publicidad
Los Broncos dominaron la línea de golpeo en el triunfo sobre los Patriots (AP-NFL).

Los Denver Broncos dominaron a los Patriots en las trincheras

Los Denver Broncos dominaron a los Patriots en las trincheras

Los Denver Broncos fundamentaron su victoria sobre los Patriots por el título de la AFC en un dominio de las trincheras.

Los Broncos dominaron la línea de golpeo en el triunfo sobre los Patriot...
Los Broncos dominaron la línea de golpeo en el triunfo sobre los Patriots (AP-NFL).

Si el triunfo de New England sobre Denver en la semana 12 fue un logro épico que tuvo más giros que una película de Quentin Tarantino, el triunfo del Juego de Campeonato de la AFC tuvo un tema preponderante: dominio puro en la línea de golpeo.

Una semana después de que New England moliera a los Colts con 234 yardas terrestres en 46 intentos, el ataque terrestre de los Patriots nunca despegó en la derrota 26 a 16 a manos de los Broncos, que ahora viajarán al Super Bowl XLVIII como el incuestionable mejor equipo de la AFC.

Denver controló el partido de extremo a extremo con un frente defensivo sofocante y una ofensiva liderada por Peyton Manning que consumió el reloj y mantuvo a Tom Brady y los Patriots a raya hasta que el resultado ya era casi imposible de remontar.

publicidad

Los Broncos anotaron su primer touchdown del día en una serie de 15 jugadas y 93 yardas que se comió 7:01 del segundo cuarto. Fue la serie más larga del año para Denver en términos de yardas y jugadas, y representativa de un ataque que, a mediados del tercer periodo, tenía casi la misma cantidad de primeros y diez (21) que New England jugadas (24).

Con el esquinero de los Patriots fuera del partido por una lesión de rodilla, Manning, quien terminó con 400 yardas cerradas por pase, hizo lo que quiso con una diezmada secundaria, aterrorizando la cobertura hombre a hombre de New England con una serie de jugadas grandes por pase. Denver lanzó siete veces consecutivas en primera oportunidad para comenzar el juego y los Broncos nunca quitaron el pie del acelerador detrás de una línea ofensiva que limitó a New England a cero capturas y ningún golpe al mariscal.

La línea de Denver permitió la menor cantidad de capturas en la liga en esta temporada con 20, pero nunca se vio mejor que en este encuentro, dominando a New England tanto en la posición de guardia como conteniendo las orillas mientras los Broncos anotaban en seis series consecutivas, incluyendo marchas de 73, 93, 63, 80 y 60 yardas, antes de que una séptima serie redujera el reloj a cero.

El frente defensivo de Denver merece igual cantidad de crédito, limitando a los Patriots a 16 yardas terrestres en ocho intentos al medio tiempo, cerrando todas las vías al héroe de la semana pasada, LeGarrette Blount, quien terminó con solo seis yardas. La presión al mariscal de Broncos alcanzó a Brady en puntos clave, persiguiendo al pasador estrella de los Patriots con un par de capturas desmoralizantes " una en tercera oportunidad y otra en cuarta " que mantuvieron a New England afuera de la zona de anotación.

La segunda captura perteneció al enorme tackle nariz Terrance “Pot Roast” Knighton, el factor clave de cara al partido y completamente merecedor de la atención tras una actuación que también incluyó un golpe al mariscal, dos tackleos para pérdida y su quinta actuación dominante consecutiva deteniendo la carrera.

Si conjuntamos todo, New England no tenía una oportunidad en este partido. Al ojo desnudo, se sentía como si pasaran eones entre cada serie ofensiva de Patriots con Manning consumiendo el reloj solo para dar paso a una defensiva que presionó a Brady, cerró las vías de pase y terminó con lo que alguna vez fuera una prometedora temporada para New England.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad