Alemania mató a su “bestia negra” con su mejor arma, los penales

El conjunto teutón ha ganado seis de siete tandas, la única vez que cayeron en esa instancia fue ante la Checoslovaquia de Panenka en 1976.
3 Jul 2016 – 10:47 PM EDT

De maldiciones nada. A la palabra se le ha generado una extraña acepción futbolística para describir una situación que bien se podría hacer con otra más clara y precisa, incapacidad.

Porque si Alemania nunca había podido contra el férreo y muy latino fútbol italiano no era por asuntos esotéricos o metafísicos.

El balompié aguerrido, pétreo, valiente de la azurra, dispuesto al sacrificio, paciente, pero sobretodo que mira siempre a los ojos del rival en esta época y en la que se nombre, siempre ha sido un crucigrama indescifrable cuando no un laberinto sin salida para los teutones.

Pero sin querer, porque no hay ninguna evidencia por el momento de lo contrario, la mannschaft los empujó a un terreno propio y dominante, los tiros penales. Ahí consiguió lo que nunca antes, eliminarlos de un torneo grande aunque lo hizo con sobresaltos y fallando por aquí, y por allá.

Porque por mucho que se pregone que los tiros desde el manchón son cuestión de suerte en realidad lo son de mente y técnica. En eso los alemanes mandan y les dan tres vueltas a todos.

Ahí históricamente a los italianos les cuesta, han perdido hasta siete tandas de once que han disputado en torneos oficiales.


Y los germanos se han impuesto en seis de las siete que han disputado. Si hasta 23 tiros disparos seguidos, antes de los cuartos con Italia, habían marcado en esa definición.

Pero todo empezó con una derrota en la final de la Euro 76, pero cayeron ante una invención extraordinaria.

Tras un empate a dos goles conseguido en el último minuto, Alemania forzó a los tiempos extra y luego a los tiros desde el manchón.

Luego de siete cobros perfectos, Uli Hoeness erró el suyo. Le seguía Antonín Panenka que al enfilarse hacia el balón espero el movimiento de Sepp Maier y disparó suave y raso donde estaba parado el arquero. “Si esto es patentable, yo lo he patentado” dijo el jugador checo y sí desde entonces así se le conoce a ese tipo tiro, “a lo Panenka”.


Después, los alemanes se volvieron infranqueables en estas suertes. Echaron a Francia en semifinales en España 82.

En México 86 hicieron lo propio con el Tri que sufrió una serie agobiante y densa para su causa en la ciudad de Monterrey.

En Italia 90 accedieron a la final dejando en las semifinales a Inglaterra. Seis años más tarde de nueva cuenta su víctima fue el equipo de la rosa en la final de la Eurocopa 1996.

En el Mundial en su casa, en el 2006, se encontró a Argentina en los cuartos y la envió a casa desde los once pasos.

Finalmente en los cuartos de final de la Eurocopa 2016 debió llegar hasta el límite de sus posibilidades, extender la serie hasta 18 penales -el máximo número cobrado en una Euro-. Errar tres en la serie regular (Muller, Ozil y Schweinsteiger) -falló más que en las seis tandas previas- y dejar todo en manos de Manuel Neuer para avanzar.

En el mundo del fútbol no hay maldiciones, pero sí todos tienen su “bestia negra” - un ente fantasioso, una sombra vaya, que te derrota siempre- , Alemania mató dramáticamente la suya a penales.


Los memes no perdonaron la mano de Boateng contra Italia

Loading
Cargando galería
RELACIONADOS:Eurocopa AlemaniaItalia

Más contenido de tu interés