publicidad

Donald Sterling demanda a la NBA

Donald Sterling demanda a la NBA

El propietario afirma que Shelly Sterling y la NBA lo defraudaron cuando trataron de vender a Ballmar los Clippers.

Los Ángeles.- El asediado propietario de Los Angeles Clippers, Donald Sterling, interpuso una nueva demanda mientras continúa el juicio sobre la validez de un acuerdo por 2.000 millones de dólares para vender el equipo de la NBA.

El problema de Sterling comenzó en abril cuando la divulgación de grabaciones suyas haciendo comentarios racistas a su exnovia le costó ser suspendido de por vida de toda actividad en la NBA por el comisionado de la Liga, Adam Silver.

La Liga inició entonces un proceso para despojarlo de la propiedad del equipo antes de que su esposa Shelly diera el poder para llegar a un acuerdo de venta.

Su esposa Shelly llegó a un acuerdo entonces con el exjefe de Microsoft, Steve Ballmer, por 2.000 millones de dólares, pero Sterling presentó una demanda para impugnar la validez de la venta forzosa.

La nueva demanda de Sterling afirma que Shelly Sterling, la NBA y Silver le defraudaron cuando trataron de vender a Ballmar los Clippers, además de buscar una orden judicial para detener la venta, así como daños no especificados.

Sterling asegura que detrás de los intentos de su esposa de declararlo mentalmente incompetente hay fraude e incumplimiento de contrato, lo que le infligió angustia emocional, sumada a las críticas de muchos fans de los Clippers, patrocinadores y los empleados.

Sterling también tiene una demanda antimonopolio federal pendiente en la que le reclama a la NBA que lo trató diferente a otros propietarios, con la cual piensa que puede ganar hasta 9.000 millones de dólares en daños y perjuicios.

publicidad

Entre los testimonios del martes se encuentra el del director ejecutivo interino de los Clippers, Dick Parsons, quien dijo que la continuidad de Sterling como dueño sería una mancha para el club.

"La nube que se cierne sobre el equipo es que Sterling continúe siendo el propietario", señaló Parsons, y agregó que los patrocinadores le enviaron un claro mensaje: "Nosotros seguimos si Donald se va".

Parsons añadió que los jugadores y el entrenador Glenn "Doc" River podrían dejar el equipo en caso de que la ley diga gue Sterling siga siendo el dueño, lo que calificaron de "espiral de la muerte".

Sterling, de 80 años, dijo a V. Stiviano en abril que no quería que llevara a los negros a los juegos de los Clippers o publicara fotos con ellos en las redes sociales.

Sterling se reunió el lunes con Ballmer, un indicio de que podría considerar una venta, sólo para cambiar de dirección con la nueva demanda.

publicidad
Contenidos Relacionados
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad