publicidad
Löw aseguró que es rendir al máximo en todos los partidos.

'No siempre es fácil ganar, esto no es un videojuego': Löw

'No siempre es fácil ganar, esto no es un videojuego': Löw

El técnico alemán señaló que no siempre es fácil ganar luego de que Alemania fuera criticado por el juego ante Argelia.

Löw aseguró que es rendir al máximo en todos los partidos.
Löw aseguró que es rendir al máximo en todos los partidos.

Río de Janeiro, Brasil.- El seleccionador alemán, Jürgen Löw, se mostró crítico con quienes han censurado el juego de su equipo ante Argelia y, la víspera de su enfrentamiento de cuartos de final contra Francia, aseguró que en un Mundial es imposible rendir al máximo en todos los partidos.

Löw dijo no entender por qué se han desatado las críticas contra la selección alemana, que pasó a los cuartos de final tras superar en la prórroga a Argelia (2-1).

"No siempre es fácil ganar y (contra Argelia) tuvimos siete ocasiones de gol para decidir. No siempre se puede jugar bien, esto no es un vídeojuego. Las críticas vienen por desconocimiento, porque Argelia, como Costa Rica, México o Colombia son excelentes selecciones. Es difícil descifrar qué va a hacer el adversario, cuál va a ser la respuesta de tus jugadores y todos los factores que afectan al juego", indicó en conferencia de prensa.

publicidad

El técnico aseguró que no lee la prensa en los días previos a los partidos y que "existe la opinión pública y la opinión publicada".

"Cualquier crítica que se publique en Alemania, no me influye a la hora de tomar las decisiones correctas", afirmó en relación a la decisión de situar a Philipp Lahm como centrocampista.

Al respecto, indicó que "ninguna decisión es para siempre, se decide en función de cada partido", por lo que el capitán alemán podría volver a ocupar el lateral derecho.

Löw desveló que ha tenido a un tercio del equipo con problemas de garganta por el aire acondicionado, pero que espera que estén todos bien para el encuentro contra Francia, mientras que Sami Khedira y Bastian Schweinsteiger "tuvieron tres días para descansar" y podrán llegar sin molestias al partido de cuartos.

Alemania jugará en Maracaná justo cuando se cumplen 60 años del "Milagro de Berna", la conquista de su primer Mundial frente a la poderosa selección húngara de entonces. "Es un día histórico, pero no es lo más importante. Ahora, lo importante es nos enfrentamos a un rival de un elevadísimo nivel en un escenario mítico, y eso es una motivación", añadió.

Preguntado sobre cómo, en Alemania 2006, él y Jürgen Klinsmann redujeron la presión a la que se somete a los jugadores locales y si se puede aplicar al caso brasileño, Löw destacó: "Mi experiencia me dice que los jugadores que actúan a este nivel ya están acostumbrados a este tipo de presión. Están en grandes clubes que siempre tienen la obligación de ganar. No creo que Brasil sea distinto, aunque las expectativas sean tan altas. En cuanto empieza el partido se acaba la presión".


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad