publicidad
La vivienda de Cindy y Javier Ramírez en la urbanización Canyon Gate at Cinco Ranch, en Katy (Texas) estuvo sumergida por varios días.
La vivienda de Cindy y Javier Ramírez en la urbanización Canyon Gate at...

Las calles de Houston se secaron después de Harvey, pero muchos damnificados aún se sienten bajo el agua

Ha pasado más de un mes desde que el huracán Harvey devastó a Texas y aunque FEMA ya ha otorgado casi 1,000 millones de dólares en auxilios a damnificados, hay muchos más que aún esperan una respuesta de la agencia y que viven en condición de desplazados.

La vivienda de Cindy y Javier Ramírez en la urbanización Canyon Gate at Cinco Ranch, en Katy (Texas) estuvo sumergida por varios días.

HOUSTON, Texas. – Cindy Ramírez no se despega de su teléfono celular y responde todas las llamadas que recibe, incluso de números desconocidos. Hace más de un mes está esperando que la contacte un inspector de la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA) para programar una visita de evaluación de daños en su vivienda.

Relacionado
Cindy y Javier Ramírez han empezado el proceso de reconstrucci&oa...
Escombros y trámites: La otra inundación que enfrentan los damnificados por Harvey


Ese es el paso inicial que deben dar los damnificados por las inundaciones de Harvey antes de saber a qué tipo de ayuda califican y por cuánto monto.

publicidad

“Presenté mi solicitud el 29 de agosto y aún no recibo la llamada del inspector”, dijo Cindy, quien ha tratado de ser tan diligente con el proceso como puede para obtener la asistencia cuanto antes, pero su caso está estancado y no hay respuestas.

Desde que sometió el formulario de asistencia ha hecho llamadas a FEMA (en las que ha esperado a ser atendida por horas) y ha ido a los centros de recuperación de la agencia para indagar sobre el estado de su caso, pero la respuesta siempre es la misma. Debe esperar la llamada del inspector.

Hasta la fecha, FEMA ha recibido 852,744 solicitudes de asistencia, de las cuales ha hecho inspecciones en 530,000 viviendas y ha entregado casi 1,000 millones de dólares a damnificados, según una vocera de la agencia.

Univision Noticias ha estado siguiendo a la familia de Cindy desde que su vecindario Canyon Gate at Cinco Ranch, en el área de Katy, fue inundado por la liberación de agua de la represa Barker.

A más de un mes del paso de Harvey, ella siente que a pesar de que las calles ya están secas, muchos siguen bajo el agua. “El estrés de (haber perdido) nuestras casas y la incertidumbre de la situación financiera es como estar bajo el agua y no poder respirar”, dijo Cindy a Univision Noticias. “Es un sentimiento de desesperación porque la mayoría no estamos seguros de cómo vamos a reconstruir”, agregó.

El nuevo hogar de Cindy y su esposo Javier es una casa rodante (RV) que un familiar les prestó y que estacionaron afuera del garaje de su propiedad. Aunque ya no tienen que estar entre los escombros que invadían gran parte del frente de su vivienda porque la empresa donde trabaja Cindy envió a un equipo de obreros a recogerlos, la casa está inhabitable, sin paredes en el primer piso y con el armazón de manera aun secando.

El hogar de Cindy y Javier Ramírez luce en buenas condiciones en el exte...
El hogar de Cindy y Javier Ramírez luce en buenas condiciones en el exterior, pero adentró está inhabitable. La pareja está viviendo en una casa rodante, estacionada afuera de su garaje.


En un comienzo, cuando evacuaron el vecindario por el riesgo de las inundaciones, se quedaron con familiares. Esa estadía se prolongó por algunas semanas luego de que su casa quedó sumergida en el agua y, aunque trataron de conseguir que FEMA les aprobara hospedarse en un hotel, no pudieron hacerlo porque no había cupo en el que estaba disponible en su área.

Más de 22,000 familias afectadas por Harvey reciben subsidios para estadía en 1,910 hoteles, de acuerdo con datos de FEMA.

Los esposos Ramírez regresaron a sus trabajos y han tratado de volver a la realidad, pero se sienten desprotegidos. “Hay días que estamos muy tristes y lloramos… otras veces, y gracias a la ayuda de amigos y personas de la comunidad, recuperamos el ánimo y nos proponemos seguir adelante”, dijo Cindy.

publicidad

Esta familia, que ha conseguido su patrimonio a base de esfuerzo y trabajo, dice que este desastre los dejó en una crisis financiera que nunca imaginaron y que sienten que el gobierno los ha dejado solos con el problema.

Hasta ahora no han encontrado las respuestas que buscan de parte de autoridades locales, de legisladores estatales y federales, de funcionarios del Cuerpo de Ingenieros del Ejército de Estados Unidos y de directivos de las reservas, cuyas aguas inundaron su vecindario.

“Todo el mundo dice entender la situación por la que estamos pasando, pero no nos dan soluciones concretas a corto plazo… entendemos las proporciones del desastre causado por Harvey y que la situación es un reto para todos, pero parece que la peor parte la llevamos los damnificados”, comentó Cindy luego de haber asistido a una reunión donde, entre otras cosas, se les informó que la opción de que el gobierno les compre sus propiedades (buyouts) y ellos se puedan reubicar en otros sectores, no parece viable.

Cindy y Javier han vivido durante 18 años en su casa y todavía no acababan de pagarla, además habían tomado un préstamo para mejoras y justo acababan de renovarla cuando ocurrió la inundación. A esto se suma que su único hijo acaba de ingresar al college y ellos están costeando su educación.

“En estos momentos no sabemos si a mi esposo le van a renovar su contrato que se vence en noviembre, pensamos que la reconstrucción de la casa va a ser muy costosa y tenemos deudas… se juntó todo al mismo tiempo”, comentó.

publicidad

Urbanizaciones en terrenos considerados ‘piscinas de inundación’


Una casa, casi completamente cubierta por las aguas, en Spring, Texas, a...
Una casa, casi completamente cubierta por las aguas, en Spring, Texas, al norte de Houston.


Cuando el huracán Harvey llegó al área de Houston con sus lluvias torrenciales y sostenidas, las reservas Barker y Addicks, construidas al oeste de la ciudad para control de inundaciones, alcanzaron niveles de agua tan altos que las autoridades tuvieron que adoptar medidas desesperadas para evitar que colapsaran.

Se ordenó la evacuación de miles de residentes de vecindarios aledaños a ambas represas en los condados Harris y Fort Bend y se informó que el Cuerpo de Ingenieros del Ejército de Estados Unidos, que maneja estas estructuras, liberaría agua de forma controlada para aliviar la presión de las mismas. El anuncio también vino con la advertencia de que las descargas de agua inundarían calles y casas.

Con esa decisión se dio origen a una pesadilla que aún no termina para miles de residentes, quienes reclaman nunca haber sido informados de que sus propiedades fueron construidas en terrenos que el gobierno federal considera piscinas de inundación. La mayoría de ellos no tenía seguro de inundación porque según los mapas FEMA, esta no era un área inundable.

publicidad

Sandra Rodríguez es una de las damnificadas que sigue tratando de salir a flote del problema. Es propietaria de una casa de alquiler en la urbanización Canyon Gate at Cinco Ranch, cerca de la reserva Barker. “Me han dicho que no hay subsidios de FEMA para los que tenemos propiedades de inversión que fueron afectadas… sin importar que tendremos que reconstruir las casas y que aun tenemos una deuda hipotecaria”, dijo.

Ella y otros afectados de la misma urbanización tenían la esperanza de que el gobierno federal ofreciera comprarles sus propiedades (buyouts), porque están en una zona de descargue de la represa Barker, y no hay nadie que les garantice que las inundaciones no se volverán a repetir. Esa opción hasta ahora no está disponible.

En días pasados, la Corte de Comisionados del condado Harris aprobó 20 millones de dólares para la compra de por lo menos 200 viviendas ubicadas en sectores que se inundan con frecuencia.

La mayoría de residentes de Canyon Gate se enteró, después de la inundación, que había un parágrafo en los documentos de compra de sus viviendas, escrito en letra muy chica, que advierte de esta situación.

“…La subdivisión es adyacente a la reserva Barker y para eventos mayores al de una inundación de 100 años, podría ser objeto de una inundación extensa y controlada a cargo del Cuerpo de Ingenieros del Ejército de Estados Unidos”.

publicidad

“Ya no estamos sumergidos en agua, pero nos sentimos ahogados con la cantidad de problemas, desafíos financieros y la mezcla de emociones”, dijo Rodríguez, a quien solo le resta averiguar con la Asociación de Pequeños Negocios (SBA) la posibilidad de un préstamo, a bajo interés, para costear la reconstrucción de su propiedad. Rodríguez y su esposo son trabajadores independientes y sus ingresos son variables.

“Es una situación muy desfavorable porque eso significa que tendremos que agregar más peso a las deudas existentes y este no ha sido un buen año en términos laborales”, agregó.

La SBA está otorando créditos para reconstrucción con intereses del 1.7%.

Petición a organizaciones no gubernamentales

Un grupo de residentes de Canyon Gate, que al igual que Rodríguez no han recibido asistencia del gobierno o lo que han recibido es insuficiente para reconstruir sus casas, decidió buscar ayuda con organizaciones que están recolectando fondos para asistir con la recuperación después del paso de Harvey.

Bajo el nombre de Canyon Gate Recovery Group, estos angustiados propietarios de viviendas, quienes en su mayoría no contaban con seguro de inundaciones, enviaron una petición digital a cinco fundaciones pro Harvey, incluida la del jugador de futbol americano JJ Watt, en la que solicitan ayuda inmediata para la reconstrucción de las casas. Más de 1,200 personas firmaron la solicitud. No se ha informado si alguno de los destinatarios contribuirá con esta causa.

publicidad

Hay algunas personas del vecindario a quienes FEMA ya le ha aprobado dinero para la reconstrucción de sus viviendas, pero lo que reciben es una cantidad mínima en comparación con el costo total.

“Escuché que a alguien le aprobaron 6,000 dólares, pero el valor de la reconstrucción de su casa es superior a los 100,000”, contó Rodríguez. “Por esa razón tenemos que tratar de encontrar ayuda por fuera del gobierno”.

El monto máximo que FEMA está aprobando a los damnificados es 33,000 dólares, según una funcionaria de la agencia.

Vea también:

Detrás de los escombros: Inicia la reconstrucción en el área de Houston luego de las inundaciones de Harvey
Houston recibe 50 millones de dólares para esfuerzos de recuperación tras Harvey Univision
publicidad