Javier Aguirre viajó a Abu Dabi para apoyar a Pachuca en el Mundial de Clubes

El 'Vasco' regresó a Emiratos Árabes Unidos, donde dirigió entre 2015 y 2017 al equipo Al Wahda. Vive en París y está en espera de una oferta.

Javier Aguirre, el técnico que condujo al Pachuca al primero de sus seis títulos de la liga mexicana, cuando daba su primeros pasos en los banquillos, en 1999, dejó su domicilio en París para viajar a Abu Dabi y apoyar a los Tuzos en el Mundial de Clubes.

En una entrevista a la AFP, el estratega de 59 años afirmó que el partido clave para el equipo mexicano será el que disputará este sábado en cuartos de final del torneo contra El Wydad Casablanca marroquí, campeón africano, confiado de que en la semifinal, donde espera el Gremio de Porto Alegre, su exequipo puede derrotar al conjunto brasileño.

Aguirre regresó a Abu Dabi, donde dirigió entre 2015 y 2017 al equipo Al Wahda. Después volverá a París, donde se ha instalado temporalmente con su mujer, en espera de una oferta que le atraiga, para volver a los banquillos en enero o ya después del verano europeo.

P: ¿Qué posibilidades ve de hacer un buen papel a su exequipo?

R: El primer partido es fundamental. Creo, no lo sé, que al Gremio de Porto Alegre, el Pachuca le puede hacer partido porque ha jugado torneos sudamericanos, torneos de Libertadores con conjuntos brasileños y argentinos. Sí que les sabe meter mano y lo ha hecho. Con todo el respeto, me preocuparía menos ese partido que el que jugará contra el equipo de Marruecos, del que no tenemos tanta idea. Aunque el míster del Pachuca ya lo habrá estudiado. Si logra salvar ese partido tiene buenas posibilidades de hacer algo importante.

P: Pero la historia juega contra los equipos mexicanos, que han estado presentes en casi todas las ediciones del Mundial de Clubes sin alcanzar nunca la final.

R: También es cierto que el equipo asiático, el africano o el sudamericano llegan muy enrachados, muy embalados, mientras que el equipo de la Concacaf llega cinco o seis meses después de ganar el título de su confederación. Pero no es ningún pretexto. Alguna vez tienen que dar ese paso y lo veo factible en este caso. Si Pachuca vence al equipo de Marruecos, a Gremio, insisto, puede hacerle partido.

P: Tras una primera experiencia en el Atlante, usted llegó al Pachuca en los primeros pasos de su carrera, logrando con los Tuzos el título mexicano. ¿Le marcó mucho esa experiencia?

R: De hecho era un equipo ascensor, que subía y bajaba. Yo lo agarré en una situación complicadilla y afortunadamente pudimos hacer al equipo campeón. Después de mí, hubo otros títulos de liga, con técnicos diferentes. Quiero decir con esto que el Pachuca se ha erigido en un club muy estructurado, muy de la cantera, muy organizado, que no depende del entrenador de turno para ganar. Tiene muy bien su estructura deportiva. Es uno de los mejores equipos de Latinoamérica me atrevería a decir. Apostó por la cantera hace muchos años, a través de escuelas. Lo que aprendí en Pachuca fue a trabajar en equipo. Había una comunión entre la directiva y el dueño, Jesús Martínez, con los empleados. Éramos una familia. Parece un estribillo, una frase hecha pero lo éramos de verdad.


RELACIONADOS:Pachuca