz Azul. Ambos pasaron de noche, con muy poca actividad y nula trascendencia. Su fichaje mediante cesión no fue ejercida por el Rebaño Sagrado y su estancia será recordada con más pena que gloria en la institución.

Solo el tiempo dirá si Marco Bueno rompe la maldición que Chivas tiene con los campeones del mundo de las generaciones de 2005 y 2011 o el atacante se suma a los fiascos que han pertenecido al Rebaño en poco más de una década.

Más contenido de tu interés