publicidad
El cubano Wilfredo León fue decisivo en la victoria.

Clasificó Cuba a la final del Mundial de Voleibol tras derrotar a Serbia

Clasificó Cuba a la final del Mundial de Voleibol tras derrotar a Serbia

Cuba logró colarse a la final del Mundial de Voleibol en Roma, tras derrotar a los serbios, y disputará el título al vencedor entre Brasil y el favorito de casa, Italia.

El cubano Wilfredo León fue decisivo en la victoria.
El cubano Wilfredo León fue decisivo en la victoria.

ROMA - Cuba se clasificó para la jugar la final del Mundial de Voleibol, tras derrotar a Serbia, por 3-2 (22-25, 25-17, 31-29, 22-25 y 16-14), en Roma, y disputará el duelo por el título frente al vencedor de la otra semifinal, entre Brasil e Italia.

El partido es la segunda final de una cita planetaria que jugarán los cubanos tras aquella que perdieron en 1990 frente a Italia en Río de Janeiro.

Los caribeños ganaron su billete para la final tras un partido dramático, en el que, gracias a tres bloqueos, dieron la vuelta al duelo en un 'tie-break' en el que llegaron a ir perdiendo 13-11.

Para los serbios, que buscaban en Italia su primer título mundial, la decepción fue enorme, tan grande como la alegría sentida por los cubanos, que celebraron el resultado de su semifinal formando una piña humana en el centro de la pista.

publicidad

Tras varios años de crisis deportiva, en Italia-2010 el regreso de Cuba al primer plano de la disciplina parece estar confirmado, pues los jugadores de Orlando Samuel mostraron tener mucho coraje en su clasificación para la final.

Ante Serbia, en el cuarto set, defendieron cuatro bolas set, éxito comparable al de su partido de la tercera fase contra Bulgaria, en el que los caribeños se impusieron a los europeos del este tras ganar el 'tie-break', pese a que en ese duelo llegaron a ir perdieron dos sets a uno.

El equipo cubano, muy atlético y joven, supo doblegar la experiencia de los balcánicos, apoyándose en los bloqueos y en un jugador que estuvo especialmente brillante, Wilfredo León, el hombre más joven de la cita planetaria.

Con sólo 17 años, León fue decisivo en la victoria cubana, por sus 23 puntos y por su madurez sobre la pista.

Con esta victoria, Cuba, que había perdido ocho de sus últimos diez duelos con Serbia, vengó, entre otras, la derrota ante los balcánicos por la tercera posición en la Liga Mundial, y logró uno de sus triunfos más importantes.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad