Análisis: Costa Rica regresó a su 3-4-3 conociendo la debilidad de México

Como Pinto, ‘Machillo’ Ramírez usó una línea de tres buscando que Bryan Oviedo y Christian Gamboa explotaran las espaldas de Lozano y Giovani.
6 Sep 2017 – 12:09 AM EDT


El paso de Costa Rica por el hexagonal de Concacaf ha sido debilitado por las lesiones y las ausencias: no ha podido contar con los zagueros Óscar Duarte del Espanyol de Barcelona y Giancarlo González del Bologna de Italia, ni con el extremo Joel Campbell.

Respecto a la Costa Rica de Jorge Luis Pinto, las escuadras ticas de Paulo Wanchope, primero, y de Óscar Ramírez, después, han optado por el 4-4-2 tradicional. Sin embargo, para el duelo ante México en San José, la selección de la ‘Pura Vida’ empleó el 3-4-3 con el cual alcanzaron los cuartos de final de Brasil 2014.

Aquella cenicienta mundialista basaba gran parte de su volumen de juego en los carriles: Christian Gamboa y Junior Díaz ensanchaban el área de ataque tocando línea de fondo en simultáneo. Esto, a su vez, permitía a Christian Bolaños, Bryan Ruiz y Joel Campbell tener espacios por dentro.

¿Por qué Ramírez decidió usar nuevamente las estrategias de Pinto abriendo campo por los costados?

México ya calificó, pero individualmente siguen jugándose el puesto

Loading
Cargando galería


En el 4-3-3 de Juan Carlos Osorio con México, los extremos típicamente no bajan a defender y por ello usar carrileros está justificado tácticamente. Hirving Lozano y Giovani dos Santos no suelen contribuir defensivamente (como tampoco lo hacen Jesús Manuel Corona o Carlos Vela) y durante el primer tiempo permanecieron flanqueando a Raúl Jiménez, la referencia de ataque.

Por lo tanto, el Tri ofensivamente tuvo una situación de mano-a-mano con los zaguero ticos: Francisco Calvo, Johnny Acosta y Kendall Waston. Del mismo modo, Oviedo y Gamboa forzaron a Andrés Guardado y a Jonathan Dos Santos a arrastrarse hacia las bandas para no desproteger a Edson Álvarez y a Jesús Gallardo, los defensas laterales.

Como resultado, el primer tiempo fue de ocasiones en ambas porterías, a ida y vuelta. Fue un partido 'roto', sin medio campo.

A final de cuentas, México acabó yéndose arriba en el marcador, pues domina mejor su propio sistema. Costa Rica tuvo problemas con un sistema escasamente usado desde la marcha de Pinto a Honduras. Cierto es que Ramírez empleó el 3-4-3 en la Copa Centroamericana… ante otro tipo de rivales.

Visto lo visto, el 1-1 es un marcador justo que refleja que el 'Machillo' estudió a Juan Carlos Osorio. E incluso lo sorprendió. Para el campamento mexicano, la lección debe ser que los rivales del área ya se saben el 4-3-3, ya que Bruce Arena con Estados Unidos también usó un sistema similar al costarricense para sacar puntos del Azteca.

RELACIONADOS:Fútbol

Más contenido de tu interés