Ricardo Gareca, el salvador de Argentina en 1985, puede devolverle un Mundial a Perú

El actual técnico inca le dio el pase a su país para el Mundial México 1986, en el que fueron campeones mundiales.
5 Oct 2017 – 8:01 PM EDT

Todos recordamos "la mano de Dios", "el gol del siglo" y la descomunal de Jorge Burruchaga para batir a Harald Schumacher que le dio el campeonato mundial de México 1986 a Argentina, pero aquellas proezas pudieron nunca ocurrir.

Con el paso de los años, se diluye el trago amargo que pasó la 'Albiceleste' el año anterior, en el que sufrieron de más en las Eliminatorias, pese a contar con un Diego Armando Maradona ya en madurez y con parte de la generación campeona mundial de 1978. Aún pesaba el mal paso de la Copa del Mundo de España y su selección era criticada por el estilo de juego de su entrenador, Carlos Salvador Bilardo.

La eliminatoria de Conmebol era muy diferente a la de hoy en día, la zona se dividió en tres grupos, donde cada líder clasificaría directo al Mundial y los segundos lugares, además del tercero del Grupo A, jugarían un repechaje por el último boleto.

Precisamente en el sector A, Argentina llegó a la última jornada como cabeza, con un punto de ventaja sobre Perú, y con un enfrentamiento directo entre ellos en Buenos Aires. Los incas debían ganar para evitar la repesca y jugar en México, mientras que a los locales les bastaba el empate.

Pedro Pasculli puso al frente a Argentina tras un brillante desborde por izquierda de Maradona, pero Perú le dio la vuelta al marcador con tantos de José Velázquez y Gerónimo Barbadillo. Apenas al 38', el Monumental de Buenos Aires era una olla llena de presión.

Perú supo soportar el vendaval por un largo rato. Argentina se acercaba sin éxito por ese gol que lo llevara a México.

A siete minutos del final, Daniel Passarella, el capitán argentino, disparó cruzado desde la derecha, el balón pegó en el poste y apareció Ricardo Gareca, quien entró como relevo a aquel partido, para empujar el balón a las redes. El Monumental explotó como no lo había hecho desde la Final de 1978. Argentina, con ese gol, empató el partido 2-2 y aseguró el pase a México 1986 de manera directa, sin pasar por un pesado Repechaje que los habría enfrentado a Paraguay, Colombia y Chile.

Oh, ironías, hoy Ricardo Gareca dirige a Perú. Este jueves, en circunstancias similares, los incas visitan a Argentina, en la penúltima jornada de la eliminatoria de Conmebol, con dos diferencias fundamentales: la sede del partido será la 'Bombonera' de Boca y no el Monumental, y que en esta ocasión en empate favorece a Perú, que aventaja a Argentina como cuarto lugar por goles anotados.


Un empate no es sentencia definitiva aún, pero si condiciona la última jornada, en la que Perú recibe a Colombia, que podría llegar ya clasificado, mientras que la Albiceleste visita a Ecuador, que se juega la vida antes este jueves en Chile.

Pero si Perú hace la hazaña y doblega a la 'Albiceleste', Chile podría incluso subir a la quinta posición y poner en agonía al dos veces campeón mundial.


364 días después de aquel gol de Gareca, Argentina alzaba su segunda Copa FIFA en el Estadio Azteca. A ese Mundial no fue llamado Gareca ni ninguno de los campeones de 1978, aún cuando algunos como Ubaldo Fillol jugaron ese partido ante Perú, sólo Daniel Passarella fue contemplado, pero lo descartaron días antes, ya en México, por una fuerte infección estomacal.

Ricardo Gareca tiene la posibilidad de ir al Mundial, ya como entrenador, pero para hacerlo, primero tiene que pasar por encima de su país.

Publicidad