publicidad
Los Gigantes de San Francisco celebran la victoria que les dio el pasaporte a los playoffs.

Gigantes clasificó a los playoffs junto a Tampa, Yankees y Bravos

Gigantes clasificó a los playoffs junto a Tampa, Yankees y Bravos

La temporada regular del béisbol profesional de las mayores llegó a su final y con él también quedaron definidos.

Los Gigantes de San Francisco celebran la victoria que les dio el pasapo...
Los Gigantes de San Francisco celebran la victoria que les dio el pasaporte a los playoffs.

HOUSTON - La temporada regular del béisbol profesional de las mayores llegó a su final y con él también quedaron definidos los dos últimos títulos de división y los dos boletos de los respectivos comodines de la Liga American y la Liga Nacional.

Los Rays de Tampa Bay y los Gigantes de San Francisco dieron brillo a la última jornada al conseguir los títulos de sus respectivas divisiones, mientras que los Yanquis de Nueva York y los Bravos de Atlanta se apoderaron del comodín y el pase a la fase final.

El bateador designado Rocco Baldelli pisó la registradora con la carrera del triunfo, en error del antesalista dominicano Wilson Betemit, y los Rays vencieron 3-2 a los Reales de Kansas City, en 12 episodios para superar a los multimillonarios Yanquis en la lucha por el título de la División Este de la Americana.

publicidad

La victoria sólo reforzó a los Rays como campeones de división y les dio la ventaja de campo en la fase final, después que una hora antes, los Yanquis ya habían perdido por 8-4 ante los Medias Rojas de Boston para asegurar el pase a los "playoffs" con el boleto del comodín del "Nuevo Circuito".

Los Rays y los Yanquis iniciaron la jornada empatados con marca de 95-66, ambos con un boleto asegurado a la fase final, pero para ganar el título los Bombarderos del Bronx necesitaban la victoria y que perdiese el equipo de Tampa Bay, que tenían la ventaja en la serie entre ambos (10-8), en caso de acabar empatados.

Con todo decidido a favor de los Rays, el equipo de Tampa Bay comenzará el miércoles la serie divisional en su campo contra los campeones de la División Oeste, los Vigilantes de Texas.

Mientras que los Yanquis, que pasan a la final con el comodín, también inician el miércoles el primer juego final, ante los campeones de la División Central, los Mellizos de Minnesota.

En la Liga Nacional, el abridor puertorriqueño Jonathan Sánchez lanzó cinco episodios y llevó a los Gigantes al título de la División Oeste de la Nacional, después de ganar por blanqueada de 3-0 a los Padres de San Diego, que fueron los grandes derrotados de la jornada.

Los Gigantes regresaron a la fase final después de una ausencia de seis temporadas, la anterior participación fue en el 2003, y esta vez lo hicieron como campeones de división, que no comenzaron a liderar hasta el último mes de competición.

El equipo de San Francisco, a partir del próximo jueves, deberá enfrentarse a los Bravos, que con la derrota de los Padres se apoderaron del comodín, en su campo del "AT&T Park", teniendo a su estelar Tim Lincecum bien descansado para abrir la fase final.

Los Padres se perdieron la oportunidad de forzar a un juego de desempate el lunes para definir el título de la Oeste, con los Gigantes.

El equipo que hubiera perdido ese juego habría tenido que viajar a Atlanta, para determinar al ganador del comodín de la Nacional.

Mientras que en la otra combinación en la Nacional, los Filis de Filadelfia, campeones de la División Este por cuarta temporada consecutiva, recibirán en su campo a los Rojos de Cincinnati, poseedores del banderín de la Central, que logran por primera vez desde la temporada de 1999.

En la competencia por los comodines, el abridor John Lackey dominó el ataque y llevó a los Medias Rojas al triunfo simbólico sobre los Yanquis, sus eternos rivales, a los que impidió de alguna manera que lograsen el título de campeones de división.

Los Yanquis (95-67), que consiguieron su pase número 49 a la fase final, cuarto como comodín, decimoquinto en las últimas 16 temporadas, tendrán la oportunidad de lograr su título número 28 de Serie Mundial después que la pasada temporada consiguieron el vigésimo séptimo "Clásico de Otoño".

publicidad

En la Nacional, el abridor Tim Hudson trabajó siete entradas y llevó a los Bravos a ganar el boleto del comodín, con un triunfo por 8-7 sobre los Filis.

El piloto de los Bravos, el veterano Bobby Cox, que ya anunció su retirada de las mayores al final de la campaña, tendrá que esperar algunas semanas más de competición debido a la victoria de su equipo.

En el trabajo de los bates, sin haber hecho contacto en la última jornada, el dominicano José Bautista se convirtió en el mejor jonronero de las Grandes Ligas, en el triunfo de los Azulejos de Toronto por 2-1 sobre los Mellizos.

Bautista se acreditó la mejor marca de jonrones en las Grandes Ligas, con 54, aunque en el último juego de la temporada regular se fue en blanco después de cuatro turnos al bate.

Mientras que el antesalista dominicano Edwin Encarnación también pegó de vuelta entera, y los Azulejos sumaron 257 vuelacercas e igualaron la marca de los Orioles de Baltimore de la temporada de 1996 para ser terceros en ese apartado en la historia de las Grandes Ligas.

Los Marineros de Seattle poseen la mejor marca de todos los tiempos con 264 que consiguieron en la temporada de 1997 cuando tenían en su novena a los toleteros Ken Griffey Jr. y Alex Rodríguez.

El parador en corto cubano Alexei Ramírez se voló la barda y los Medias Blancas de Chicago dieron a su piloto Ozzie Guillén su victoria 600 de por vida al vencer 6-5 a los Indios de Cleveland.

publicidad

Mientras que el guardabosques Matt Kemp pegó jonrón por quinto juego consecutivo y los Dodgers vencieron 3-1 a los Cascabeles de Arizona, en un juego que marcó el final de Joe Torre como piloto del equipo de Los Ángeles.

Torre, de 70 años, ocupa el quinto lugar en la lista de triunfos de por vida, y termina su carrera con marca de 2.326-1.997, y de 259-227 en tres temporadas con los Dodgers.EFE

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad