Custodia de menores

Christopher, cuya madre está acusada de fingir que estaba enfermo, se reunirá con su padre

El niño de 8 años estará bajo el cuidado de su papá, quien afirma que por años alertó del maltrato hacia el menor.

DALLAS, Texas.- Un niño de 8 años, cuya madre está acusada de maltrato por inventar o exagerar síntomas tras llevarlo cientos de veces al médico, pasará al cuidado de su padre justo antes de Navidad.

Un juez de familia de Dallas ordenó que Christopher sea transferido del hogar temporal del estado a manos de su papá Ryan Crawford para el 22 de diciembre, mientras avanza el caso en la corte de familia.

Crawford asegura que por años alertó que su hijo no tenía las enfermedades por las que estaba siendo tratado, ni se estaba muriendo, como aseguraba su madre Kaylene Bowen-Wright. A principios de diciembre, la mujer de 34 años fue arrestada y acusada de causarle un grave daño físico a Christopher.

"Hemos estado rezando por esto por años", afirmó la madre de Ryan, Nellie Crawford. “Ha sido muy duro para él pasar por las cosas que tuvo que pasar, y que no le creyeran y le siguieran diciendo que estaba enfermo. Recuerdo cuando incluso lo pusieron en cuidado para pacientes terminales, increíble”.


El padre, quien a pedido del juez debe limitar sus declaraciones a los medios de comunicación, sonrió al salir de la corte.

“Especialmente ahora en estas festividades podrá pasar tiempo con su hijo. Estamos muy felices”, dijo su abogado, Jeff Branch.

La familia paterna de Christopher no tiene contacto con él desde el 2012. Ryan Crawford sostiene que fue entonces cuando un juez le impidió visitar más a su hijo, pues no le creyeron que Bowen-Wright estaba mintiendo sobre su salud. El padre siguió pagando por su manutención.

Es por esa separación que empezarán por presentarse, señaló la abuela de Christopher. Ya tienen decoraciones navideñas y regalos para celebrar las festividades.

“Tiene una familia que va a darle cariño”, dijo. “Somos una familia que siempre ha estado junta".


Durante la audiencia también se consideró el destino de los otros dos hijos de Bowen-Wright. La mayor de 13 años permanecerá bajo la custodia de su padre biológico. El menor, de 6 años, podría ser colocado con su abuela materna.

Los Servicios de Protección al Menor (CPS) están realizando un estudio de su hogar para determinar si el pequeño puede quedarse allí.

La corte ordenó también que Bowen-Wright, quien esta semana salió bajo fianza, tome clases de paternidad, sea evaluada psicológicamente y tenga asesoría en materia de salud mental. Como parte de los requisitos de su fianza, la madre no puede tener contacto con sus hijos.

Observadores apuntan a que Bowen-Wright podría tener el síndrome tradicionalmente conocido como Munchausen por Poder, en el que una persona inventa o exagera los síntomas de otra bajo su cuidado. Sin embargo, expertos actualmente prefieren darle otros nombres porque no quieren que los acusados justifiquen sus acciones en un diagnóstico psiquiátrico.

Un abogado de Bowen-Wright ha afirmado que su clienta solo quería el bienestar de sus hijos.

Christopher y sus medios hermanos deberán asimismo acudir a sesiones individuales de consejería. Ryan Crawford también debe recibir entrenamiento para manejar casos de trauma.

La próxima audiencia sobre la custodia de los niños será el 29 de enero.

Vea también:

RELACIONADOS:MaltratoSalud MentalTexas