México

Historias de la Copa América: El fantasma de Machala

El 17 de junio de 1993, el Tri inició su camino en Copa América ante Colombia. Cayó 2-1 con un tanto inexistente a los 88 minutos del partido, luego de un sospechoso apagón de 20 minutos que ayudó a los cafeteros a recuperarse físicamente cuando México dominaba.
1 Jun 2016 – 11:18 PM EDT

Entre Colombia y Ecuador, Machala. No hay un sitio en el imaginario colectivo mexicano más evidente de la trampa en contra del Tri que la ciudad de Machala, porqueinició su camino en la Copa América en aquella ciudad ecuatoriana y ahí mismo empezó a gozarla, pero también a padecerla.

El término no refiere a una entidad fantasmagórica o a un sitio esotérico encantado sino a un gol que nunca existió y que otorgó a México su primera derrota en la competencia.

Y es que desde el instante en que se supo que la Selección Mexicana participaría por primera vez en la Copa América se esperó el momento con ansiedad.

Coincidentemente, el inicio de las participaciones del Tri en el torneo de la Conmebol cerró la etapa más obscura del fútbol azteca e inició un boom del Tri que se ha extendido por más de 20 años.

Tras México 86, la Seleccion Mexicana no participó en Italia 90 por el tema más penoso en la historia de su balompié, el de los cachirules.


En el XII torneo Juvenil de la Concacaf celebrado en Guatemala, en junio de 1988, excedían la edad varios jugadores mexicanos y sus papeles fueron falsificados para participar en el evento. El castigo fue de dos años sin poder participar en competencias de la FIFA. La Copa América era el momento ideal para reivindicarse.

A México le tocó jugar en el Grupo C al lado de Colombia, Argentina y Bolivia .

El rival para abrir las participaciones mexicanas en la lid, por cuestiones de fortuna, fue Colombia. Una selección que incluía una generación sorprendente encabezada por Carlos “Pibe” Valderrama, Adolfo “Tren” Valencia, Freddy Rincón, Oscar Córdoba y Víctor Aristizábal.

Aquel era un grupo de enorme calidad técnica y de grandes posibilidades futbolísticas que sólo unos meses más tarde goleó 5-0 a Argentina y a punto estuvo de dejarla fuera del Mundial de Estados Unidos 94.

México por su parte también mostraba al mundo un conjunto que aunque sin mucha experiencia alcanzaría el segundo sitio de aquella competencia y que era encabezado por Claudio Suárez, Jorge Campos, Ramón Ramírez, Alberto García Aspe, Luis García e Ignacio Ambriz y que se hizo más fuerte con las incorporaciones de veteranos de alta escuela como Hugo Sánchez y Benjamín Galindo.

A las 19:30 horas del 17 de junio de 1993, en el Estadio 9 de mayo el Tri hizo su presentación en Copa América. Su rival fue Colombia y el escenario fue el Estadio 9 de mayo de la ciudad de Machala en Ecuador.

La ocasión, el debut, el rival, todo se conjunto y México inició el partido un tanto titubeante, los colombianos con su juego de clase y buen toque dominaron el primer tiempo.

Pero la primera anotación del euncuentro debió venir por un error de Juan de Dios Ramírez Perales y un acierto de Ariztizábal que centró para que Valencia anotará a los 34 minutos del partido en un potente disparo en el que Campos nada pudo hacer.

Para el segundo tiempo, México se ordenó y “Zague”, y Galindo ingresaron al campo por Hugo Sánchez y Luis Flores con lo que el equipo ganó en dinámica y toque de balón.

El empate llegó a los 57’. Tras un disparo de tiro libre de Galindo, Oscar Córdoba no pudo controlar el balón y a Luis Roberto Alves “Zague” le rebotó en las piernas y lo mandó a las redes casi sin querer.

México siguió dominando en esa segunda mitad y su fondo físico era superior al de los colombianos, pero cuando más sensación de peligro a favor del Tri se sentía, cuando parecía que se podía llevar la victoria, las luces de una de las torres del estadio se apagaron y el partido debió suspenderse sospechosamente por 20 minutos hasta que la energía eléctrica regreso a la torre y la energía futbolística, junto con su toque y habilidad, a las piernas de los colombianos.

Así a los 88 minutos, Osorio se coló por la banda izquierda y disparó. Campos atajó pero dejó el balón suelto y Aristizábal, entre un mar de piernas, remató. Ramón Ramírez alcanzó a despejar sobre la línea de gol, pero el árbitro uruguayo Jorge Nieves marcó gol.

Un gol inexistente al que el periodismo deportivo mexicano dio por llamar “el fantasma de Machala” y que revive, salta desde las sombras como la entidad metafísica que es, cada que al Tri se le comete una injusticia en alguna competencia de la Conmebol.

RELACIONADOS:MéxicoColombia

Más contenido de tu interés